En el caso concreto del fútbol base, que arrancó el año 2021 con la paralización de las competiciones territoriales hasta el próximo mes de febrero, deja sin instalaciones abiertas a los clubes. Toca de nuevo volver a tirar de tecnología y ‘Zoom’ (como por ejemplo va a hacer el CF E1 Valencia de Paiporta) para mantener activos y motivados a los diferentes conjuntos de las Escuelas, ya que aquí nadie quiere perder el tiempo ni desaprovechar estos días en casa.

Se vienen 2 semanas sin entrenamientos ni partidos sobre el verde, con instalaciones deportivas cerradas para la actividad deportiva excepto para los eventos de carácter nacional e internacional, además de los ejercicios que tengan que realizar aquellos deportistas que entran en la definición de élite según las autoridades.

Pero antes de que se produjese este último giro dramático de los acontecimientos con el afán de frenar la ascendente curva de contagios de COVID-19 en la Comunitat Valenciana, ya venía siendo una realidad en estos meses de temporada 20/21 una circunstancia que ha hecho reflexionar a mucha gente vinculada al balompié de cantera.

¿Se entrena mejor sin los padres y madres ocupando las gradas de la instalación?

Yosoynoticia.es ha podido pulsar este asunto con varias Escuelas de la Comunitat, y aunque cuesta reconocerlo abiertamente, la gente implicada en el día a día del trabajo con la cantera percibe los beneficios de no tener tan cerca de los chicos/as a sus progenitores.

«Nos lo dicen los propios jugadores y jugadoras, que se sienten más cómodos y relajados entre semana sin los comentarios o los ojos de sus padres pendientes de cada detalle de la sesión», afirma un responsable de una Escuela de la provincia de València.

«Los días de partido ya es otra película, pues ahí sí que consideramos que es positivo que los jugadores/as sientan el cariño de los suyos, pero entre semana se trabaja con un entorno más tranquilo si solo tenemos a los futbolistas y entrenadores sobre el césped y alrededor», añaden.

La nueva, y ¿peligrosa? normalidad para los padres en el fútbol base de la Comunitat Valenciana

Una intensa reivindicación

En los meses previos era noticia cada fin de semana las imágenes de familiares agolpados en las vallas de las instalaciones deportivas, sin poder acceder al campo como parte del protocolo establecido por la Generalitat Valenciana para evitar contagios en el fútbol base. Una situación que se suavizó, y que finalmente permitió acceder (aunque en un número menor) a la gente al recinto en los días de partido.

Pero entre semana vemos entidades que hasta este nuevo decreto que ha mandado a todo el mundo a ejercitarse en casa (o por las calles si encajan las horas antes del toque de queda, como en el caso de clubes amateur del fútbol regional), estaban dejando a los padres fuera mientras sus hijos trabajan sobre el césped. Luego los recogen al acabar la sesión, y entra otro turno de chicos y chicas a entrenar en el campo.

El calvario por las calles para poder entrenar del líder UE Alaquàs i Walter

Es una situación que una vez dejada atrás la pandemia debe pasar al olvido, volviendo a abarrotar las instalaciones cada tarde los familiares que llevan a sus hijos e hijas al fútbol. Pero quizá también desde la propia Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana (FFCV) deberían ponerse a valorar si es pertinente aplicar como definitivo este nuevo contexto de los entrenes.

Porque si fuera una norma aplicada desde el máximo organismo autonómico, como ocurre en canteras de élite tipo Valencia CF, donde hace unos años se decidió que los padres no podían seguir los entrenamientos, entonces no podrían hacer fuerza las familias amenazando con cambiar de Escuela si a alguna le diera por adoptar esta medida bajo su cuenta y riesgo.

Los padres, siempre en el ojo del huracán por comportamientos vergonzosos de unos pocos que salpican al final a todo el colectivo. Para muchos, aunque lo dicen en privado, el gran problema del deporte base y sobre todo del fútbol, el más mediatizado y por tanto capaz de atraer a lo mejor y peor de cada casa. ¿Será la pandemia la chispa que encienda un cambio en la relación entre padres y Escuelas?

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies