Juanjo García, ex piloto: “Podías ser muy bueno, pero si no tenías dinero no eras nadie”
Motor

Juanjo García, ex piloto: “Podías ser muy bueno, pero si no tenías dinero no eras nadie”

Juanjo García comenzó a competir cuando descubrió que le encantaba todo lo que tuviera que ver con las dos ruedas, y desde un pequeño karting abandonado empezó su andadura con 16 años.

“Allí me encontré a unos mecánicos que me dijeron que valía para esto, y se me metió la idea en la cabeza. A los pocos días tuve un accidente con mi moto y decidí arreglarla, pero para competir”.

Juanjo pasó por el Campeonato Provincial Valenciano y el Campeonato de España (Criterium) donde por norma general se clasificaba en los puestos de cabeza, pero en carrera siempre tenía algún contratiempo con su motor.

Sin suerte

“Recuerdo una prueba en la que iba el primero, estaba compitiendo contra Checa y Alzamora, y se me rompió el motor en las últimas vueltas”. Y es que el hecho de no contar con los medios necesarios para tener una buena mecánica puede dar muchos problemas.

“En Albacete me clasifiqué el último. A todo el mundo le extrañó muchísimo así que decidí cambiar la bujía por una que me prestaron y, de repente, empecé a pasar a los pilotos. Nadie me marcaba la posición así que no sabía en qué lugar estaba rodando, yo simplemente iba a por el de delante. Finalmente pasé la línea de meta en cuarta posición”.

Además de no contar con los recursos económicos para competir al nivel de los pilotos punteros, Juanjo no tuvo buena suerte con sus mecánicos, ya que le jugaron varias malas pasadas. “El mánager de Daniel Amatriain quería ficharme, y mis mecánicos le dijeron que no porque yo ya estaba patrocinado por ellos”.

Mintieron, yo les pagaba para que vinieran conmigo a las carreras. También preguntó por mí el mecánico que llevó a Joan Garriga a ganar y le dijeron lo mismo, pero me enteré de todo esto cuando ya era tarde”.

FullSizeRender (9)

Poderoso caballero es Don dinero

El ex piloto pagaba todo de su bolsillo: moto, box, mecánicos, ruedas, equipación… Quien más poder económico tenía, iba desbancando a los demás: “Podías ser muy bueno, pero si no tenías dinero no eras nadie. Corrías una temporada y te tocaba retirarte”.

A pesar de que la situación del motociclismo continúa siendo injusta para los jóvenes talentos que no tienen recursos económicos, Juanjo recuerda todavía más arbitraria aquella época: “Ahora hay más posibilidades de triunfar porque existe algún tipo de subvención, antes no había nada”.

“Además, hay mucha más variedad de campeonatos en los que poder destacar. En mi época solo teníamos, prácticamente, el Campeonato de España”.

FullSizeRender (5)

La injusticia se dejaba ver cada fin de semana que Juanjo disputaba una carrera: “He llegado a dormir en un saco debajo de un camión”.

Pero esos años tenían su parte positiva: el compañerismo. El motociclismo no estaba tan desarrollado como ahora, por lo que la competitividad era muy reducida y todos se ayudaban entre ellos.

He corrido con el mono de otro piloto que competía después de mí. Si me hubiera caído y se lo hubiera roto, no habría podido salir a pista”.

La ley del ‘hoy por ti, mañana por mi’ regía en todas las carreras: “Recuerdo la noche en la que me quedé junto a uno de mis rivales arreglando un motor que gripé. Nos dejábamos hasta las ruedas, incluso si no podías correr porque no tenías dinero para cambiarlas, quien podía te las pagaba”.

FullSizeRender (7)

Retomando su gran pasión

Juanjo se olvidó durante una temporada del motociclismo, hasta que nació su hijo. El pequeño tenía tanta pasión por las motos que volvió a vincularse a este deporte.

A los 36 años un amigo suyo le apuntó, sin él saberlo, a las pruebas de selección “Quiero ser piloto” de Dunlop y Kawasaki. Juanjo se clasificó el primero, y comenzó a prepararse para las 24 Horas de Montmeló.

“No podía hacer grandes esfuerzos, pero si debían ser muy continuos y de todo tipo: pesas, bicicleta, running… Estuve un año entero preparándome y trabajando a la vez. Además, los fines de semana practicaba trial con mi hijo, lo cual también me servía como entrenamiento”.

Todo este esfuerzo dio su fruto. Juanjo se hizo con la victoria en la categoría de Debutantes y habría conseguido el podio en Series y Superbikes de no ser por un fallo eléctrico, que no les permitió sacar la moto del box durante casi una hora.

FullSizeRender (8)

Los equipos contaban con 4 pilotos pero el de Juanjo solo tenía tres, por lo que se vieron obligados a correr más tiempo. 24 horas, corriendo 45 minutos cada piloto y sin dormir: “No nos dejaban llegar a la fase REM del sueño”.

Te bajabas de la moto en el box, tomabas fruta, agua y algo dulce mientras comentabas con los mecánicos las impresiones sobre la moto. Te duchabas y en la media hora que te quedaba descansabas”.

Sus compañeros no lograron terminar la prueba así que Juanjo la finalizó sólo, logrando la victoria a pesar de ser el piloto más mayor. El esfuerzo que tenían que hacer era sobrehumano, y las consecuencias se dejaban ver.

Terminábamos cada tanda tan asfixiados que nos metían en una piscina hinchable, con agua fría y hielos”.

Pero el mayor peligro lo corrían en pista, y aunque el valenciano terminó la jornada sin caídas, no tuvo la misma suerte entrenando en Cheste dos meses más tarde: “En Montmeló llevaba el cambio invertido, y en Valencia lo llevaba normal”.

El problema vino cuando en la aceleración de Doohan en lugar de meter la tercera marcha metí la primera, y salí por orejas”.

Juanjo se rompió la tibia, el peroné, el calcáreo y el astrágalo, una grave lesión que le llevó dos años de operación en operación: “Justo en este momento me llamaron para volver a competir en las 24 Horas de Montmeló con una Aprilia RSV4, pero yo estaba en silla de ruedas”.

FullSizeRender (6)

Tiempo de disfrutar sin tantos riesgos

El ex piloto se ha quitado la espina que le quedó clavada comprándose la misma Aprilia, pero para la calle.

He colgado el mono de competición. Ahora disfruto del almuerzo de los domingos con los amigos, sin arriesgar tanto”, afirma entre risas.

Si algo le ha enseñado este deporte es que las dos ruedas te dan tanto como te quitan y, cuando crees que estás en tu mejor momento, la suerte te cambia de una curva para otra. Pero si pudiera volver atrás en el tiempo, Juanjo tiene claro que volvería a intentarlo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies