Paula Blanquer, la valenciana que ha hecho historia en el Mundial de atletismo de Cali, nos da las claves de su éxito | Yo soy noticia


Justo antes de que arranque unas más que merecidas vacaciones para volver con las pilas cargadas para preparar el salto a la nueva categoría, nos atiende la atleta del momento. A pocos días de que el Europeo absoluto al aire libre eche a andar, en nuestro país las miradas recaen en la nueva record woman del atletismo nacional.

Paula Blanquer ha vuelto del Mundial sub-20 de Cali con el récord de España de los 100 metros vallas,  rebajando en 5 centésimas la plusmarca de Aitana Radsma para detener el cronometro en los 13.34 que se fijan como nueva mejor marca nacional, además de lograr la sexta plaza en una apoteósica final.

Mientras estudia magisterio en la Universidad Católica de Valencia, su mirada está puesta en su carrera deportiva y en sus próximos retos, que no son pocos. El salto a la categoría sub-23 es sin duda un cambio importante, pero si hay un sueño que le ronda por la cabeza consciente siempre de lo complicado que será (incluso imposible), es poder optar a una plaza en París.

Cuando llegó a Colombia «es cierto que estaba un poco desconcertada y sin demasiada ilusión, te diría que hasta tenía un poco de miedo porque no sabes lo que te vas a encontrar allí ni como vas a responder. Ahora bien, una vez llegas, ves a la gente, te metes en el mundillo y pasan los días la cosa cambia. A mí sin duda, poder estar allí con Evelyn Yankey me ha dado tranquilidad y mucha seguridad para mentalizarme y competir a buen nivel», nos cuenta Paula Blanquer.

Paula Blanquer: «Poder estar allí con Evelyn Yankey me ha dado tranquilidad y mucha seguridad para mentalizarme y competir a buen nivel».

Es cierto que la primera carrera fue mucho mejor que la segunda, sobre todo por el golpe con una valla. Pese a ello «el objetivo no era el récord de España ni de lejos, pero en esa carrera estaba muy motivada y hay veces que la ilusión mueve montañas, y salí a la carrera con una energía increíble, además la pista estaba llena de niños/as que nos animaba a los atletas españoles. La verdad es que ha sido un campeonato increíble y una experiencia inolvidable», reconoce Blanquer.

En casa siempre ha tenido el atletismo en desayuno, comida y cena, algo entendible cuando tu padre es uno de los mejores entrenadores y atletas de la historia a nivel nacional, y cuando además quien te entrena es tu hermano Rafa. La familia Blanquer tiene en Paula la continuidad garantizada a una saga legendaria de atletas y deporte que ha marcado un antes y un después en la Comunitat Valenciana.

Tanto su padre como su hermano «estaban muy contentos, imagínate lo que supone ver tu nombre ahí. Te diría que ellos estaban casi más contentos que yo. He trabajado mucho para poder competir al máximo nivel y al final ese trabajo y todos los sacrificios dan resultado», dice Paula.

Paula Blanquer: «A nivel de rendimiento nunca he sentido presión por parte de mi familia, ellos siempre han dejado que yo eligiese lo que quería hacer».

Ser hija de Rafa Blanquer conlleva una responsabilidad extra «aunque no a nivel deportivo, es más bien saber qué decir y como hacerlo, porque cualquier cosa se puede malinterpretar. A nivel de rendimiento nunca he sentido presión por parte de mi familia, ellos siempre han dejado que yo eligiese lo que quería hacer, al final la presión me la pongo yo porque esto me apasiona. Ten en cuenta que llevo en una pista de atletismo casi antes de saber andar, es lo que he mamado desde pequeñita», comenta la atleta.

Antes de partir hacia Colombia pensar en este resultado «era algo inimaginable. Poca gente sabe como trabaja mi padre, todo lo que tiene en la cabeza y como lo aplica para cada deportista. Es cierto que yo en el día a día trabajo con mi hermano, pero el que idea las sesiones y las cargas es mi padre. Trabajar con tu hermano tiene cosas buenas y malas, al final el pobre es el que come mis cabreos y rabietas, pero no puedo estar más contenta de que él esté a mi lado», apunta la pequeña de los Blanquer.

El objetivo principal ahora pasa por poder tener plaza en el Europeo sub-23 de Finlandia el año que viene «ese es el gran objetivo aunque soy consciente de que compito con atletas dos años más mayores y con más experiencia que yo. ¿Pensar en París? yo creo que es un sueño para cualquier atleta, pero yo se que es imposible estar ahí, aunque voy a trabajar como siempre por si suena la flauta, no obstante aun tengo mucho camino por recorrer, la vida da muchas vueltas y quien sabe», concluye la valenciana.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies