Bea Royo, del colegio a la cancha de baloncesto para soñar a lo grande | Yo soy noticia
>

Llegó al club procedente del Azulejos Antiguo Boscos de Aragón, y además su experiencia en el extranjero le hace tener cierta jerarquía en su club. Actualmente compagina el trabajo con el deporte diario, pero ahora centra toda su atención en una Fase de Ascenso a la máxima categoría del basket femenino español a la que llegan con ganas de competir, y realizar el mejor papel posible.

En el colegio dio sus primeros pasos 

Desde bien pequeña el baloncesto estaba presente en su vida, con la compañía de su hermana: “Empecé a jugar al baloncesto por mi hermana. En mi colegio los deportes más practicados eran el baloncesto y el balonmano, pero me decanté más por el basket”, nos reconoce.

Sin fijarse destino, jugaba disfrutando de la práctica del deporte: “Recuerdo cómo di mis primeros pasos en mi colegio, cómo jugaba con mis amigas. Al principio juegas por pasártelo bien y por hacer deporte, sin pensar a donde vas a llegar”.

Baloncesto como forma de vida

El baloncesto le ha ayudado a descubrir cosas y vivir experiencias inolvidables, ayudando a formar su personalidad tanto dentro como fuera de la pista.

Me quedó con las experiencias que me ha hecho vivir este deporte, con los viajes, las convivencias… Descubrir nuevos lugares y conocer a gente que acaban siendo amigos»

Carácter dentro de la pista

Su personalidad dentro de la cancha le permite siempre tener un plus, para ayudar al equipo y generar la confianza necesaria: “Tengo una carácter fuerte dentro de la pista, y me defino como una buena defensora. Me gusta correr mucho, me gusta estar bastante activa en la cancha tanto a nivel ofensivo como defensivo”.

Su actitud e intensidad son unos de sus puntos fuertes, mientras la falta de técnica la contrarresta con otras cosas:

Uno de mis fuertes es la actitud que tengo dentro del campo, mi actividad en los partidos y que cada vez estoy perfeccionando más. Como puntos débiles la técnica, pero creo que lo suplo con otras cosas”, confiesa la jugadora del Picken La Cuina Claret.

Aprovechar el momento 

Con el objetivo logrado, solo queda disfrutar del momento: “Nuestro primer objetivo era la salvación, pero poco a poco hemos ido mejorando hasta conseguir clasificarnos  para la fase de ascenso. A raíz de ello el equipo se ha hecho más fuerte, y ahora toca disfrutar del momento”, afirma la capitana del conjunto colegial.

El Picken La Cuina Claret acudió al rescate 

Antes de recalar en su club actual tuvo la posibilidad de jugar en el extranjero y compartir equipo con su hermana mayor. Pero cuando atravesaba uno de sus peores momentos el club valenciano apostó por ella, y es algo que Bea Royo no va a olvidar nunca.

«Estuve hace dos años en Inglaterra y Australia en el mismo año, de septiembre a mayo en Inglaterra y de mayo a agosto con mi hermana en Australia».

El año pasado iba a jugar en Zaragoza, pero me lesioné en el primer partido y tuve que estar con rehabilitación  toda la temporada. Al terminar el equipo despareció, fue entonces cuando surgió la posibilidad del Picken La Cuina Claret y me decidí por venir”, apunta Bea.

Etapa en el extranjero 

Su experiencia en el extranjero supone una ventaja, una experiencia única que recuerda con cariño especial. Allí no desaprovechó la oportunidad de conocer nuevas costumbres. “Me quedo con la oportunidad que tuve de conocer otra cultura, y llevarme buenos amigos de allí. Fuera de España nos tienen bastante considerados, eso me gustaba mucho».

En los dos sitios me sentí muy bien tanto dentro como fuera de la pista. En Australia estuve con mi hermana en el mismo equipo, fue una experiencia muy linda y siempre que podíamos nos escapábamos a visitar sitios dentro del país”, concluye.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies