VÍDEO Y FOTOS: CARLOS MARTÍNEZ

La ‘excusa’ para juntarlos a todos es un balón de balonmano, y el resultado es una jornada de deporte, risas, empatía y miradas cómplices de la que todos sacan partido, marchándose a casa con la satisfacción de ver en primera persona las virtudes y poder que atesora el balonmano inclusivo.

Un club socialmente comprometido

El Club Balonmano Virgen de Gracia de Altura lucha cada temporada por desarrollar una cantera que se nutra de una población pequeña, pero que se puede ver beneficiada por la mayor disponibilidad de gente en una comarca del Alto Palancia donde el deporte cobra mucho protagonismo.

Entre sus acciones, esta entidad siempre ha demostrado una especial sensibilidad con aquellos que quizá más lo necesitan, usando el balonmano como vehículo de convivencia y bienestar.

Lo demuestran con jornadas de balonmano inclusivo donde personas con diversidad funcional juegan y se divierten junto a niños y niñas del club, que al mismo tiempo aprenden a empatizar con una realidad social que, muchas veces, es más invisible a ojos de la infancia.

Las carreras de un lado a otro de la pista, los abrazos sinceros y de complicidad, jóvenes jugadores y jugadoras de balonmano ayudando a que hombres y mujeres en silla de ruedas experimenten por primera vez lo que es lanzar a portería y marcar un gol… un sinfín de anécdotas y de experiencias inolvidables colman una jornada que ejemplifica a la perfección lo que el deporte puede hacer por las personas.

Todo ello gracias a un modesto pero activo club que abandera una revolución inclusiva en el balonmano que esta nueva Federación de la Comunitat Valenciana, presidida por Pedro Fuertes, quiere llevar a todos los rincones del 40×20 autonómico.

Un gran y necesario compañero de viaje

CaixaBank tuvo conocimiento de esta iniciativa del Club Balonmano Virgen de Gracia de Altura con el Centro Ocupacional de Segorbe, y rápidamente se vistió de corto para ayudar. La entidad financiera, que promueve el deporte y el compromiso social entre todos sus trabajadores, colabora de manera muy estrecha con esta jornada de balonmano inclusivo.

Su apoyo se deja sentir de muchas maneras, pero lo más importante quizá es cuando todos los allí presentes se cercioran de que las grandes empresas también tienen su corazoncito y lo demuestran con hechos, no solo con palabras.

Y eso se consigue siendo uno más sobre la pista y junto a entrenadores/as, jugadores/as y responsables de un Centro Ocupacional de Segorbe que con estas jornadas altera la rutina de estas personas con diversidad funcional. A los que, por unas horas, el balonmano les cambia la vida en el sentido más positivo imaginable.

El final, con la música y la entrega de medallas y obsequios, ya es el colofón a una alianza que da buena muestra de que con ganas, voluntad y mucho cariño otra sociedad mejor y más integradora es posible para todos.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies