Y eso que a la afición y ciudadanía de lugares como El Salvador, Nicaragua y Guatemala, donde ha forjado una exitosa trayectoria tras abandonar un baloncesto español en el que las buenas oportunidades económicas y deportivas no abundan lejos de la élite, no le importaría en absoluto que un recinto de estas características llevara su nombre.

“Fuera de la ACB las condiciones son muy duras”: José Luis Dámaso, o como seguir haciendo carrera lejos del complicado mercado español

Pero no, es en su querido barrio de Natzaret de su natal València, donde han puesto en marcha una iniciativa de recogida de firmas a través de la plataforma ‘Change.org’ para que el ayuntamiento pase a denominar la instalación como ‘Polideportivo José Luis Dámaso’.

Allí su huella todavía se deja sentir, siendo José Luis uno de los impulsores hace años del deporte de la canasta en su barrio natal, haciendo además fuerza junto a la Asociación de Vecinos para que fuera una realidad la presencia de las nuevas y modernas instalaciones que por suerte hoy su gente disfruta.

Su posterior trayectoria en Centroamérica una vez dejó atrás el baloncesto español está trufada de éxitos, tanto a nivel de clubes como también de selecciones nacionales en distintos países de aquellas latitudes. Hizo historia como técnico español al disputar por primera vez con un conjunto de El Salvador la prestigiosa Liga de las Américas (su Euroliga), y su huella todavía es más profunda en esta zona del planeta.

No en vano, José Luis Dámaso ha creado escuelas de baloncesto en Nicaragua (donde también hay una Liga y un equipo con su nombre) y El Salvador, el lugar en el que ahora cumple con el estricto confinamiento que desde hace un mes decretó el gobierno para evitar el masivo contagio por coronavirus COVID-19 entre su población.

El ejemplo de lo sucedido en China, Italia y España preparó a Centroamérica y más concretamente a El Salvador para lo que estaba por venir, y según nos cuenta el valenciano, el cierre de fronteras y el estricto control de las medidas de confinamiento han evitado una alta cifra de contagios en un país que no estaría preparado para soportar niveles de infección similares a los vistos en Europa, Asia o Norteamérica.

Echa de menos su día a día con el baloncesto, donde tiene que comenzar el torneo Clausura, pero se le hace todo más llevadero cuando sus vecinos le recuerdan que su nombre e influencia con el deporte en Natzaret no se olvida fácilmente. Aquí puedes firmar si tú también quieres que la instalación se llame ‘Polideportivo José Luis Dámaso’.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies