A principios del mes de marzo, el arbitraje valenciano nos dejó una de las mejores noticias en lo que llevamos de año. Y es que el árbitro Alberto Forero firmó su debut oficial en la máxima categoría del baloncesto español en silla de ruedas, la División de Honor.

En el encuentro que enfrentó al BSR Amiab Albacete y al Getafe y que terminó llevándose de manera cómoda el conjunto albaceteño, Forero pudo por fin debutar en la modalidad que llevaba mucho tiempo estudiando y profundizando. Y por si fuera poco, debutó junto con su hermano Nicolás.

Pasados unos días del ansiado y nervioso debut, en YoSoyNoticia.es nos hemos puesto el traje de árbitro para conocer la historia de Alberto Forero y los motivos que llevaron a apostar por el baloncesto en silla de ruedas.

El arbitraje te da un conjunto de ingredientes para afrontar el día a día

La vida profesional de Alberto Forero siempre ha estado ligada al baloncesto y al arbitraje. De hecho, la influencia de su hermano le llevó a interesarse por el mundo del silbato: «Empecé como anotador en el año 1994. Mi hermano me inició en este mundo ya que era y sigue siendo árbitro. Para empezar me comentó que lo mejor es estar como anotador en la mesa e ir cogiendo todos los conceptos del arbitraje y del baloncesto desde una perspectiva más tranquila».

Después de asimilar todos los conceptos, Alberto Forero apostó por dar un paso al frente y saltar de la mesa a la cancha: «Fue en la temporada del año 2000 cuando ya decidí cambiar y dar el salto al parqué. Además, siempre estuve animado por la Federación de Baloncesto de la Comunitat Valenciana (FBCV). Y después de todo, de lo único que me arrepiento es de no haberlo hecho antes».

Y ahora, con más de 20 años de experiencia, la vida de Forero no se entiende sin el arbitraje: «Es un mundo que me apasiona, a parte de lo que es el propio arbitraje en pista, te da un conjunto de ingredientes en la vida y en la trayectoria de árbitro como el marcarte objetivos, ser disciplinado, hacer amigos, viajar, realizar torneos, fases de ascenso, aprender, más tarde enseñar a los nuevos…».

Me quedo con la lección de vida que nos dan todas las personas que participan en el deporte adaptado

Alberto Forero llegó a arbitrar en las competiciones LEB y en la actualidad compagina los partidos de la División de Honor de Baloncesto en Silla de Ruedas con la 1ª División Nacional de la FBCV. Y todo cambió hace dos años y de nuevo, con protagonismo para su hermano Nicolás.

Un curso sobre este tipo de arbitraje fue el inicio de una nueva vida: «Me llamó la atención y, además, contaba con la visión de mi hermano que ya lleva bastantes años en este tipo de arbitraje. Y después del curso comencé a arbitrar partidos de baloncesto en silla de ruedas y me llevé una grata sorpresa«.

Esa sorpresa tiene que ver con las historias de superación que acompañan al deporte adaptado: «Arbitramos como siempre, que es lo que nos apasiona. Pero me quedo con la lección de vida que nos dan todas las personas que participan en este deporte adaptado. Es increíble la ilusión, las ganas, la alegría y el esfuerzo que ponen para eliminar esas barreras y prejuicios de la sociedad y que por suerte cada vez son menos».

Un arbitraje que mezcla conceptos

Alberto Forero arbitra en las dos ligas, algo que demuestra su preparación para afrontar cualquier partido con el nivel que exigen ambas competiciones. Eso sí, el propio árbitro destaca las coincidencias de los reglamentos: «La verdad es que compartes y aplicas todos los conocimientos del arbitraje del baloncesto convencional pero con una visión diferente, un reglamento idéntico pero adaptado en algunos puntos«.

Donde también hay similitudes es en el nivel de exigencia, que es el máximo en ambas modalidades de baloncesto: «Los dos tipos de arbitraje los veo exigentes, si bien el baloncesto de “a pie” puede ser en algunos casos más explosivo físicamente».

«Pero en cambio en el basket en silla de ruedas tienes la dificultad de tener que ver todos los contactos con las sillas de ruedas y que muchas veces el juego es más abierto, por lo que tienes que ampliar más tu campo de visión».

También hay que tener en cuenta que la exigencia llega antes de vestirse de corto ya que antes hay que dominar la teoría: «Lo primero y fundamental es estudiar bien el reglamento y saber dónde están los cambios y los detalles que diferencian al baloncesto convencional. Después, haciendo un trabajo duro de visualización de vídeos para conocer el tipo de juego y de contactos que hay y por supuesto para conocer la mecánica arbitral».

«Y por supuesto a todo esto hay que añadir el estar en pista y arbitrar partidos. Ese es el mejor aprendizaje. En esta modalidad tienes que cambiar el ‘chip’ y saber que muchos de los contactos y las faltas se producen de forma diferente por lo que tienes que hacer un trabajo interno para habituar la visión».

Se está trabajando muy bien para que el deporte adaptado tenga su sitio, pero queda mucho

Que gente como Alberto Forero apuesten por el baloncesto en silla de ruedas es un ejemplo de cómo está creciendo el deporte adaptado en España. Cada vez más, el deporte adaptado está arraigado en nuestro día a día y en Valencia lo pudimos vivir con la celebración de la Copa del Rey de Baloncesto en Silla de Ruedas.

CD Ilunion hace historia en l’Alqueria del Basket al levantar la Copa del Rey de Baloncesto en Silla de Ruedas

Aunque, como reconoce el árbitro valenciano, todavía queda mucho: «Mi opinión es que se está trabajando muy bien para darle el sitio que se merece al deporte adaptado, pero aún queda mucho trabajo. Hoy en día y con esta era tan audiovisual se puede seguir el deporte adaptado y en el caso de baloncesto en silla de ruedas muchos partidos se retransmiten en directo por streaming».

Y mientras el deporte adaptado se abre paso, Alberto Forero lanza un mensaje a los jóvenes para que apuesten por el arbitraje: «No solo aprenderán a arbitrar, sino que también te ayuda en tu vida al aprendizaje de valores o a fortalecerlos, a disfrutar del deporte, a trabajar en equipo, a ser disciplinado y un sinfín de aspectos que hacen que este deporte haya formado gran parte de las vidas de muchos de nosotros».

Fotografías cedidas por Alberto Forero.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies