Día histórico para el deporte de la Comunidad Valenciana en general y para el balonmano en particular. Y es que la resaca de los Reyes Magos dejó en Valladolid al balonmano de la Comunitat disputando cuatro finales en el Campeonato de España por Autonomías. Y en la categoría Juvenil Femenina, el triunfo cayó para el lado valenciano. En la final ante la Selección de Navarra, la Comunitat no dio opción a su rival.

Sin ir más lejos, en los primeros 10 minutos de final, las chicas entrenadas por Joaquín Rocamora ya tenían una ventaja de 4 goles que evidenciaba que los nervios típicos de un partido tan importante se habían quedado en el vestuario. El combinado navarro reaccionó antes del descanso, pero un parcial de 4-1 en los últimos compases de la primera parte devolvió el dominio a la Comunidad Valenciana (15-9).

Ya en el segundo acto, el guion terminó por confirmarse al ritmo de los goles de Paula Arcos. La selección valenciana pasó como un terremoto por encima de Navarra, que solo era capaz de ver como aumentaba la diferencia en el marcador. Y es que los 9 goles de Paula Arcos en el partido, unidos a los 5 de Zaira Benítez, Teresa López y Sara del Río destrozaron las redes rivales (30-18).

Derrotas en el resto de finales

La selección de la Comunitat Juvenil masculina también tenía una final entre manos, esta vez ante Catalunya. Los chicos de José Vicente Tomás mostraron una imagen combativa en una primera parte en la que la tónica era el intercambio de golpes. La mayor ventaja en el primer acto fue de solo 3 goles para Catalunya, una ventaja que se encargó de recortar Ian Pedro Moya para mantener la igualdad antes del descanso (15-17).

Pero el paso por vestuarios no sentó nada bien al equipo valenciano. La selección de Catalunya salió con una marcha más, dispuesta a romper el partido. Cuando el reloj superaba los 10 minutos de la reanudación y casi en un abrir y cerrar de ojos, el marcador pasó del 18-22 al 18-29. La distancia ya era insalvable y el golpe moral terminó de hundir a un equipo que no le perdió la cara nunca a la final (20-36).

La categoría Cadete Masculina también tuvo al equipo valenciano en la final donde esperaba la selección de Castilla y León. El guion fue similar al partido entre la Comunidad Valenciana y Catalunya, aunque este se rompió antes del descanso. Castilla y León comenzó a tomar ventajas considerables antes del paso por vestuarios y aprovechó la dudas valencianas para hacerse con el dominio ya en el primer acto (13-19).

Mucho debía cambiar el equipo valenciano si quería darle la vuelta al marcador, pero Castilla y León no bajó el pistón en ningún momento. Pese a acercarse a solo 4 goles, la Comunitat no puso nervioso a su rival y el intercambio de goles en el marcador solo beneficiaba a un rival que terminó goleando con una ventaja de 10 tantos en el luminoso (25-35).

La cuarta final para el balonmano valenciano la protagonizó el combinado infantil femenino, que terminó cayendo de la manera más cruel posible. Pese a comenzar mejor obteniendo una ventaja de cinco goles en los primeros instantes de partido, la igualdad se hizo dueña del partido. El rival, la selección vasca, apretó antes del descanso y hasta el final del encuentro solo se veían ventajas de 1,2 y 3 goles. Hasta que llegaron los últimos minutos.

Un gol de Araitz Errazkin y dos tantos de Lyndie Tchaptchet le dieron la ventaja y la victoria al combinado navarro en un final de infarto que dejó sin premio definitivo al equipo valenciano (23-22).

Un quinto y un cuarto puesto para cerrar la participación valenciana

El balonmano de la Comunidad Valenciana cerró su estancia en Valladolid en el Campeonato de España por Autonomías venciendo a Euskadi en el partido por el quinto y sexto puesto en la categoría Cadete Femenina. Los 8 goles de Andrea Molina y los otros 8 de Miriam Ortiz fueron fundamentales para cerrar un triunfo duro ante un combinado vasco que se vio superado en la segunda parte (29-25).

Y, por último, la Selección de la Comunitat Infantil Masculina no pudo vencer a la selección de Madrid en el partido por el tercer y cuarto puesto. El equipo valenciano siempre estuvo por detrás en el marcador y, aunque nunca estuvo lejos en el marcador y que se puso a solo dos goles en el ecuador de la segunda parte, no tuvo opciones reales de darle la vuelta al marcador (17-22).

Pese a estas derrotas, el balonmano valenciano puede salir de Valladolid con la cabeza bien alta. La victoria de las chicas juveniles en la final y los tres subcampeonatos son buen ejemplo del crecimiento y el trabajo realizado en los últimos años en el deporte de la Comunitat. Las nuevas generaciones del balonmano valenciano vienen pisando fuerte y Valladolid lo vivió de primera mano.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies