Ha estado en una de las mejores canteras del mundo como es la del Valencia CF, el club de sus amores y del que es abonado todavía, y ha visto mundo al otro lado del charco y compartido terreno de juego con grandes estrellas del fútbol mundial dentro de la MLS estadounidense.

Pero con solo 24 años ha tenido que retirarse de la practica profesional del balompié a causa de las lesiones, y es precisamente este acontecimiento junto a su entrada en la agencia de representación y marketing DV7 Management (con David Villa como su jefe) lo que queremos poner en valor junto a él. Porque su trayectoria es también una lección de vida para todos los jóvenes futbolistas.

La lección futbolística y vital que nos enseña el valenciano Javi Pérez

La importancia de formarse

Cuantas veces hemos escuchado de jóvenes aquello de ‘estudia que tienes que buscarte un futuro más allá del deporte’. Y cuantas veces vemos juguetes rotos del fútbol que acaban arruinados, o sin una salida clara en cuanto el balón les da la espalda por los motivos que sea. Porque una lesión fatal está a la vuelta de la esquina, ¿y entonces qué vas a hacer con todos los años que te quedan por delante de vida?

Javi Pérez, a sus 24 años, puede responder de forma positiva a esta pregunta. En su caso el plan B que desarrolló al marcharse al fútbol universitario de Estados Unidos le formó académicamente además de seguir cumpliendo sueños de futbolista, como los que dieron con sus huesos en Los Ángeles FC después de que los angelinos, donde jugaba el mexicano Carlos Vela, le escogieran en el Draft de la MLS.

Allí ha estado los últimos años pero las lesiones de rodilla, esas que por primera vez se cruzaron en su carrera cuando estaba a punto de debutar con el Valencia Mestalla, el filial valencianista, le han obligado a poner el punto y final a su etapa vistiendo de corto. “No quería poner en riesgo mi salud y mi vida futura, el hecho de que otra lesión más me impidiera hacer vida normal. Ya me cuesta salir a correr dos días seguidos porque la rodilla se me hincha, y me duele”.

“Lo puse todo en la balanza, y prefiero tener una vida más o menos normal antes que poder ganar dinero a corto plazo y no poder estar bien de mayor, no poder agacharme a recoger a mis hijos”, añade el de Rocafort, que estos últimos meses ha estado de vuelta en su tierra tras poner fin a la aventura ‘yankee’ y ya está a pleno rendimiento en su nueva casa de DV7 Management.

Se le nota feliz ante este nuevo capítulo vital y profesional, aunque Javi Pérez nunca ha sido de los que se lamentaba por esto o aquello. A sus 24 años aún tiene muchas metas que alcanzar dentro del fútbol que no ven los aficionados. “Me dí cuenta cuando salí del Valencia CF de la importancia de tener un plan b y un plan c, porque nunca sabes cuando te va a dar de lado el fútbol”.

Estar preparado y tener conocimientos en otros aspectos de la vida es clave, porque el fútbol se acaba antes o después para todos. Son pocos los privilegiados que pueden vivir de lo que han generado en sus años de futbolista”, destaca.

Mensaje a los jóvenes talentos

Si volviera a nacer tiene clara una cosa: se iría antes a vivir la experiencia norteamericana. “Mi etapa allí se me hizo corta y eso que estuve 3 años, pero lo que he disfrutado y lo que te abre la mente estar allí es algo increíble. Las experiencias que vives y el hecho de convivir con tantas nacionalidades es un aprendizaje vital que se lo recomiendo a todo el mundo”.

“Te ayuda a evolucionar como persona y futbolista, te abre la mente a conocer mundo y es un valor que da mucha satisfacción poder tenerlo y vivirlo”, asegura Javi, que en el ámbito universitario creció tanto en el ámbito deportivo como sobre todo en el formativo para la vida lejos del terreno de juego.

Conocimientos y lecciones que ahora puede aplicar en su nuevo rol, asesorando y cuidando de los futbolistas que quieren seguir sus pasos y confían en la prestigiosa marca de David Villa con DV7 Management. “Yo le diría a los jóvenes que primero hagan mucho énfasis en el plan B, y luego una cosa que analizo con la perspectiva del tiempo es que disfruten del momento”.

“En mi caso al estar tantos años en el VCF era normal y un día más para mí lo de ir a jugar y entrenar, cuando eso no es la realidad. La realidad es que hay millones de niños que quieren estar en el VCF, pero no pueden. Por eso quiero que vivan y disfruten el presente, pero que tengan en mente que un día se acabará todo y la preparación para la vida es muy importante”, remarca el también ex futbolista de Alzira y Buñol durante su etapa en Tercera División.

El fútbol que no se ve

La televisión enseña partidos y a sus protagonistas, pero el gran público no sabe todo lo que se cuece detrás, en las vidas deportivas de los jugadores y jugadoras. Aspectos cruciales que pueden relanzar las carreras, pero también hundirlas.

“Lo que más me motiva ahora es poder ver todo lo que funciona detrás de un jugador de fútbol. Cuando eres jugador no te enteras de la mitad de cosas que pasan, y ahora mismo yo voy a poder abrir mucho más la mente en la industria en la que he estado metido desde que tenía 5 años”, señala nuestro protagonista.

Eso incluye el asesoramiento del jugador, las relaciones con directores deportivos o la gestión de un club como el que David Villa posee en el barrio neoyorquino de Queens. “Eso es crear un equipo desde cero”, nos cuenta Javi.

Pocas interioridades más nos desvela de su nueva empresa, pero sí remarca lo crucial que es para alguien como él, que jugaba hasta hace nada y por edad puede conectar con los más jóvenes con suma facilidad, mirar por el interés del jugador y no por el de la empresa. “Hay futbolistas que van a sitios donde el agente tiene buena relación, o que tienen un director deportivo que antes solía trabajar en tal o cual empresa, y ves luego que el estilo de juego no se adapta al futbolista”.

Nosotros, por la experiencia mía o la de David en un terreno de juego, sabemos que el jugador tiene que ir a un equipo donde esté a gusto y donde le quieran, no donde haya que meterlo con calzador. Por eso la parte de asesoramiento que realizamos aquí es clave para que el jugador pueda dar el máximo rendimiento”, añade.

Un sueño hecho realidad

Javi aún tiene que pellizcarse de vez en cuando para recordar que está despierto. Como aquel que dice, era ayer cuando veía por la tele a ídolos de juventud como es el caso de David Villa, goleador en un Valencia CF al que él animaba junto a su padre desde la grada de Mestalla. Ahora el tiempo y el fútbol le ha colocado trabajando codo con codo con el mito asturiano. “Es el sueño americano cumplido en Valencia”.

“Yo le veía de chiquitín dejándose el alma por el VCF”, resalta alguien que ahora tampoco olvida la influencia tan positiva que técnicos como Rufete, Nico Estévez o Alfredo Pérez, su primer entrenador, tuvieron en su adecuado desarrollo deportivo y personal. “Todos te hacen mejorar, y marcaron mi devenir como futbolista”.

Parece que a él no le va a ir a futuro lo de sentarse en un banquillo, pues la industria del fútbol le ha ofrecido asiento privilegiado en el ‘backstage’ de las carreras de los jugadores y es una oportunidad que va a exprimir al máximo el de Rocafort.

A muchos jugadores les choca que ahora yo esté asesorando con 24 años de edad que tengo, y que les diga que no dejen de estudiar o que den el máximo en todos los entrenamientos, que no se desanimen porque el míster no les dé ni bola. Por tema generacional, y mi experiencia reciente en el fútbol, puedo coincidir y tener ‘feeling’ con ellos”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies