Por fin regresó la Liga Guerreras Iberdrola. El balonmano femenino de primer nivel nacional disfrutó este fin de semana de la primera jornada de una competición que solo cuenta con un representante de la Comunitat Valenciana de cara a esta temporada. Es el Club Balonmano Elche, que fue la gran noticia de la campaña pasada rozando los puestos europeos y codeándose con los mejores equipos.

Su estreno en la 19/20 no iba a ser fácil. El entrenador franjiverde Joaquín Rocamora reconocía en YoSoyNoticia.es la dificultad de recibir a todo un Atlético Guardés en la primera jornada de la competición. Y es que las bajas de Laura Hernández y de Ivet Musons siguen lastrando a un equipo que tuvo que tirar de jugadoras nacidas en 2001 para poder completar la pretemporada.

«Tenemos que ser capaces de aguantar el ritmo del rival» decía un Rocamora preocupado por el primer partido pero ambicioso en lo general. Pero una vez más, las jugadoras del Club Balonmano Elche demostraron no solo su nivel sobre la pista, sino el carácter ganador de un equipo que rozó la victoria.

Sin ir más lejos, el partido fue un auténtico intercambio de goles. De hecho, la mayor distancia que hubo en el marcador en la primera parte fue solo de tres goles y fue para el Elche justo antes de ir al descanso (11-8). Un tanto de Carmen Campos redujo esa distancia para el Guardés y dejaba el partido más abierto todavía para el segundo acto.

Y el intercambio de tantos seguiría marcando la tónica en el segundo partido. Lideradas por una estratosférica Jennifer Gutiérrez, que terminó con 11 goles el partido, las franjiverdes aguantaban estoicamente los golpes del rival. Pero, como si de un martillo pilón se tratara, el Guardés terminó derribando al Elche en los últimos 8 minutos de partido.

Un parcial de 1-5 en ese tramo de partido, con dos goles de Campos que fue la mejor jugadora de Guardés (6 goles), sirvió para romper el empate a 20-20 y hundir al Elche a golpe de tantos dejando un resultado final de (21-24). Pero esta vez, la derrota no iba a tener un sabor tan amargo.

Sin dos jugadoras importantes por lesión, tras superar una pretemporada complicada (otra vez) y después de tener que apostar por la juventud para completar la preparación, el Club Balonmano Elche demostró sobre la pista que es un equipo ganador. Su carácter, lucha y trabajo le permitió mirar a los ojos a todo un Guardés pese a tener todo en contra. Lo vivido este fin de semana justifica y da la razón a Rocamora: «Siempre queremos dar un paso más». Esto solo ha hecho que empezar.

Foto: CBM Elche.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies