Los días siguen pasando y parece que el coronavirus COVID-19 empieza a darnos un respiro. Poco a poco y en plena fase de desescalada, las calles empiezan a llenarse de gente y la vida parece construir su nueva normalidad. Y llegados a este punto, muchas de las preocupaciones que pasan por nuestras cabezas nos llevan a los últimos tres meses del año y al inicio del 2021. Ahí está la gran incertidumbre.

La vida a la que estábamos acostumbrados parece habernos dicho ‘adiós’ y el mundo comienza a asimilar que esa nueva normalidad empezará a parecerse a lo que teníamos hace dos meses dentro de mucho tiempo. Y esto también ocurre en el mundo del deporte, sobre todo en el deporte a nivel aficionado o amateur, aquel que cualquiera puede practicar. En este caso, vamos a referirnos al baloncesto al nivel de la Federación de Baloncesto de la Comunitat Valenciana (FBCV).

Muchos de los clubes viven de las cuotas de los jugadores y jugadoras quienes no han podido entrenar desde hace más dos meses y quienes tampoco saben cuándo podrán hacerlo de nuevo. Y más allá de poder superar esta temporada ya finalizada, el foco se empieza a poner en la vuelta a las sesiones en los pabellones y, sobre todo, en el inicio de la campaña 20/21. Hoy conocemos cómo está siendo la vida de un club valenciano durante la crisis del COVID-19 y cómo se trabaja de cara al próximo año.

Nos hemos adaptado y hemos buscado soluciones dentro del margen de maniobra que nos da esta crisis

En YoSoyNoticia.es nos hemos metido en los despachos del Logos Basket Sedaví, un club joven y en crecimiento, con equipos en todas las categorías del baloncesto valenciano y cuyo presupuesto se abastece hasta en más del 90% de las cuotas de los jugadores y jugadores. Pablo Medina di Fiori, el presidente de la entidad, describe cómo está siendo está situación y cómo se ha trabajado para mantener su viabilidad.

El equipo valenciano ha ido escribiendo su camino desde el inicio de la crisis consciente de que necesitaba adaptarse a una vida nueva: «Esta es una realidad que no podemos manejar y nos adaptamos a ella. Primero esperamos la decisión de la FBCV y, cuando se dijo que se suspendían las competiciones hasta nueva orden, organizamos algunas fechas para poder entrenar, pero siempre manejábamos el escenario de que fuera a mayores. Y cuando esto fue avanzando, la gravedad de la crisis fue mayor y empezamos a actuar buscando soluciones dentro de un posible margen de maniobra».

Y la primera solución que buscó el Logos Basket Sedaví fue cuidar a su equipo de trabajo: «Lo primero que hicimos fue proteger a los entrenadores. Es el punto más fuerte de nuestra institución. La estructura de club es horizontal: la directiva está para acompañar y administrar, pero las acciones las llevan los entrenadores. Podíamos pagar los sueldos y decidimos que mantendríamos a los entrenadores. Confiamos en ellos y establecimos nuevas formas de actuación».

Una vez protegido el grueso del tejido social de la entidad, tocaba llevar a cabo esa adaptación para poder manejarse en una situación como esta: «El siguiente paso fue tratar de entender lo que estaba pasando y tomar decisiones centradas en este nuevo entorno. Nos pusimos como plazo el mes de mayo para volver a hablar y ya lo hemos hecho. Entendimos que nuestro fin es darles actividad a los jugadores y como objetivo estratégico, mantener nuestra masa social de cara al próximo año. Estos son los pasos que hemos seguido hasta ahora».

Lo principal es que todos estamos sanos y que no hemos tenido problemas de salud en el club. Todo lo demás es secundario

Como muchos otros clubes, el Logos Basket Sedaví también ha promovido las actividades a través de Internet, aunque como reconoce Pablo Medina di Fiori, lo más importante es que toda la masa social de la entidad ha evitado el coronavirus: «Entendiendo la gravedad de la situación, lo principal es que todos los jugadores están sanos y que no hemos tenido un problema de salud en el club. Todo lo demás es complementario. Hemos propuesto cosas siendo lo más creativo posible para transmitir la educación en valores que proponemos desde el club, solo que sin balones».

Dentro de esos valores, la directiva del club ha querido facilitar la cuarentena a las familias: «Nuestro compromiso también está con las familias. Hemos querido mantener un grado de actividad, de reuniones y demás y así hemos ayudado a las familias ya que los chicos han tenido una rutina que les ha permitido estar activos y desconectar pese a estar en casa».

Y esa ayuda no solo se lleva al terreno online. El club valenciano ha generado muchos alivios en el plano económico: «Asumimos una pérdida este año por toda esta situación de crisis e hicimos una reducción en las cuotas. Solo quedaba un pago para terminar las cuotas e hicimos un reajuste para que fuera accesible a las familias y nos ayudara a paliar el déficit».

El club es particular, solidario y horizontal

Si de algo puede presumir y presume el Logos Basket Sedaví es de ser un club solidario y este año ha ido tomando decisiones para potenciar esta característica: «El club es un poco particular y es muy solidario. El modelo de club ha cambiado en el último año. En enero se cambió el modelo para ser un club horizontal. Las reuniones son abiertas y los padres o entrenadores pueden participar. Las familias saben la situación económica del club. Si están de acuerdo con lo que estamos ofreciendo, no hay miedo a una gran salida».

La directiva de la entidad es consciente de que habrá bajas por problemas económicas, aunque también sabe cómo afrontar este handicap: «Las familias saben hay tintes solidarios en el club. Tendremos bajas, claro, pero es algo lógico porque estamos en una situación totalmente novedosa y no porque las familias quieren, sino porque no pueden. Pero ya hemos tenido situaciones en las que las familias no pueden pagar, pero vienen y buscamos la mejor solución para que todos puedan seguir jugando. Hay un alto grado de confianza en todo el tejido del club».

Flexibilidad, capacidad de adaptación y solidaridad para afrontar estos duros meses que todavía quedan por delante para poder decir que se ha superado esta crisis. El Logos Basket Sedaví se ha adelantado al resto y se ha convertido, sin quererlo, en un modelo a seguir.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies