Las federaciones de la Comunitat Valenciana, están manos a la obra, para tratar de arrancar las competiciones de deporte no profesional en cuanto sea posible, con todas las medidas sanitarias que hagan falta, para garantizar la seguridad de todos los participantes en ella, y el público asistente, en caso de que finalmente se permita su acceso.

A lo largo del día de hoy, las federaciones de fútbol y baloncesto de la Comunitat Valenciana, tienen prevista una reunión el que quieren abordar la situación actual, para tratar, de en la medida que sea posible, andar ambas en el mismo sentido a la hora de retomar la actividad deportiva, en todas sus categorías.

En cuanto al borrador que presentó el CSD, y del que finalmente tuvo que desistir, la FBCV, siempre ha tenido claro que «no tenía ningún sentido. No se puede prentender el uso de PCR para controlar las competiciones porque el coste es inasumibe», nos cuenta Salvador Fabregat, presidente de la Federación de Baloncesto de la Comunidad Valenciana.

Para cualquier deporte no profesional, ya sea club o federación, asumir el coste de pruebas PCR antes de la competición «es algo impensable, porque no hay nadie que tenga capacidad para asumir un sobre coste de 40.000€ de media por temporada en cada club» matiza Fabregat, para el que la presión de clubs y federaciones, han convertido esas normas del CSD en recomendaciones.

Las competiciones arrancarán en octubre

La vuelta a los pabellones de las ligas que dependen de la Federación Española, tendrán el calendario que marquen tanto la Fiba con la federación nacional, y está prevista para finales de septiembre o principios de octubre. Los campeonatos y ligas que dependen de la federación autonómica, después del puente de Octubre, concretamente el día 18.Si bien es cierto, la competición de Jocs Esportius, quedará a expensas de las decisiones que se tomen desde los organismos que controlan dicha competición. Desde la Federación «no vamos a hacer nada que ponga en riesgo la salud de la gente» matiza el presidente.

«No vamos a hacer nada que ponga en riesgo la salud de la gente» Salvador Fabregat

En cuanto a la presencia de aficionados, la cosa parece un poco más complicada, al menos al principio, por las desaveniencias de las autoridades nacionales con los autonómicos. En un principio, la Generalitata, había autorizado un 75% de aforo en las instalaciones, lo que no se entiende «es que si a nivel autonómico y garantizando todas las medidas sanitarias se habal de procentajes, a nivel nacional se haga de número de personas, ya que no es lo mismo 500 personas en la Fonteta, que en Pla de l’Arc o el pabellón de Alcàsser» comenta Fabregat,

Sin tener la obligación de hacerlo, desde la FBCV, han establecido un protocolo de cobro de licencias a los clubs, por el que en caso de tener que suspende de nuevo la competición «se pagarán las licencias de forma proporcional a los partidos que se hayan podido disputar, abonando eso sí, un 30% del total para iniciar la competición» cuenta Fabregat, que deja una puerta abierta a aquellos clubs que aunque sin competir, quieran seguir entrenando, abonando el seguro que les cubre todo el año.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies