Y lo ha hecho implantando una innovadora metodología en España, basada en los entrenamientos de fuerza con tan solo 30 minutos de carga a la semana.

El experimento ha sido conducido por el entrenador personal Roberto Bonilla, que durante el último lustro ha estudiado en profundidad los métodos utilizados por los preparadores en la liga profesional de fútbol americano en Estados Unidos.

En un proyecto que se ha extendido durante tres meses, con solo 12 semanas de entrenamiento y dos horas totales de trabajo mensual, donde toda la plantilla ha aumentado su fuerza objetiva y masa muscular, y ha rebajado entre un 3 y un 7% su porcentaje de grasa corporal.

Se ha buscado la eficiencia tanto a nivel temporal como en prevención del riesgo de lesión, apostando por una ejecución muy lenta, recorrido de movimiento completo de cada músculo y foco especial en la fase excéntrica. Los resultados han sido validados por la clínica DENSICORP de Valencia, referente nacional en materia de composición corporal.

El proceso viene precedido por los nuevos estudios clínicos de las Miokinas, mensajeros del organismo que recientemente han sido descubiertos como interactores en todos los órganos y conversores de la masa muscular en el mayor órgano endocrino del cuerpo. De hecho, su aplicación ya está siendo focalizada al campo clínico para combatir la osteoporosis o reducir los efectos de la obesidad y la diabetes tipo 2.

El Andros Burjassot se convierte así en el primer equipo de baloncesto de España en contratar un entrenador específico de fuerza, algo muy extendido en el deporte estadounidense en la figura de los Strength Coach.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies