Tras dos temporadas en División de Honor, el Alicante TM volverá a competir en Superdivisión masculina, la máxima categoría del tenis mesa a nivel nacional. Sin duda, es una de las mejores noticias a nivel deportivo para la ciudad de Alicante, aunque seguro que a día de hoy todavía miles de personas no han caído en ello.

El Alicante Tenis Mesa asciende a Superdivisión masculina

El presidente del club, Guillermo Llobregat, reivindica tras el ascenso la idea de hacer ver la complejidad de subir y competir en la máxima categoría: «Continuamos siendo el único equipo de toda la ciudad de Alicante en la máxima categoría. En Alicante por desgracia el tenis mesa nadie lo conoce. A la gente le sorprende cuando le decimos que estamos en la máxima categoría. No es lo mismo estar en Alicante con 350.000 habitantes que en un pueblo pequeño».

«A la gente le sorprende cuando le decimos que estamos en la máxima categoría»

Esa dificultad por hacer ver que el tenis de mesa de tu ciudad está en lo más alto es lo que se quiere cambiar desde el club. Nada que ver, ni mucho menos, con otras partes de España, como en Catalunya. Aunque Guillermo reconoce que es «la excepción en España»: «En Catalunya, en Olot, era una pasada. Había más de 200 personas animando. Se llenan pabellones. Ojalá fuese así aquí».

Ascenso tras dos temporadas en División de Honor

Costará llegar algún día a ese nivel, pero lo que está claro es que ascensos como el conseguido por el Alicante TM ayudan a aproximarse a que el deporte sea más popular entre la gente. El Alicante TM masculino estuvo las temporadas 2019-2020 y 2020-2021 en Superdivisión, y en División de Honor (segunda división) en las temporadas 2021-2022 y 2022-2023. En la próxima temporada volverán a competir en la máxima categoría.

Las claves del éxito de esta temporada es el gran grupo formado en cada partido. Y, según destaca el presidente, la incorporación de Miguel Chamorro, un jugador madrileño que ha estado compitiendo en Alemania en las últimas temporadas y que se quedó sin equipo a mitad de este curso.

«Hemos conseguido el 100% de victorias en la segunda vuelta. No perdimos ningún partido con la incorporación de este chico. Venía a hacer clínics y sesiones de entrenamiento. Fue una ayuda mutua entre club y jugador. Y, además, hizo que Diego Lillo cogiera más confianza y todo fue más rodado para el resto de compañeros», explica Guillermo.

«Este año teníamos que ascender porque a Diego Lillo se le quedaba pequeña la categoría y quería jugar en Superdivisión»

Precisamente, Diego Lillo, es una de las promesas del tenis mesa valenciano. En 2022 se proclamó campeón de España en dobles juvenil y esta temporada ha sido un jugador importante para el Alicante TM. Por este motivo, el club quiere mantenerlo en el equipo, pero la fórmula era ascendiendo. Y así ha sido. «Este año teníamos que ascender porque a Diego Lillo se le quedaba pequeña la categoría y quería jugar en Superdivisión. Ahora Diego se quedará aquí con nosotros y no tendrá que salir», detalla el presidente. Diego también entrena en la BLUME en Madrid, el centro de alto rendimiento.

El equipo lo completan el jugador ruso, Artem Zimarin, y Raúl Moreno, formado en la cantera del club y que en la primera vuelta de la temporada ayudó al equipo combinando sus estudios universitarios.

24 horas en un coche para ir a competir

Así, como suena y como se lee. El tenis mesa no tiene el presupuesto, ni se le acerca, de otros deportes. Hasta 12 horas de ida y otras 12 de vuelta hizo el Alicante TM para ir a competir esta temporada a Galicia y, entre medias, a jugar los partidos. Aunque ya advierte Guillermo que esta próxima temporada «vamos a intentar ir en avión».

«Si se puede comer en un táper de camino a los partidos, mejor que parar en un restaurante»

«Todo va a cargo del club. El objetivo va a ser intentar mantenerse y hacer las cosas bien. También esperar un patrocinador. De momento nos movemos con cuotas de los socios, que tenemos unos 140. Eso, más ayudas a nivel institucional. Y recortando de donde se puede. Si se puede comer en un táper de camino a los partidos, mejor que parar en un restaurante. Reservamos una casa entre cuatro, así el gasto no es tan grande», detalla el presidente.

Y esa es la realidad de un deporte que ojalá reciba más apoyo a nivel económico pronto, ya bien sea en forma de un patrocinador fuerte, de los socios o de una mayor inyección económica a nivel institucional. El Alicante TM se lo ha ganado a pulso y la temporada que viene jugará en Superdivisión.