Eso es lo que actualmente está haciendo un ‘Ito’ que acaba de llegar para jugar de central (aunque también lo puede hacer de lateral o mediocentro defensivo) en el Club Eagles de la capital Malé, todavía sin poderse creer que haya surgido una oportunidad así para combinar fútbol y un destino por el que muchos pagan fortunas. Con él hablamos de las distintas peculiaridades de esta etapa, del nivel futbolístico en la zona y de cómo extraña a sus seres queridos desde la distancia, especialmente a una recién llegada a la familia como es su sobrina Paula.

– Maldivas y fútbol. ¿A ti también te pareció una locura cuando te lo dijeron por primera vez?

Lo primero que te viene a la cabeza es que allí que me puedo encontrar. Me lo dijo mi agente antes de ir Malta, que había buen futbol, y conforme van pasando las semanas te vas informando. Es una liga remunerada, importante a nivel asiático, donde el primero juega la previa de la Champions de Asia y el campeón de Copa juega la Europa League de Asia, es ilusionante el poder jugar una competición asiática del máximo nivel. Ahora mismo vamos líderes con 8 puntos, pero el Club Eagles es un equipo con mucha humildad que nunca ha ganado un título. La liga lleva 4 jornadas, son tres vueltas, ida y vuelta y luego de los 8 que son en la liga los 6 primeros juegan por el campeonato y los dos últimos juegan playoff de descenso. Luego llega la última vuelta y después la Copa del Presidente y la Copa de Maldivas, que es la que te lleva a la UEFA de Asia en caso de ganarla.

– ¿Qué tal las sensaciones tras el debut, el nivel es mejor o peor de lo que te imaginabas?

Me ha sorprendido la liga, gente muy rápida que le mete mucha intensidad al juego. Técnicamente son muy buenos y desde luego el nivel es mejor que en Malta o en categorías inferiores de España, sería comparable a una Segunda División B. Lo que más destaca es la velocidad en el juego, son jugadores muy rápidos, puedes encontrar un central rapidísimo o un extremo estilo Jesús Navas, aquí son de ese perfil, finitos y muy rápidos. La liga es muy profesional, ya desde la revisión médica ves que es muy diferente a categorías humildes en España, te hacen análisis de sangre, los rayos X a todo el cuerpo, es todo muy profesional. Jugamos en un estadio para 15.000 personas, con césped natural, todos los partidos se juegan en el mismo estadio que es el nacional, ya que la capital Malé es una isla de sólo 6 kilómetros cuadrados con 350.000 habitantes. Todo el mundo juega en el estadio nacional, luego entrenamos en una ciudad deportiva con 3 campos de césped artificial compartiendo instalaciones con el resto de equipos. Me he llevado una grata sorpresa con lo profesional que es aquí todo.

ito 4

– Pero según tengo entendido Maldivas no es tu primera parada fuera de España.

Conocí a Juan Luis García y a su socio Sergio Castro Tempa con su agencia de representación Sarbon Football Agency, la temporada pasada ya conseguí ir al Victoria Wanderers de Malta y son los que me han ido moviendo. Después de Malta que acabó en diciembre pasado me fui al Pego CF para mantenerme en forma después de un breve paso por Singapur, a la Regional Preferente grupo 3. A finales de mayo me dijeron lo de poder firmar en la primera división de Maldivas en el Club Eagles, que estuviera preparado porque había muchas opciones. Mi agente me llamó un día para decirme que les había gustado el video, el currículum y lo que podría aportar con mi experiencia en el fútbol español.

– ¿Con qué otros jugadores españoles has coincidido en Maldivas?

Tengo a Gerardo Reyes en mi equipo, en el actual campeón de copa del año pasado que es el Maziya S&RC está Pablo Rodríguez que también es valenciano y lleva 10 años dando vueltas por el mundo. Luego David Carmona en el BG Sports Club, y luego Álex que es otro andaluz amigo de David Carmona jugando en segunda división.

– Poca gente puede presumir de tu amplio currículum en el fútbol español, conociendo lo mejor y lo peor del fútbol modesto antes de vivir nuevas experiencias por el mundo.

Empiezo mi carrera en mi pueblo que es Burjassot después de haber jugado a futbito en el equipo del colegio hasta los 7 años, algo muy habitual en cualquier chaval. En el Burjassot llegué a conocer el fútbol 11 en campo de tierra, de ahí al E1 Valencia unos 4-5 años, luego al Valencia CF en una breve etapa antes de llegar a la edad de juveniles. De ahí en juveniles al Burjassot, luego Liga Nacional en el Levante, luego Torre Levante con el que debuto en Preferente, en esos momentos hubo rumores de que Atlético de Madrid y Albacete me querían pero al final no salió nada y me fui a la UD Almàssera. Luego también he jugado en el CD Massamagrell, después media temporada en Burjassot en Tercera División, luego en el Torrent CF, Alboraya UD, otra vez Torrent CF y con el Massanassa conseguí el ascenso a Preferente. Catarroja CF es el último club antes de ir a la aventura de Malta, y a pesar de los problemas económicos que tienen actualmente es uno de los clubs donde más a gusto me he encontrado.

ito 2

– Descubrir otros campeonatos fuera, con otras condiciones económicas y futbolísticas, habrá sido como un renacer futbolístico a tus casi 30 años de edad.

Cuando me llegó la oportunidad de salir a Malta ves muchas cosas, te das cuenta de muchas cosas cuando estás fuera como que en España vivir del fútbol es muy complicado, España puede que sea el país con la mayor potencia de futbolistas de mayor nivel de los que he visto, de verdad que creo que es el sitio con más nivel futbolístico. A todos los que tengan dudas sobre si marcharse a jugar fuera les animo a que salgan, que enriquece y vas a ganar dinero porque en España no se gana en categorías inferiores, se lo recomiendo a todo el mundo. Es una experiencia de vida aprendiendo idiomas, culturas, costumbres… conocer sitios que si no es por el fútbol no podría haber visto. Maldivas es algo que se ve cuando por ejemplo te vas de luna de miel o algo así, jamás lo hubiera soñado.

– Lo peor siempre será dejar atrás familia, amigos y pareja.

Estoy soltero, no dejo pareja y quizá eso me ayude a tomar la decisión más fácilmente, aunque se dejan cosas en España como a mi sobrina Paula que la echo mucho de menos. Justo ha cumplido 10 meses y estoy enamorado perdido de ella, como también echo mucho de menos a mis padres, hermana y cuñado, pero es que mi sobrina es especial. Mis padres están muy felices porque ven que estoy cumpliendo un sueño, pero claro que preferirían que estuviera más ceca de casa, en Francia, Portugal o Italia. Es lo que hay, mi padre también se tuvo que ir fuer a trabajar y no soy el primero en la familia que emigra para intentar ganarse la vida, tal vez eso hace que estén más acostumbrados.

– ¿Qué esperas de tu etapa en Maldivas, hasta cuando tienes firmado? ¿Te gustaría seguir ahí mucho tiempo?

Todavía llevo muy pocos días, llegamos el jueves pasado y de momento nos han puesto en un hostal en el centro de la isla de Malé. En breve nos van a poner un apartamento para mí y para Gerardo Reyes. Tengo firmado hasta el 1 de enero, luego todo dependerá de cómo lo haga o de las ofertas que pueda tener en el fútbol asiático. Yo me muevo mucho por ilusión, si algo no me atrae no doy el cien por cien de mí y en realidad no sería como yo soy. Me toca hacerlo lo mejor posible y si me ofrecen renovar veremos condiciones, y si no habrá que ver lo que hay. Queda mucha liga y además las dos competiciones coperas, y espero que podamos conseguir algún título.

– Creo que ya no te voy a molestar más, aún te queda mucho paraíso por descubrir…

Estamos viviendo en el centro de la ciad y Malé es una isla de 6 km cuadrados, la playa la tienes a tiro de piedra aunque las de aquí de la capital no son las de calidad. Para eso tienes que coger el ferry e ir enlazando una isla con otra, Maldivas tiene más de 1.200 islas de las cuales 200 son habitadas. Algo curioso de estos días es que nos encontramos en el Ramadán, ya es esto es un país musulmán, y está todo cerrado por las mañanas excepto un par de restaurantes. Hasta que n se va el sol los comercios no abren y luego se tiran abiertos hasta las 2 de la mañana, así hasta el 15 de julio cuando acaba el Ramadán. Por esto mismo entrenamos a las 10 de la noche, los de segunda división aún más tarde. Por las mañanas te levantas y vas al gimnasio gratis y muy grande, el resto del día es para conocer un poco, visitar sitios, mirar tiendas, dar paseos por el puerto y la playa. Todo Malé es suelo peatonal y todo parecido al barrio del Carmen en Valencia, eso sí, todo repleto de motos. Es muy parecido a Bangkok, es una locura cuando se paran en un semáforo y ves 50 motos esperando a que se ponga verde, de verdad que es una ‘salvajada’.

ito 1

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies