Todavía tenemos muy reciente en nuestras retinas la vibrante Fase de Ascenso a Liga Femenina, comúnmente conocida como Liga Día, que se celebró en la Fonteta y en la que el Valencia Basket femenino fue uno de los dos conjuntos premiados.

En ella también estuvieron las chicas del Picken La Cuina Claret, la gran revelación de Liga Femenina 2. Su ataque dinámico y su defensa férrea las llevaron en volandas a una fase final a la que llegaron por méritos propios imponiéndose en el camino a grandísimos rivales en la liga regular.

Aunque el sueño amarillo finalmente no pudo consumarse, es innegable y muy reconocido por los amantes del baloncesto el mérito que tiene que el grueso de la plantilla esté conformado por canteranas.  El 80% de las chicas tienen el sello de la prolífica y exitosa factoría de Claret.

Falta de pabellón y problemas económicos

Sin embargo, un momento tan dulce como el vivido la pasada temporada 2017-2018 ha estado a punto de ensombrecerse. Y es que el Picken La Cuina Claret de Liga Femenina 2 se planteó abandonar la categoría al no disponer de pabellón ni de recursos económicos.

La tragedia se mascaba cuando la Universidad de Valencia, propietaria del Pabellón Universitario en el que las valencianas han jugado las siete últimas temporadas, comunicó al club la imposibilidad de que pudieran disputarse sus partidos en fin de semana durante la temporada 2018-2019.

“Tenemos un convenio con la UV por el que hemos pagado un dineral por las pistas. Este año han subido las cuotas  y además el nuevo rector nos ha dicho que no valoran tener nada externo los fines de semana”, explica Juan Fuentes, presidente Claret.

Una problemática que trasladaron hace tres meses al Ayuntamiento de Valencia, del que según Fuentes no tuvieron noticias hasta dos días antes de que acabase el plazo de inscripción a la Liga Femenina 2. Una incertidumbre que hizo peligrar la continuidad en la categoría.

El poco apoyo económico se aunó a la tentativa de la directiva de no participar más en LF2 . Y es que el Claret no tenía todas consigo de poder hacer frente a los pagos a la Federación Española en materia de inscripción a la Liga Femenina 2.

“Bastantes problemas tenemos ya para mantener el equipo, los avales con la Federación Española, la inscripción… Además de que todavía no hemos cobrado las subvenciones públicas de la temporada anterior. Es todo muy complicado”, incide.

Pabellón Malvarrosa

Tres eran las opciones que el club barajaba para sustituir al Pabellón Universitario: El Cabanyal, la Fonteta y el Pabellón Malvarrosa. Finalmente esta última ha erigido vencedora y podremos disfrutar de baloncesto femenino de calidad a pocos metros de la playa.

“Hemos tenido que estar muy encima porque a dos días de cerrarse la inscripción no teníamos soluciones. No veo ese apoyo e interés al deporte femenino que luego dicen. Al menos la concejala Maite Girau si ha hecho fuerza para echarnos una mano”, recalca.

Por el momento, tendrán a su disposición las pistas del Pabellón Malvarrosa los lunes, miércoles y viernes para entrenar y los fines de semana para jugar. Sin embargo, al tratarse de la competición que se trata valga la redundancia, están peleando ampliar días.

Nuevo esfuerzo patrocinador Picken 

Como el propio presidente reconoce, ha tenido que ser su patrocinador (llevan 14 años juntos) quien les ha tendido una mano realizando un esfuerzo económico importante gracias al cual ha sido posible finiquitar la inscripción a LF2 y dejar cerrados los avales pendientes con la Federación Española.

Sin embargo, tanto Juan Fuentes como el resto de su directiva, son plenamente conscientes que existen unos límites y que Picken no puede llegar a todo. Por ello se encuentran inmersos en la búsqueda de empresas privadas que se vuelquen con la causa.

Porque aunque afortunadamente ambos dilemas han sido solventados, ya disponen de pabellón para jugar la próxima temporada y han pagado religiosamente la cuantiosa inscripción para militar en Liga Femenina 2, van a toparse de lleno con los mismos problemas en cuanto termine la temporada.

“Esto es pan para hoy y hambre para mañana. Tenemos claro que no dejamos de ser un club de cantera formado por más de 400 jugadores, y esa es la parte importante. La LF2 es muy atractiva y nos gusta tenerla pero cuando deje de ser sostenible se acabará “, sentencia.

Advertisement

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies