Si algo está haciendo el deporte valenciano en los últimos años es conquistar cualquier modalidad. Cada fin de semana tenemos repartidos a todo tipo de deportistas en todo tipo de pruebas que o bien conquistan medallas o baten récords. Y lo mejor es que las generaciones jóvenes vienen pisando muy fuerte.

Uno de los casos más relevantes y actuales a la vez nos lleva al baloncesto. Desde la inauguración de l’Alqueria del Basket, la cantera tanto masculina como femenina del baloncesto tiene su particular casa y eso ya se está traduciendo en resultados. De hecho, la gran actuación en la Minicopa Endesa y la participación en la fase final de la Euroliga Junior de ambos equipos de Valencia Basket son dos de los ejemplos más actuales.

Pero hay que tener en cuenta los y las jugadoras que están teniendo presencia con las selecciones nacionales en diferentes categorías. Prácticamente en cada categoría, l’Alqueria del Basket y la base del basket valenciano tiene representación. Josep Puerto, uno de los proyectos más consolidados de la base valenciana, fue medalla de Plata en el Europeo Sub20 celebrado en Israel. O Guillem Ferrando, un base de futuro que estuvo a punto de entrar en la lista definitiva para el Europeo Sub18.

Y en la parte femenina, Lorena Segura, que ya sabe lo que es debutar en la Liga DIA, es una asidua con las inferiores de la Selección Española. Una de sus últimas participaciones nos lleva hasta el prestigioso torneo preparatorio de Barakaldo, en el que la joven valenciana llegó a disputar 19 minutos en las semifinales ante Ucrania Sub19.

Ahora, el protagonismo femenino recae para Claudia Contell y para Frida Cecchi, jugadoras de la cantera valenciana que están concentradas con España para la disputa del Campeonato de Europa Sub16. Las dos, nacidas en Valencia en el año 2003, están llamadas a hacer grandes cosas en un equipo como Valencia Basket que en su vertiente femenina solo es capaz de conjugar el verbo ‘crecer’.

Contell, un combo guard capaz de jugar de base y de escolta y con 1.78 m de altura, y Cecchi, un alero que ya alcanza el 1.85 m de altura, ponen el sabor valenciano a una concentración española que ha ido siempre contando con ambas. Sin duda, un ejemplo más de la consolidación del baloncesto y del baloncesto femenino valenciano, que mira al futuro consciente de que el trabajo bien hecho se está traduciendo en resultados.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies