Jordi del Campo, de no tener sitio para entrenar a soñar con el ascenso a 3ª RFEF en Buñol | Yo soy noticia


En Yosoynoticia.es hace nada que hablábamos con Jordi del Campo para conocer su frustración y malestar por no contar con el horario adecuado para poder ejercitarse con su equipo en las instalaciones municipales de Alaquàs.

El calvario por las calles para poder entrenar del líder UE Alaquàs i Walter

Han sido meses de toque de queda, de buscarse la vida para trabajar con sus muchachos en los jardines y calles de la localidad y otras cercanas, pero también de final feliz con el ascenso a Regional Preferente para un UE Alaquàs i Walter que ya es pasado en su currículum.

Su presente y futuro es el CD Buñol, un histórico que viene de jugar Copa del Rey y de rozar el ascenso a la nueva 3ª RFEF, en un amargo y polémico final de su partido por el ascenso contra el CD Castellón B. A Jordi le toca ahora ocupar el hueco dejado por Adrián Ferrandis, leyenda en la localidad, y aunque sabe que el listón está muy alto, más grande es todavía su ilusión por enrolarse en un proyecto donde va a poder ser solo y exclusivamente entrenador de fútbol. Ahora entenderán por qué decimos esto…

Un gran cambio

Nadie explica mejor lo que supone saltar de Alaquàs y la 1ª Regional, tras un agotador curso de pandemia, al CD Buñol que pelea por subir al fútbol nacional. “En Alaquàs tratamos de darle seriedad desde el cuerpo técnico, pero al final estábamos muy solos”.

“Tenía un chico que estaba queriendo sacarse el nivel 1 de entrenador haciendo de mi segundo allí, no teníamos ni preparador de porteros, ni preparador físico o utillero, poníamos nosotros los banderines y tocaba inflar los balones… por no tener, este último año no teníamos ni espacio y tiempo suficiente para entrenar en Alaquàs”, confiesa nuestro protagonista.

Voy a tener la oportunidad de demostrar hasta dónde puedo llegar como entrenador. Más que verlo como una presión, creo que voy a disfrutar de hacer lo mío”

De esta forma, aterrizando en una estructura más grande y ‘profesional’ como es la del CD Buñol, Jordi del Campo espera poder sacar su mejor versión y pensar solo en la pizarra. Sin más distracciones diarias a su alrededor. “Voy a tener la oportunidad de demostrar hasta dónde puedo llegar como entrenador. Más que verlo como una presión creo que voy a disfrutar de hacer lo mío”, destaca un técnico que ya da la plantilla por cerrada al 99,9%, feliz de la acogida que ha tenido por parte de un presidente y director deportivo que le han involucrado mucho en la confección del plantel.

Lejos parece quedar, aunque por calendario no hace tanto, ese partido del ascenso con el UE Alaquàs i Walter en campo del San Marcelino cuando más que pensar en la posibilidad de que se escapara el premio, rondaba en su cabeza la necesidad de poner de una vez el broche a la temporada más extenuante física y mentalmente de su vida.

El cansancio psicológico se mezcló con el ánimo a los jugadores, a los que incitó a divertirse como mejor vía para lograr un éxito que acabó siendo real. El club pasó a Preferente y a Jordi esto le puso todavía más en el escaparate. Y ha durado poco ahí. “Ahora voy a poder disfrutar y tener una gran oportunidad este año”.

El mayor reto deportivo

La situación en Alaquàs contrasta con lo que debe vivir ahora en el CD Buñol, santo y seña de una localidad que entiende de fútbol y siente con pasión todo lo que hace su club. Una hinchada crecida tras vivir una hazaña histórica como la de la Copa del Rey hace bien poco, y que espera que este cambio en el banquillo lleve aparejado el regreso al ámbito nacional que tanta falta hace. Aficionados de Buñol, esta es la hoja de ruta de vuestro nuevo míster.

“Lo primero que me gustaría conseguir es que el jugador se divierta y sea feliz. En esta categoría por salarios no son profesionales, hacen un esfuerzo de tiempo yendo a Buñol y quiero que vayan contentos y el viaje no se les haga pesado, que salgan de ahí diciendo que han entrenado bien y están a gusto”.

Quiero tener el balón y contar con un equipo intenso, que no especule y sea agresivo en cuanto a la intensidad, yendo a por el partido desde el pitido inicial”

“Quiero tener el balón y contar con un equipo intenso, que no especule y sea agresivo en cuanto a la intensidad, yendo a por el partido desde el pitido inicial”, añade Jordi, que considera fundamental insistir en el término “familia”. “Es la clave para triunfar en esta categoría”.

Con estas premisas, y con una base del 70% de jugadores que continúan del curso pasado, es como espera lograr el éxito en Buñol un técnico que no esconde qué es lo primero que le han pedido desde arriba. “Me han pedido que el equipo juegue todavía mejor, porque piensan que se le puede sacar más rendimiento al grupo”.

Y eso que con Ferrandis se viene de donde se viene, de quedarse a un gol de forzar los penaltis en la final por el ascenso y de jugar Copa del Rey contra el Elche CF de Primera División. “Ya quisiera yo igualarlo”, admite sonriente.

Sus hombres de confianza

Junto a él encontraremos a Amador, el preparador físico que ya estaba en el primer equipo del CD Buñol y continúa, y también a Alberto Tortajada como mano derecha y con quien coincidió en el pasado en San Marcelino. Pero además se va a incorporar al staff Edgar Sanz como nutricionista, un fichaje al que da mucho valor. “Cuidar la alimentación en estas categorías te va a ayudar a estar bien físicamente y a prevenir lesiones, y eso te lleva a disfrutar más esto del fútbol. Vas a ser más competitivo y tener más minutos, y eso es lo que quiere el jugador”.

Entre los jugadores a su disposición el 70% de la pasada campaña, pero con novedades interesantes que deben aportar “competitividad”. “Estoy muy contento, hemos hecho un grupo humano muy bueno”, afirma Jordi, que nos cuenta que la pretemporada arrancará el próximo 29 de julio.

Será el primer paso hacia el ascenso, o eso quieren todos los implicados en conseguir que el CD Buñol salga adelante cada día. Para cualquier otro quizá ahora serían días de agobio pensando exclusivamente en no fracasar, pero no para un Jordi del Campo que tras meses de dura travesía por el desierto siente que esta es una oportunidad donde va a poder saborear al máximo su gran pasión.

Me voy a poder sentir entrenador al 100% aquí en Buñol”

“Voy a poder hacer lo que me gusta: entrenar. En Alaquàs dedicaba mucho tiempo a cosas que no son entrenar, me sentía muy agobiado en ese sentido y además la plantilla y cuerpo técnico también muy solos. ¡Ahora tenemos hasta utillero!”, exclama alguien que ya no se imagina al segundo entrenador teniendo que ir a inflar los balones antes del entrene. “Me voy a poder sentir entrenador al 100% aquí en Buñol”.

Los ascensos más difíciles e inolvidables para el fútbol regional valenciano

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies