El motociclismo no debería entender de sexos
Motor

El motociclismo no debería entender de sexos

Cada año numerosos pilotos, niños y adultos, se ven obligados a abandonar el mundo de las dos ruedas ya que se necesita mucho dinero para competir en los campeonatos: paga la inscripción, paga las motos, los cascos, las botas, los guantes y los monos. En plural, porque las caídas es algo común y, por la velocidad, siempre se rompe algo.

Representante de Ana Carrasco: “Solo por ser mujer nos está costando el doble encontrarle una moto. Nos piden el doble de dinero que si fuera un chico”

Hablamos de una gran inversión para formar a un profesional en el motociclismo, algo que muy poca gente se puede permitir aunque siempre existe la opción de conseguir a un patrocinador. Y para esto no se trata simplemente de esforzarse y destacar, también se necesita un poquito de suerte.

Sandra-Gomez

Suerte y, por lo visto, ser hombre. Y es que en 2013, la agencia de representación de la piloto Ana Carrasco, AZ Business Sport, confesó según numerosas fuentes: “Solo por ser mujer nos está costando el doble encontrarle una moto. Nos piden el doble de dinero que si fuera un chico.” Un triste hecho que en los tiempos que corren debería ser totalmente intolerable.

Campeona del Mundial SuperEnduro: “¡No he cobrado! La Federación Internacional de Motociclismo me soltó que había cambiado el reglamento y que ya no se pagaba a las chicas, solo a los chicos”

Claro está que el hecho de ser mujer es una traba a la hora de encontrar quien te patrocine. Una prueba indiscutible y sorprendente de la discriminación que sufren las mujeres en el motociclismo es el caso de Sandra Gómez, la piloto que logró conquistar el Mundial de SuperEnduro sin prácticamente ningún apoyo económico y, tras vencer, confesó a campeonísimas.es: “¡No he cobrado! Fui a recoger mi premio y el organizador del evento me preguntó si lo podía cobrar en Madrid. Le dije que sí pero, cuando fui a por él, la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) me soltó que había cambiado el reglamento y que ya no se pagaba a las chicas, solo a los chicos. Estoy hablando con el resto de chicas y pendiente de ver qué pasa, pero no creo que las normas hayan cambiado justo antes del Mundial. La FIM se está riendo de nosotras en la cara y, lamentablemente, no creo que cobre ese dinero. Es triste que tu propia federación te esté engañando.”

¡Nosotras podemos rodar tan bien como ellos! Basta con hablar de Laia Sanz, de Gina Bovaird y de María Costello, entre muchas otras. El motociclismo no entiende de sexos.

Injusticia y verdadera discriminación

Gina-Bovaird-3 (1)

Gina Bovaird, primera y única mujer en competir en la categoría reina del Gran Premio de Motociclismo

Para conseguir el título, Sandra Gómez se ha esforzado al máximo, tanto personal como económicamente. Recordemos que ella misma se organiza sus viajes, su cuenta bancaria, su material… Husqvarna le paga las motos y ella todo lo demás. Y a pesar de llegar a lo más alto, tras el enorme esfuerzo que esto supone, no le dan su merecida recompensa por el simple hecho de ser mujer. Una realidad abusiva en la que esperamos que ninguna deportista más se tenga que ver.


¡Nosotras podemos rodar tan bien como ellos!
Basta con hablar de Laia Sanz, de Gina Bovaird y de María Costello, entre muchas otras. El motociclismo no entiende de sexos. Como apuntábamos antes, lo único imprescindible es sacrificio y un poquito de suerte. Si tú puedes, yo también puedo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies