VÍDEOS Y FOTOS: Carlos Martínez

Y eso que cuentan con el desconocimiento de su existencia de una gran parte de la sociedad, así como tampoco llegan las ayudas humanas y económicas que aseguren su existencia a largo plazo. Pero queda el recuerdo de más de dos décadas de vida, de una asociación que ha sido 12 veces campeona de España de baloncesto para personas con discapacidad intelectual.

Una entidad con una mística especial, tanta que ni siquiera el director Javier Fesser pudo resistirse para rodar la cinta ‘Campeones’, la película española de moda este año 2018 y que representará al cine español en la próxima gala de los Oscar en Hollywood.

En el éxito deportivo de ADERES (Asociación Deportiva, Rehabilitadora y Social) Burjassot se inspiró la película para contar una historia de integración y superación, contribuyendo a romper mitos y tabúes en torno a las personas con discapacidad intelectual.

“¿Quién de todos no tenemos una enfermedad y somos diferentes?”

Estas palabras las pronuncia José Arturo Gisbert, actual presidente de la asociación deportiva y delegado de campo durante los años de gloria nacional con el baloncesto como protagonista.

Nos atiende amablemente durante la visita de Yosoynoticia.es, y nos abre las puertas de los dos pilares sobre los que se sustenta el día a día de ADERES Burjassot: el local donde se reúnen con los chavales para divertirse, celebrar y también aprender mediante talleres educativos, y el pabellón en el que pasan las tardes entrenando a baloncesto y fútbol sala, dos de los deportes que se enseñan a los chicos y chicas que forman parte del grupo.

A la entrada del recinto deportivo luce una placa que homenajea a ADERES por su décimo título nacional de baloncesto para personas con discapacidad intelectual. Más tarde llegarían otros dos, y aunque su realidad competitiva ha bajado de nivel, el recuerdo de los equipos que triunfaron perdura hoy más que nunca gracia a la película ‘Campeones’.

Ese fenómeno de crítica y público en las salas de cine de España que en unos meses puede coronarse con una estatuilla dorada en Los Ángeles. En la película incluso sale un jugador de los años gloriosos de ADERES, que en el lógico y natural relevo generacional no ha encontrado tanto talento como llegó a tener al comienzo de su andadura, pero por encima de todo se quedan con la labor de concienciación social que el filme ha realizado.

Abriendo los ojos a miles de ciudadanos que vivían de espaldas a una realidad diferente, que no peor, y con la que conviven a diario cientos de asociaciones como ADERES por toda España. Demostrando que se pueden hacer muchas cosas con estas personas, ignoradas en la mayoría de ocasiones pero no así cuando encuentran refugios deportivos y humanos como el que aquí hallamos.

En la localidad valenciana de Burjassot, un lugar al que muchos llegan sin ninguna aptitud para el deporte y la vida, y del que salen reforzados en todos los sentidos para brillar con fuerza dentro y fuera de la cancha.

Renacidos y capaces de desenvolverse con soltura en la vida, conviviendo con su discapacidad intelectual pero como dice José Arturo Gisbert, el actual presidente, “¿quién de todos no tenemos una enfermedad y somos diferentes?”

“A nivel humano me aportan muchísima felicidad”

Entre las cuatro paredes del pabellón todos entrenan y son conscientes, porque la han visto en más de una ocasión, que el nombre de ADERES Burjassot ha traspasado fronteras autonómicas gracias a la película ‘Campeones’.

El partido en l’Alquería del Basket contra los actores de la cinta nominada al Oscar de hace unas semanas fue el gran momento para los chicos y chicas de esta asociación, que cuando se apagan los focos sigue conviviendo con la escasez de medios económicos y con esa indiferencia del entorno que puede llegar a ser muy hiriente.

Sorprende escuchar que hay muchos padres y madres que dejan a sus hijos bajo el cuidado de ADERES, pero ni tan siquiera se han pasado ni una sola vez a conocer a presidente o entrenador. Un técnico que desde hace 4 años es Alberto Dolz, joven y formado preparador valenciano, que además de su labor aquí también entrena a chavales en la cantera de baloncesto del colegio Don Bosco de Valencia.

No hace diferenciación en los entrenamientos de sus equipos, ya tengan discapacidad intelectual o no, pero sí reconoce que la forma de acercarse al trabajo con ellos y las rutinas empleadas han de ser obligatoriamente distintas.

Por aquí todos lamentan la falta de empatía de otras disciplinas deportivas con las que comparten pabellón y que no respetan los horarios estipulados, y no olvidan que hay otros equipos en la localidad que parten con ciertos favoritismos cuando de problemática de instalaciones se refiere.

Pero han estado en peor situación, cuando en sus inicios tenían que entrenar en una cancha al aire libre y verse perjudicados cuando llovía o llegaba el frío de los meses de invierno. “Apenas venían un par de chavales”, rememora el presidente. Aún así llegaron los títulos nacionales, y actualmente siguen compitiendo tanto a nivel autonómico como por toda España con el sacrificio diario que eso conlleva.

Cuesta sacar adelante el proyecto sólo con las tímidas inversiones institucionales y los 20 euros de cuota mensual que pagan los miembros. Los viajes para jugar y las diferentes actividades que realizan se comen todo el presupuesto, aunque al menos las ganas de jugar, compartir, descubrir y sonreír no se resienten. Algo que redescubre cada vez que acude a Burjassot su actual responsable sobre la pista.

“A nivel humano me aportan mucha felicidad, siempre te reciben con un abrazo y eso es reconfortante. A nivel deportivo me quedo con la superación, porque al principio de llegar aquí tenía mis lógicas dudas al ser la primera vez que trabajaba con gente discapacitada intelectualmente, pero en poco tiempo los ves jugar y cómo evolucionan, y no diferenciarías de personas que llevan muchos más años jugando”, explica Alberto Dolz.

Eso es de lo mejor que me puede pasar a lo largo de la semana”, concluye.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies