La Comunitat Valenciana es ejemplo del rápido crecimiento que se está dando en el fútbol femenino. Esto se debe gracias al proyecto ‘Valenta’ que se está llevando desde la FFCV, enfocado en la promoción y consolidación de la mujer en el deporte del balompié, y cuyas iniciativas ya están dando sus frutos.

Precisamente en el territorio valenciano, en cuanto al fútbol formativo, existen algunos casos curiosos de equipos femeninos que están compitiendo contra chicos, ignorando esa barrera de estereotipos que parece ya olvidada. Valencia CF, Levante UD, Mislata CF y Biensa CF tienen al menos un equipo en esta condición.

No se trata de algo generalizado, pues la mayoría de clubes optan por inscribir a sus equipos en unas categorías femeninas que cada vez están más asentadas, y como indicamos, están en pleno crecimiento. Sin embargo, son diversas las causas que llevan a estos casos puntuales a jugar contra chicos.

Como desde la FFCV apuntan, uno de los motivos es la búsqueda de un nivel competitivo mayor, por lo que las grandes escuelas encuentran en las categorías masculinas (o realmente mixtas) ese plus de dificultad que les haga crecer. En otras ocasiones, se trata más de una cuestión geográfica, por el cual la formación de los grupos pueda dejar a algún equipo aislado y con la obligación de hacer muchos kilómetros para jugar.

Un caso distinto es el del Biensa CF, pues club del Puerto de Sagunto tiene un equipo Benjamín jugando contra chicos, pero sus motivos son otros. Este equipo está formado en su mayoría por niñas de primer año, de las cuales algunas están viviendo su primera experiencia con un balón de fútbol. La estructura actual de Fútbol-8 del fútbol femenino les obligaba tener a estas niñas jugando con otras de hasta 3 años más.

«Nos íbamos a encontrar a niñas mucho más mayores, y ahí se nota una gran diferencia», explica Daniel, director deportivo del club, quien lo considera un reto demasiado mayúsculo para un equipo que prácticamente comienza desde cero. Además afirma que la decisión fue consultada a los padres, quienes apoyaron la decisión desde el primer momento.

Esto no supondrá un problema para el año que viene, pues es uno de los objetivos que se plantean desde ‘Valenta’ desde su inicio. Se hará una división de categorías por edad y con competiciones independientes para Benjamín, Alevín, Infantil y Cadete, de modo que esto se pueda traducir en un campeonato mucho más sano y competitivo.

Por su parte, la Academia del Valencia CF tiene a otros tres equipos fuera de las categorías femeninas: el equipo Benjamín, el Alevín A y el Infantil. En este caso, se trata de un claro motivo de estrategia formativa, tal y como expone Jesús Oliva, coordinador de la Academia del VCF Femenino.

A las chicas del Valencia se les quedan pequeñas las diferentes ligas femeninas, y eso no ayuda a la hora de crecer. Las valencianistas, y se podría decir lo mismo con el Levante, tienen detrás un bagaje de fútbol al que la mayoría de equipos con los que compartiría competición no llegan. Eso se traduce en goleada tras goleada debido a la gran superioridad que tienen respecto al resto, perjudicando la formación de los equipos implicados, y generando situaciones incómodas.

«Nuestras jugadoras llevan mucho tiempo compitiendo. Como ahora se están generando nuevos equipos, al no tener todavía esa calidad, nuestras chicas no compiten al nivel que queremos que lo hagan. Necesitan un nivel mayor», explica Oliva.

Desde la FFCV se trabaja para poner punto y final a este problema con la diferencia de nivel de los equipos. De hecho, desde esta temporada se ha puesto en marcha un nuevo formato de competición que pretende evitar las goleadas, al menos en la segunda parte de la competición.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies