El coronavirus COVID-19 ha hecho que muchas mentes buscaran una reinvención, dibujar un camino hacia una nueva normalidad en la que todos y todas pudiéramos sentirnos activos. Carreras online, charlas, ponencias, cursos, pruebas solidarias… Pero nunca sin olvidar todo el camino que se había recorrido hasta el pasado mes de marzo cuando el mundo, directamente, se paró.

Uno de los sueños de la vida actual es recuperar esa normalidad que no hace mucho tiempo teníamos en nuestras manos. Por eso, volver a realizar las cosas que se hacían antes de todo el confinamiento y el Estado de Alarma nos esbozan una sonrisa de oreja a oreja. Y eso es, una vez más, lo que ha hecho la Federación de Balonmano de la Comunitat Valenciana (FBMCV) con su apuesta por el deporte inclusivo.

Desde la llegada de Pedro Fuertes a la presidencia del ente autonómico, el balonmano valenciano ha buscado ser un motor para la inclusión bajo proyectos como el que tienen los dos equipos de Mislata con el Centro de Referencia de Estatal de Atención Psicosocial (CREAP). Una federación más aperturista que, en cuanto ha podido, ha vuelto a realizar unas jornadas de formación para que el balonmano sea un elemento relevante en la inclusión social.

El balonmano valenciano confirma su apuesta por el deporte inclusivo

Este viernes 26 de junio, la Federación de Balonmano de la Comunitat Valenciana organizó unas jornadas de formación junto con el Ayuntamiento de Sueca, el Handbol Sueca y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado para potenciar las propuestas de trabajo inclusivo a través del balonmano para personas refugiadas y para personas con diversidad funcional. La formación estuvo orientada y dirigida para entrenadores y también para todo el público general que quiera ayudar en este deporte inclusivo.

Con estas formaciones y estas jornadas se dibuja el camino para trabajar en la pista. Y es que el objetivo, como reconoce la propia federación, es que estas personas puedan tener un momento de desconexión a través del deporte en general y del balonmano en particular. Sin duda, un ejemplo más de la importancia de la actividad deportiva como parte principal de la inclusión social.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies