El balonmano femenino está viviendo uno de los momentos más importantes. Superada de aquella manera la crisis que hizo desaparecer a míticos equipos que colocaron a la Comunitat Valenciana en lo más alto a nivel nacional y europeo, el 40×20 femenino vuelve a respirar y, sobre todo, a sonreír.

Uno de los mejores ejemplos lo tenemos en la cantera valenciana, campeona nacional por segundo año consecutivo en categoría juvenil, o en el Club Balonmano Elche, que lucha por estar en competiciones europeas la próxima temporada. Además, acabamos el año 2019 con las medallas de plata para Silvia Navarro y Lara González, las representantes de la Selección Española Femenina en el Mundial de Japón.

Pero si de balonmano femenino saben es en Picassent. Celebrando ya su 26º cumpleaños, el Club Handbol Picassent es puramente femenino. Actualmente cuenta con dos equipos solamente ya que su única categoría es la de Senior. Un equipo en Primera Nacional y otro en Primera Autonómica son el orgullo del balonmano femenino de la localidad y de la provincia de Valencia.

Hoy, en YoSoyNoticia.es, hemos querido conocer al equipo de Picassent a través de la voz de su presidenta, Mireia García. La que fuera jugadora del club nos explica aquello de ser puramente un equipo femenino y, sobre todo, nos da su visión sobre el balonmano que, por suerte, vuelve a ser importante en nuestro territorio y en España.

La base trabaja con niños y niñas y en Senior llegan los cambios

Que el equipo de Picassent sea puramente femenino tiene una explicación. Aquí es donde entra en juego un pueblo vecino como es Alcàsser: “Alcàsser y Picassent somos pueblos vecinos y tomamos la decisión de que la base sí trabajaría con niños y niñas pero que cuando llegaran a Senior irían las chicas a Picassent y los chicos a Alcàsser. No teníamos muchos equipos y nos dimos cuenta de que esta era una buena solución”.

La comunicación entre la base y los equipos tanto de Alcàsser como de Picassent es constante. El control de la base es vital para una manera de trabajar que, además, no hace cribas de ningún tipo: “Todo el mundo es bienvenido. Ha habido años que hemos tenido gente para hacer un equipo, otro en el que hemos tenido dos… No hacemos criba por nivel. En ese sentido somos un club social y aunque no tengas calidad intentamos hacer dos equipos. Damos salida a todas las chicas que vienen de la base”.

Mireia, que empezó a jugar a los 13 años y que ya lleva 10 como directiva, está introduciendo cambios para mejorar esa comunicación entre entidades: “Estamos intentando mejorar las relaciones con la base deportiva porque antes no teníamos mucho contacto. Y también queremos realizar actividades para promover el deporte y el balonmano para niños y para adultos. La directiva se puso como objetivo hacernos ver y hacernos notar. Pusimos en marcha el torneo de 12 horas en abril, que vienen equipos de toda la Comunidad y de todas las edades. Queremos promover el deporte en toda la Comunidad”.

El club está creciendo y nos estamos dando a conocer. La gente sabe quienes somos

Mireia García llegó a la presidencia tras dejar el deporte. Una lesión le apartó de las pistas y ahora vive el balonmano de otra manera: “Lo vivo como una experiencia muy bonita. Me he implicado mucho y me gusta mucho estar ahí. Vas viendo a las generaciones que llegan y disfrutas mucho de los éxitos del club porque te sientes parte de ellos”.

Una de las principales motivaciones de Mireia y su equipo de trabajo es que el Club Handbol Picassent sea conocido. Y eso es algo que están logrando: “A nivel autonómico, el club se está haciendo de notar y de conocer. La gente sabe quienes somos y nos conocen más. Y a nivel municipal, la base trabaja muy bien y desde los colegios intentan convencer a los niños y niñas para que practiquen deporte y nos alimentamos del trabajo municipal que se realiza, por ejemplo, en Picassent.

Y con respecto a los objetivos, esta joven y nueva directiva lo tiene claro: “El objetivo es que se mantenga el club y siempre sacar dos equipos. Eso nos da una perspectiva diferente porque tienes el primer equipo para competir al cien por cien y luego, el segundo equipo para los que juegan por afición. Queremos conseguir el equilibrio para dar hueco a todo el mundo y dar cabida a todas las chicas que suben mejorando día a día”.

Sobre el balonmano femenino, Mireia García destaca el trabajo que se realiza en nuestra autonomía: “Se está empezando a mover cada vez más y vemos a equipos de la Comunitat llegando a puntos altos en sus respectivas categorías. Estamos mejorando mucho y subiendo. Creo que la Comunitat está entre las mejores autonomías de España a nivel de balonmano tanto para los niños como para las niñas”.

Sin duda, Picassent es un ejemplo no solo del balonmano femenino, sino del trabajo con otras entidades y la importancia de sinergias entre localidades cercanas como ocurre con Alcàsser. Hoy, el Club Handbol Picassent ya se ha dado a conocer y seguirá buscando la mejora paulatina dando espacio a todas las chicas que pasen de Juvenil a Senior.

Fotografías cedidas por el club.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies