Los adjetivos que describen la temporada de Valencia Basket se han agotado. En la fase regular de la competición doméstica han cuajado la mejor temporada desde que arrancó el proyecto con un balance de 29-1 quedándose en segunda posición sólo superados el basket average de Perfumerías Avenida, mientras que en Europa, el equipo de Rubén Burgos se ha metido en la Final Four de la Eurcocup Woman, sin olvidar la histórica final de la final de la Copa de la Reina.

Ahora el reto es sin duda el más ilusionante de la temporada, porque llega en forma de premio al trabajo realizado. Son los playoff en los que ya espera el Ensino Lugo, que será el primer rival de las taronja en la recta final de la lucha por el título de liga. Por mucho que se puedan torcer las cosas (en el baloncesto puede pasar de todo en muy poco tiempo, y eso es lo maravilloso de este deporte), la temporada de las valencianas es para enmarcar. Playoff, segundas en liga, subcampeonas de Copa y Final Four de Eurocup, todo un sueño hace poco más de cuatro años.

El proyecto se creó para llegar a jugar finales y en eso están. El crecimiento «ha sido importante y rápido. En este caso para mí que soy persona de la casa, ha sido sorprendente, porque cada año se han ido mejorando las herramientas de trabajo, la plantilla y las instalaciones. El primer año el objetivo era la permanencia, el equipo dio dos pasos al frente jugando copa y entrando en Europa, ahí es dónde nos dimos cuenta de que podíamos lograr muchas cosas trabajando juntos», nos cuenta Rubén Burgos, entrenador de Valencia Basket.

Cuando le propusieron coger las riendas del equipo al finalizar la temporada al mando del EBA «no me lo acababa de creer. Al final la confianza de Chechu o Esteban en mí ha sido sincera desde el primer momento. Las dudas las tenía respecto de si yo estaría al nivel de conseguir los objetivos, porque dudas del proyecto no había ninguna. Este proyecto no tiene techo, el crecimiento ha sido increíble y todavía nos quedan muchas cosas por lograr y trabajo por hacer», explica el técnico.

Camino al playoff

Este año los playoff serán diferentes por un motivo más que evidente: Valencia Basket es sin duda el equipo a batir. Más allá de Girona o Perfumerías Avenida, Valencia Basket llega en dinámica positiva y con un juego en clara trayectoria ascendente, lo que hace de este equipo un rival más que peligroso.

Rubén Burgos: «Tenemos que salir a hacer nuestro trabajo con la intención de ganar, como siempre, y al final ya veremos hasta dónde podemos llegar».

Rubén Burgos con Valencia Basket.

El hambre que demuestra el equipo «en partidos y entrenamientos es fruto del trabajo que estamos haciendo para convertir al club en uno de los mejores de Europa, al final todo eso se contagia a las jugadoras que han demostrado estar a un nivel increíble», nos cuenta Burgos que ahora afronta unos playoff con la vitola de favoritas «aunque las verdaderas candidatas al título son las que ganan la fase regular, y eso lo ha conseguido Perfumerías Avenida, nosotros tenemos que salir a hacer nuestro trabajo con la intención de ganar, como siempre, y al final ya veremos hasta dónde podemos llegar».

Las dos primeras eliminatorias son a ida y vuelta «por lo que el factor cancha es un tanto engañoso ya que sólo te garantiza que la vuelta sea en tu casa, al final en una eliminatoria a ida y vuelta pueden pasar muchas cosas porque nos e nota tanto el jugar en casa, además nos enfrentamos a un rival muy duro que está en playoff por méritos propios», explica el entrenador de Ribaroja.

El equipo llega con la confianza «del trabajo bien hecho y con la convicción de que si seguimos trabajando así aunque llegue algún tropiezo, los resultados acaban por reflejar el trabajazo que hacemos el staff y las jugadoras en cada entrenamiento y en cada partido», matiza Burgos.

Una fase regular para enmarcar

A Lugo llegarán el jueves después de poner el broche de oro la semana pasada a una temporada sencillamente espectacular. 29 victorias y sólo una derrota ante Perfumerías Avenida, son sin duda la demostración de la fiabilidad del proyecto, y la regularidad de su juego, que les llevó a batir por primera vez a las salmantinas en el último duelo de la Liga Femenina Endesa, aunque el basket average les ha dado la ventaja final en la clasificación.

Rubén Burgos: «Estamos muy lejos de conseguir lo que logró Miki a todos los niveles, pero siempre trato de transmitir el baloncesto a mis jugadoras como lo hacía el».

Algo insólito hasta el momento, aunque «el otro día leí que esto solo había pasado con el Dorna Godella de Vukovic. Al final, que haya dos equipos con este balance es algo increíble. El nivel de la liga es espectacular, y cada año va subiendo, y que podamos estar ahí es el premio al trabajo que viene haciendo el club desde que apostó de nuevo por devolver la Liga Femenina a Valencia», nos relata el entrenador.

Toda comparación con Miki Vukovic «es un piropo enorme, pero es inalcanzable llegar a lo que consiguió el a nivel deportivo y social para el baloncesto valenciano. De haber trabajado con el uno aprende a se competitivo, al valor que tiene el esfuerzo y a hacer del equipo una familia cerrada. Estamos muy lejos de conseguir lo que logró el a todos los niveles, pero siempre trato de transmitir el baloncesto a mis jugadoras como lo hacía el», recuerda emocionado un Burgos que tenía en Vukovic a un amigo al que pedir consejo casi hasta el último momento.

Europa espera a Valencia Basket

Rubén Burgos: «El equipo merecía tener de nuevo la oportunidad, y lo hemos conseguido en un año especial donde hemos podido jugar las burbujas en casa».

Aunque los esfuerzos se concentran ahora en los Playoff, no se puede dejar de mirar hacia Europa. El equipo ha conseguido el premio «que el año pasado se quedó a medias. Estamos centradas en Lugo, pero es cierto que tenemos en breve un reto apasionante que nos hemos merecido como familia y como club. El año pasado la trayectoria fue increíble, pero la pandemia arrasó con todo, creo que el equipo merecía tener de nuevo la oportunidad, y lo hemos conseguido en un año especial donde hemos podido jugar las burbujas en casa, a muy buen nivel», comenta el entrenador de las valencianas.

Las rivales son siempre muy complicadas. Ahora por ejemplo «nos enfrentamos al Flammes Carolo, un equipo que lo está haciendo muy bien en la liga francesa que tiene un nivel altísimo y nos va a complicar mucho pasar la eliminatoria. El rival está más que visto y estudiado porque tenemos un equipo de trabajo increíble y hay que trabajar ya en ello, aunque a las jugadoras hay que darles la información en el momento, porque ahora hay que focalizar el trabajo y la información en Lugo», concluye Burgos.

El objetivo a corto plazo llegará el jueves en el primer partido de playoff ante el Ensino Lugo al que Valencia Basket ya ha ganado en liga y además con cierta comodidad, pero en un playoff todo cambia y todo puede pasar, lo que seguro que no pasará, es ver que el equipo baje los brazos, no lo hizo al perder la final de Copa y ahora tampoco.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies