Laura Oria, la valenciana referente mundial del freestyle con tan solo 20 años | Yo soy noticia


Tiene una dificultad increíble convertirse en campeón del mundo, alcanzando así los mayores logros y siendo referente en tu modalidad deportiva. Pero más mérito tiene aun si cabe alcanzar estas cotas con tan solo 20 años. Lo ha conseguido una valenciana: Laura Oria, de Carcaixent.

En el Campeonato del Mundo de Inline Freestyle celebrado en Shanghai Laura se colgó la medalla de bronce en classic y también consiguió el subcampeonato del mundo de Battle Sénior. Estas dos medallas las complementó de forma magnífica Pau Bosch con un bronce en la competición de Battle Sénior. Pau, además, también es el entrenador de Laura.

Pau Bosch, el valenciano convertido en estrella mundial del freestyle

Laura ya va asimilando los logros conseguidos, aunque todavía se sorprende cuando, durante estos días, algunos compañeros de universidad le siguen felicitando, como cuenta a YoSoyNoticia.es. La patinadora de Carcaixent recuerda cómo fueron las pruebas que realizó formando parte de la convocatoria de la selección nacional: «Estaba súper nerviosa porque era la primera vez que iba a un Mundial. Íbamos seis seleccionados y el seleccionador… al ver que iba bien con mis compañeros dije, estoy contenta, vamos a ver qué pasa. Pero estaba muy nerviosa. Cuando acabé disfruté muchísimo, pero durante la prueba estaba nerviosa».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 吕卫成 (@rollercstk)

Primero compitió en classic, una modalidad donde predomina el dominio en la técnica de cada patinador. La modalidad de battle tiene tres rondas en las que «tienes que conseguir combinar toda la técnica posible para que sean los trucos más largos durante 30 segundos. En la battle ya me había quitado los nervios y la experiencia fue mucho mejor al día siguiente».

Una década de progreso continuo

Hace 10 años que Laura empezó a patinar. En este poco, pero fructífero periodo, la patinadora de Carcaixent ha conseguido llegar a lo más alto a nivel mundial convirtiéndose en una referente para otros muchos patinadores españoles.

Así cuenta Laura cómo empezó con los patines: «Yo empecé en 2014 pero llevaba patinando desde que tenía cinco o seis años. El primer día que me los regalaron dije, yo quiero ir sola. Incluso a los partidos de fútbol que jugaba mi hermano iba en patines. Más tarde vio mi madre un cartel en el que daban clases y… aquí estoy ahora».

Laura entrena de lunes a viernes de 8 a 11 de la mañana en unas instalaciones que le concede el Ayuntamiento de Carcaixent. Después del entrenamiento aprovecha para estudiar y a las 14:30h coge el tren que le lleva hasta Valencia para estudiar por las tardes. La patinadora valenciana estudia tercero de Medicina en la Universidad Católica de Valencia compatibilizando así la vida académica con la deportiva.

Una de las partes importante de la semana llega los domingos por la mañana y algunos viernes por la tarde. Es el momento en el que asiste a clases con el también valenciano Pau Bosch, con el que también habló YSN. «Pau es mi entrenador. Me lleva dando clases desde 2017 y somos del mismo club. Para mí fue muy importante que él estuviera porque. Es un gran apoyo. Él compite a la vez que yo porque somos los dos seniors y sí que es verdad que me hace falta un apoyo que no sea Pau porque él también está compitiendo», explica Laura.

«Quiero luchar para volver a ir al Mundial otra vez y a los Juegos Olímpicos del patinaje»

Precisamente, la próxima gran competición marcada en el calendario serán los World Roller Games en Italia. «Quiero luchar para volver a ir al Mundial otra vez y a los Juegos Olímpicos del patinaje que aglutinan todos los deportes de ruedas», apunta Laura ilusionada.

Desde luego, el camino es positivo para la joven patinadora valenciana, que con tan solo 20 años ya se ha colgado dos medallas en el mundial de patinaje. Con respecto a la práctica del deporte, comenta Laura que «todos los niños empiezan a patinar y saben patinar, pero ninguno se lo toma como un deporte como tal. Al ser un deporte muy minoritario que no se promociona mucho y hay pocas ayudas, cuando te haces mayor la gente se lo deja. En Valencia se va dejando y se va perdiendo».

Esto es lo que el propio Pau Bosch reivindica: practicar el deporte y entrenar dando clases para que no se pierda. El ejemplo de Laura Oria debe difundirse y dar a conocer. Si se trabaja y se disfruta se pueden conseguir grandes cosas.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies