Ahora, como le cuentan a Yosoynoticia.es, atraviesan por un momento dulce gracias también a la inestimable labor que realiza una directiva formada, entre otros, por Paco Pardo como presidente, el vicepresidente Adolfo Puerta, el secretario Manolo Tárrega o el tesorero Ángel Sánchez, figuras que junto al consejo de administración van trabajando día a día para poder introducir mejoras en el club de l’Horta Oest.

Después de  superar una época de crisis y saber aguantar contra todo y contra todos, sin perder la esperanza, el club disfruta ahora de un presente ilusionante donde son fundamentales los más de 200 jugadores/as que atesora en su estructura, entre conjunto Senior masculino y una cantera de niños y niñas que va a más.

“Llevamos unos últimos años de estabilidad, con más de 200 niños/as que juegan en el club. Esa es la riqueza que muestra el esfuerzo diario por parte de todos/as”, aseguran, y eso que deben hacer frente cada temporada a las estrecheces económicas o a la problemática en cuanto a disponibilidad de pistas en el municipio.

Al borde de la desaparición

Ocho años después de su fundación el club pasó por su momento más crítico y estuvo a punto de desvanecerse. Un adiós que por fortuna nunca se ha producido, pero fueron tiempos de angustia y donde se vieron obligados a subsistir en unas condiciones muy difíciles.

Estuvimos a punto de desaparecer con solo 30 niños/as en la estructura. Fue un momento de incertidumbre, aunque la ilusión pudo más que la realidad del momento”.

La ilusión del presente

Al pasado ya solo miran para aprender de los errores y no repetirlos, y por supuesto para honrar a todos aquellos que han puesto su granito de arena para que el Club Baloncesto Aldaia siga siendo actualmente una referencia deportiva en la localidad.

Las ayudas se van sumando al proyecto, que en este curso 2019/20 presenta nueva vestimenta entre otras novedades para sus jugadores y aficionados. Los patrocinadores, de manera paulatina, también se van uniendo a esta ambiciosa familia deportiva.

“El equipaje es nuevo y volvemos al rojo, que es muy bonito. Tenemos más patrocinadores que nunca y por eso estamos muy contentos, es gente que ayuda mucho al club y en especial al primer equipo. Ojalá podamos enganchar todavía a más niñas y niños para el año que viene”, indican.

Dificultades que surgen a diario

La falta de profesionalización o el tiempo limitado para entrenar son algunas de las adversidades a las que por desgracia toca habituarse a estos niveles, pero la actitud con la que afrontan los problemas es algo que marca la diferencia para bien en el CB Aldaia.

“Nuestras dificultades siempre son las mismas, tanto en Nacional como ahora en EBA con el Senior masculino. Tenemos jugadores que trabajan y por tanto entrenamos tres días, pero contamos con un tiempo reducido de pista y además un día de solo pista lateral».

«Pero nos adaptamos, y de estas dificultades y el sufrimiento hacemos nuestra virtud», añaden desde una entidad donde los jugadores del primer equipo no cobran, otro hándicap cuando se trata de competir con otros proyectos más potentes en la categoría.

Un ascenso inesperado y muy feliz

Jamás se plantearon subir a cuarta división nacional, la mencionada Liga EBA, ya que venían de mantener la categoría en la última jornada del año anterior. Aunque el deporte tiene estas alegrías y situaciones inesperadas, porque todo dio un giro de 180º y con mucho esfuerzo de parte de todos se encontraron el premio merecido.

El equipo supo sufrir y jugar cada partido como una final, y gracias a ello nos ganamos el billete a la FINAL FOUR de Alginet, donde pudimos ganar y ascender tras una prórroga épica. Creo que el éxito radicó en esto, en no tener un objetivo de resultado sino de disfrutar y competir, que a nivel de presión nos ayudó mucho”.

El éxito de la  Liga EBA

Este ha sido hasta la fecha el mejor momento como club del CB Aldaia. Una gran gesta lograda en 2017 que todavía sigue resonando en el seno de la entidad. “Se recuerda mucho, ya que la mayoría de jugadores siguen en el primer equipo y la mayoría además son de Aldaia, del club desde pequeños».

Eso hace que lo valoremos más si cabe, y sobre todo mantenemos la unión y el sentimiento de pertenencia al club. Es brutal mantenernos en una categoría así con gente de la casa”, añaden.

Gracias a ello ahora el equipo Senior masculino sirve como ejemplo para los que pisan fuerte desde las categorías inferiores, los chavales que aprenden y se miran en el espejo de estos referentes de sacrificio y esfuerzo por el baloncesto que tanto aman.

El bloque no se toca

Aquello que funciona no se cambia, y por eso han tocado los equipos lo menos posible con respecto a la pasada temporada porque su pasión por este deporte no tiene fronteras.

Hemos variado muy poco los equipos porque los pasos siempre han sido trabajo, humildad y disfrutar de lo que nos gusta, el baloncesto. Si a esto le sumas una dirección excepcional de Paco Pardo, el club está consiguiendo algo impensable y jamás planteado».

Retos

El objetivo más inmediato radica en estabilizar los socios con los que cuentan hoy en día, sin dejar de prestar atención a la formación de nuevos entrenadores que son los que van a desarrollar el gran patrimonio del Club Baloncesto Aldaia: su cantera.

Actualmente cuentan con 230 jugadoras y jugadores, pero esperan no bajar el número y quién sabe si incluso doblar el número de canteranos en un futuro a medio y largo plazo. “Para nosotros esto es clave, pensar en tener equipos en todas las categorías, tanto masculinas como femeninas. Cada año todos intentamos mejorar en el funcionamiento de los equipos y el club», concluyen.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies