Todos tenemos sueños cumplidos y otros por cumplir. Es ley de vida anhelar cosas que no se tienen y se desean. Eso le pasaba a Fernando Gordo, periodista de formación, pero cuya vocación siempre ha sido la de entrenar equipos de baloncesto, algo que ha hecho “toda la vida, desde los quince años”.

Hace un tiempo se le presentó la oportunidad de su vida, acompañar a Edu Torres a Hong Kong a entrenar a los Hong Kong Eastern Basketball Team y no se lo pensó “dos veces”. Ahora está de vuelta y aunque va asimilando todo poco a poco, reconoce haber aprendido mucho y, sobre todo, “haber vivido una experiencia vital impresionante”.

“Sobre todo he aprendido mucho de Edu Torres y de su forma de gestionar grupos. Es un entrenador con un gran bagaje de varios años en ACB. A nivel de baloncesto no tanto, porque el baloncesto es baloncesto en todos los sitios, aunque cada uno tiene sus peculiaridades. Aquí nos encontramos con unos jugadores extranjeros de muy buen nivel porque dinero no falta y otros locales que son un poco todoterreno, menos especialistas que en Europa”, resume nuestro protagonista a YoSoyNoticia.es.

Un baloncesto al estilo NBA

El baloncesto en Hong Kong poco o nada tiene que ver con el europeo ya que las temporadas son muy largas y apenas hay tiempo para descansar. Él mismo lo relata entusiasmado por lo vivido allí durante estos años: “Teníamos una competición muy atractiva. Jugábamos primero una competición internacional, la Asean League, que son diez equipos de diez países diferentes y que es muy divertida porque vas viajando de país en país y se juega un poco al estilo NBA, con partidos cada tres o cuatro días”.

Según él mismo cuenta, la compara a la actual Euroliga, pero “de bolsillo”, ya que no tienen porque ir los mejores equipos de cada país. “Es una competición privada en la que se está apostando allí para potenciar el baloncesto”, termina de concretar sobre este torneo.

Y nada más terminar, arranca la competición doméstica, que se prolonga desde el mes de abril hasta agosto. “Es muy intenso, han sido dos años sin parar de competir y de entrenar cada día”. Por lo tanto y como se puede ver, pese a que el calendario dista mucho de parecerse al europeo, Fernando Gordo destaca dos cosas por encima de las demás: “el sentimiento y la pasión” que sienten por este deporte los asiáticos, no solo en Hong Kong.

“Filipinas es una pasada, hemos jugado en pabellones de 8.000 y 9.000 personas totalmente llenos. También se pudo comprobar aquí en España en el Mundial de 2014, que cada partido de la selección filipina, sus aficionados llenaban el pabellón. Y vas caminando por las ciudades y las pistas callejeras siempre están llenas. Es muy bonito eso».

Luego es verdad que les falta físico, competitividad y tal, pero cada día hay más entrenadores extranjeros allí y eso les dará un plus en unos años, van a empezar a entrenar mejor y se acabará notando. Además, son unos apasionados de la NBA porque por el cambio horario les viene mejor que a nosotros”, añade.

Experiencia vital impresionante

Sobre cómo surgió la idea y la posibilidad de marchar a Hong Kong, pone la flecha en un nombre propio, el de Lluis Pino, que fue quien le puso en contacto con Edu Torres. “Hace unos años me fui a dar una especie de vuelta al mundo con el baloncesto como excusa e hice una muy buena amistad con Lluis. Ahí empezó todo porque luego él me recomendó a mí, me entrevisté con Edu y nos pusimos de acuerdo. Así que no tuve que pensar mucho más”.

“La experiencia ha sido muy fuerte por muchas cosas, no solo por la intensidad del baloncesto en estos dos años. Hong Kong es una ciudad top mundial, que tiene sus problemas claro, pero que es ideal para vivir. Afronté un choque cultural muy fuerte, aunque no tanto como si vas a China, pero fue un gran cambio, sin duda”, reflexiona en voz alta este entrenador de baloncesto, que ahora ha vuelto a Barcelona mientras espera encontrar otro nuevo proyecto a su medida, idéntica situación en la que se encuentra su amigo Edu Torres.

“Además, a mi pareja le salió una buena oferta laboral aquí y decidimos volver. Ha sido todo bastante tarde y ahora por tiempos es complicado encontrar equipo para empezar la temporada, pero a ver durante el curso”.

Gordo ha disfrutado mucho de poder vivir dos años simplemente pensando en baloncesto, pero ahora volverá al mundo de la comunicación, ya que siempre estuvo ligado a él, tanto en la corporativa como en el caso concreto del baloncesto. Llegó a ser editor de Solobasket, y ha cubierto un Mundial y varias finales de Euroliga.

“Nunca tuve la oportunidad de desarrollarme profesionalmente, pero ahora regresaré a este mundo y a ver qué pasa y si surge la opción de coger algún equipo. Yo siempre que he trabajado como periodista lo he compaginado con entrenar”, cuenta.

Lo que está claro es que sus dos años en Hong Kong le han servido para cumplir el sueño de ser entrenador de baloncesto a tiempo completo, disfrutar de una experiencia única, aprender de un reputado míster como Edu Torres y descubrir un mundo alejado del nuestro. ¿Haríais lo mismo vosotros?

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies