El pasado 19 de febrero fue el Día Internacional contra la LGTBIfobia en el deporte, y aprovechando el acontecimiento el Ayuntamiento de València anunció su candidatura para acoger la XII Edición de los Gay Games en 2026, un evento internacional, cultural y multideportivo, que se celebra cada cuatro años, y en el que se visibiliza a las personas LGTBIQ+ en el deporte.

València reivindica el deporte igualitario y diverso en el Día Internacional contra la LGTBIfobia en el Deporte

Hablamos con los representantes de los clubes deportivos LGTBI+ en Valencia, Samarucs y Dracs, que han catalogado esta candidatura de una “oportunidad sin igual” para colaborar con federaciones e instituciones y crear un nuevo marco deportivo igualitario, “en el que no haya espacio para el machismo ni la LGTBIfobia”.

El vocal de activismo de Samarucs, Jesús Gutiérrez, junto con el resto de miembros de la vocalía, coinciden en que el evento trae consigo un nuevo enfoque de ver el deporte a nivel nacional, tanto para el colectivo, como para las federaciones. “El legado de los Gay Games es dejar un cambio en la forma de pensar de la sociedad hacia el colectivo LGTBI+ muy positivo”.

De ser València la sede organizadora, sería el segundo evento deportivo más importante de la Comunitat Valenciana después de la America’s Cup”

Además de la carga sociocultural que conlleva, a nivel visibilidad supone una repercusión mediática necesaria para el colectivo. Y económicamente tendría un impacto de 160 millones de euros en la ciudad, además de los puestos de trabajo que se generarían. “De ser València la sede organizadora, sería el segundo evento deportivo más importante de la Comunitat Valenciana después de la America’s Cup”.

A la cabeza de la integración en el deporte

Tanto Dracs como Samarucs son clubes deportivos LGTBI+ que luchan y velan por que se realicen actividades deportivas fomentando la integración. Samarucs nació hace 18 años, y están orgullosos de decir que generan espacios seguros para que todas las personas puedan practicar el deporte que aman. Empezó con un grupo de amigos que practicaban natación y a día de hoy ya cuentan con once deportes de todos los niveles, amateurs y federados. “Cada vez somos más socios y al mismo tiempo cada vez tenemos más disciplinas”, indican.

Utilizamos el deporte como herramienta para liberar los espacios deportivos de machismo, LGTBIfobia y serofobia”.

Dracs se fundó en noviembre de 2019 con el objetivo de trasladar un activismo comprometido y moderno a la Comunitat Valenciana. Su presidente, Mikel Ayensa, nos dice que una de sus labores principales es dar soporte a aquellas personas, clubes o federaciones en caso de que necesiten asesoramiento, ayuda o se produzca algún tipo de discriminación. “Utilizamos el deporte como herramienta para liberar los espacios deportivos de machismo, LGTBIfobia y serofobia”.

Tanto por la pandemia como por que no cuentan con ningún tipo de patrocinio les está costando abrir nuevos deportes y federarse, pero están en camino de afianzarse en el sector deportivo. Por desgracia, en nuestra sociedad siguen existiendo situaciones de discriminación. “Hemos observado un peligroso ascenso de los discursos de odio y el rechazo contra personas del colectivo, sobre todo contra las personas trans”, nos cuenta Mikel.

“Estos ataques demuestran que no hemos avanzado lo suficiente en la sociedad y en el deporte, y que no tenemos un modelo deportivo que se haya liberado del machismo ni la LGTBIfobia”, añade.

Desde Samarucs nos hablan también de que han recibido en varias ocasiones mensajes en redes sociales cercanos a los delitos de odio. Aun existe la LGTBIfobia, y estos clubes son necesarios para concienciar y ayudarnos a ser una sociedad más justa e igualitaria. Tanto Dracs como Samarucs coinciden en que la situación va mejorando, pero muy poco a poco. “Aún queda mucho por hacer”.

No tenemos un modelo deportivo que se haya liberado del machismo ni la LGTBIfobia”

La educación, herramienta clave

Samarucs realiza con sus socios no solo una labor deportiva, sino que también ayudan a socializar entre ellos superando barreras como la timidez, estereotipos y tabúes. La educación es una herramienta clave para promover la igualdad y los derechos humanos, también en el ámbito del deporte. “En Samarucs apostamos por la educación como estrategia de transformación social. En los próximos meses empezaremos a dar formación a clubes y federaciones, y les ofreceremos herramientas para generar espacios más seguros en los que se celebre la diversidad”.

Dracs colabora con varios ayuntamientos e instalaciones deportivas de la Comunitat, con quienes implantan programas de medidas para la liberación de los espacios deportivos de machismo. “La mejor medida es la prevención. Por ello es necesario que haya campañas de concienciación, formación, información, referentes visibles”, apunta Mikel.

Una ley por la igualdad

En la Comunitat Valenciana todas las víctimas de discriminación, o agresión por motivo de su identidad de género u orientación afectivo sexual, disponen de un servicio de acompañamiento LGTBI llamado ‘Orienta‘ y perteneciente a la Generalitat Valenciana. Este es el tipo de servicios que no están disponibles en las Comunidades Autónomas sin ley de igualdad. Por ello es tan importante una ley que proteja y ampare ante estos ataques.

Lo que no se ve no existe, y lo que no existe no tiene derechos”.

En el deporte se estaba tratando de reformar la ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia para incluir también la LGTBIfobia, pero a día de hoy está totalmente parada. Tanto la vocalía de activismo de Samarucs, como Mikel Ayensa de Dracs, reconocen y alaban la importancia de la nueva Ley Trans que se está debatiendo ahora en el Gobierno.

Esta ley permitiría al atleta competir en función de su autodeterminación de género, lo que ayudaría a disminuir la discriminación. Recordemos que actualmente cada comunidad autónoma aplica su propio criterio, por lo que es necesaria una ley que tenga efectos por igual en todo el país.

Samarucs cuenta con personas trans que realizan deporte con ellos de forma recreativa, pero muchas veces es difícil ver algo así en el deporte de alto rendimiento por las trabas que se les pone. “La estructura deportiva debería amoldarse a las personas trans, y no al revés. Son personas que han sufrido y sufren todo tipo de violencias. El deporte no debería ser una de ellas”, cuentan desde Samarucs.

Mikel desde Dracs resalta que el cometido de clubes y federaciones es, principalmente, propiciar que todas las personas tengan la posibilidad de acceder y practicar deporte, no sólo centrarse en el deporte de élite. En el deporte de élite es precisamente donde menos casos encontramos de deportistas que desvelan su orientación afectivo-sexual. Samarucs, al igual que Dracs, creen que el hecho de que sea noticia cuando un deportista de élite sale del armario es positivo, ya que ayuda a dar visibilidad. “Lo que no se ve no existe, y lo que no existe no tiene derechos”.

De ahí que los referentes sean importantes, ya que gracias a ellos se podría generar interés y repercusión. En Samarucs lo tienen claro: “Todavía vivimos en una sociedad que no se muestra abierta plenamente a la diversidad, por lo que este tipo de informaciones ayudarían a dar visibilidad a otros deportistas y a ir creando un espacio seguro e ideal en el que no sean noticia”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies