El deporte ha sido otro de los muchos factores que se han visto afectados por la crisis del coronavirus COVID-19. La élite deportiva en España ha temido por su economía ante los contratos de televisión y ha tenido que ingeniarse competiciones nuevas para poder seguir adelante o, incluso, despedir a las respectivas temporadas. Y si la élite se ha visto afectada, aquellos equipos de barrio, esos de «toda la vida», lo ha sufrido mucho más si cabe.

Pero en tiempos de crisis y de situaciones complicadas, esos equipos de localidades pequeñas se hacen más fuertes todavía. En su mayoría son clubes familiares cuyos lazos y sentimiento de pertenencia van mucho más allá que cualquier rédito deportivo. Y un ejemplo de ello es el Club Bàsquet Aldaia, fundado en 1982 y que esta temporada ha contado con 20 equipos repartidos en todas las categorías posibles.

Lejos de venirse abajo por la crisis del coronavirus COVID-19, el CB Aldaia ya está preparado para comenzar la próxima temporada y ya ha comenzado los entrenamientos para terminar de conformar los equipos para la campaña 20/21. Su coordinador es Ángel Sánchez, quien repasa en YoSoyNoticia.es cómo es la vida de un club de los de toda la vida en tiempos de coronavirus.

La mayoría es gente del pueblo y se hace todo mucho más sencillo

Ángel Sánchez recoge desde esta temporada la coordinación completa del CB Aldaia tras haber sido la mano derecha de Guillem González, entrenador del equipo EBA. Sin duda, un paso adelante en su labor con el club: «Ahora soy coordinador total. Hasta el año pasado era coordinador de los equipos de minibasket. Va a ser algo complicado porque, por suerte, este año hemos tenido 20 equipos. Entre Guillem y yo llevamos también varios equipos, pero casi todos somos del pueblo y así es mucho más sencillo. Tenemos mucha cercanía y mejor comunicación».

La principal función de coordinación tenía que ver con la comunicación con los padres y madres, pero el club quiere mantener una idea de juego y de identidad en todas las categorías: «A principio de temporada hacemos reuniones con los padres para explicar todo: las fechas, las equipaciones, los días de juego y entrenamiento… Ahora habrá más trabajo. Queremos organizar un trabajo progresivo con los equipos, que todos sigan la misma línea para que todos puedan ir promocionando a sus categorías superiores: cadete a junior, junior a senior…»

Precisamente los padres son los que, obviamente, transmiten preocupación de cara a la próxima temporada con respecto a la situación de la COVID-19: «Lo que comentan bastantes padres es que prefieren esperar a septiembre para ver como evoluciona la pandemia. Muchos me han dicho que en septiembre apuntarán a los niños o niñas según vaya el coronavirus COVID-19. Tenemos un protocolo para poder entrenar estos días y a partir de ahí, irá modificándose para poder hacer los entrenamientos normales a partir de septiembre».

Todo se gestiona con gente de la casa. La base es nuestro principal sustento y hay que mantenerla y cuidarla

Ahora mismo, los equipos cadete, junior y senior del CB Aldaia están entrenando en las instalaciones del Barrio del Cristo, pero siempre en grupos reducidos, controlados y con trabajo sin contacto: «Tenemos seis aros y vamos repartiendo a los jugadores para entrenar de manera individual. Estamos aprovechando para que vengan jugadores a probar, pero los equipos los reorganizaremos en septiembre si ya podemos entrenar con normalidad».

Y mientras se busca esa normalidad, el CB Aldaia saca pecho y presume de una salud de hierro en su cantera mientras el senior EBA se ha convertido en la punta del iceberg de un proyecto consolidado: «Ascendimos en 2017 a la liga EBA. Todo esto lo hemos logrado con gente de la casa. La mitad del equipo de la temporada que viene la forman jugadores que han pasado por la base. Ese es nuestro principal sustento. Hay que mantener la base. Así, los niños ven que pueden llegar a jugar en el senior de EBA».

Pero, esa vitola de equipo familiar no hace que la ambición sea menor. Al revés: «Intentamos competir al máximo nivel que nos permitamos nosotros mismos. Somos un club familiar y eso no va a cambiar. Yo estoy jugando desde alevín en el Aldaia y ahora juego en el senior además de ser coordinador».

Fotografías cedidas por el CB Aldaia.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies