Diciembre es un mes siempre especial, el último del año y en el que uno debe ir pensando sus propósitos de año nuevo. Sin embargo, para las Guerreras del balonmano español su importancia es máxima en esta ocasión porque afrontan el Mundial de 2019 con un doble objetivo más que evidente: olvidar los malos resultados obtenidos en este tipo de campeonatos en las últimas ediciones y buscar una plaza para Tokio 2020, y así evitar el suplicio de ese preolímpico que lo carga el diablo.

El acento valenciano lo pondrán, especialmente, la veterana portera Silvia Navarro, un seguro de vida bajo los palos y la también experimentada Lara González. Pero además, habrá otro toque de la Comunitat en esta convocatoria mundialista, y es que Jennifer Gutiérrez, que no es valenciana pero es actual jugadora del Elche, también estará en el combinado nacional que arranca este sábado el sueño del Campeonato del Mundo de Japón.

Silvia Navarro: “Las expectativas son las máximas”

“Las expectativas son las máximas. Tras unos años y unos torneos sin saborear grandes resultados, queremos recuperar nuestra mejor versión”, ha explicado la mencionada Navarro respecto a las opciones de España en este Mundial, mientras que González, ambas apadrinadas por el Proyecto FER, se ha mostrado igual de ilusionada y ha reconocido que “no renuncian a nada” y que quieren “luchar por las medallas. No obstante, mejor tener los pies en el suelo y tratar de conseguir una de las siete primeras plazas para jugar el Preolímpico en marzo”.

Y es que este torneo solamente otorga una plaza directa para Tokio, que irá destinada al campeón del mundo, una empresa harto complicada, por eso Jennifer Gutiérrez tiene claro que “la importancia de este Mundial es inmensa”, al tiempo que Silvia Navarro habla de jugar “cada partido como si fuera el último. Acabar entre las siete primeras ya sería un éxito porque el nivel es altísimo”.

Una primera fase larga y decisiva

El torneo empieza este sábado y ese mismo día debutará el combinado nacional ante Rumanía (10:00 horas) en el encuentro inaugural de una primera fase en la que se las tendrá que ver contra Hungría, (domingo, 10:00 horas), Senegal (martes, 07:00 horas), Kazajistán (miércoles, 07:00 horas) y Montenegro (viernes, 07:00 horas).

Los tres primeros del grupo avanzarán a la siguiente fase, recuperando un formato de campeonato más tradicional.

“A mí me gusta. Eso sí, la experiencia me dice que tenemos que pasar a la segunda fase con, al menos, una victoria. Si pasamos sin puntos, las semifinales son prácticamente imposibles”, ha explicado la portera valenciana, que ya sabe lo que son este tipo de competiciones, todo lo contrario que Lara González, que disputará su primer torneo con este sistema, pero suscribe la importancia de sumar porque “todos los partidos de la primera liguilla son vitales».

Es decir, que los choques contra Rumanía, Hungría y Montenegro serán decisivos”, añade.

Lo que está claro es que si un torneo de estas características siempre es difícil de gestionar y el nivel es altísimo, en esta ocasión con más motivo, con la plaza para Tokio en juego y con esos siete puestos que dan opción al preolímpico como gran objetivo para la mayoría de selecciones que van a competir en Japón durante estos últimos días del año 2019.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies