Rozando el 1,80 de estatura, su físico le permite defender con garantías y le otorga la potencia necesaria para ser un incansable lateral que recorre toda la banda. Le ha costado hacerse un hueco en la Ciudad Deportiva de Paterna, criándose en el Xirivella CF y Levante UD antes de llegar al Valencia en edad Alevín, donde permaneció hasta que alcanzó la etapa de Juveniles (por el medio una cesión de una temporada al CF Cracks cuando era Cadete) y en la que fichó por el aquel entonces pujante Huracán Valencia CF.

12541000_548123158677848_3391001788031947626_n

Allí probó la División de Honor Juvenil, y estuvo convocado para un partido de Segunda B del primer equipo rojiblanco. Fue entonces cuando su brillo no pasó desapercibido para los responsables de cantera del Valencia CF, que ‘reconocieron’ su error juzgando el talento y potencial de un Marcos ‘Marc’ Ferris Morales que el pasado mes de enero, previo pago de una cantidad económica y casi 3 años después de vestir por última vez la elástica blanquinegra, regresaba a Paterna para enrolarse en el Juvenil A durante seis meses y ya se preparaba para su posterior inclusión en la plantilla del filial de Curro Torres.

14481940_657864587703704_9076978124069141974_o

Un jugador ‘particular’

Los que le conocen alaban su potencia y sus altos niveles de destreza técnica en conducción de balón. Con un gran cambio de dirección en carrera y un dribling que le facilitan su inclusión en campo contrario cuando ataca su equipo, su potencia condicional le hace ser un jugador muy eficiente a la hora de repetir esos esfuerzos durante todo el partido.

Jugador eficaz en la retaguardia cuando se trata del uno contra uno, además de hábil leyendo situaciones de anticipación, los técnicos se esfuerzan en conocerle al máximo para no malinterpretar su lenguaje corporal.

Y es que Marc Ferris es un jugador particular a la hora de entrenar, pero cuando lo conoces y se establece la relación necesaria para mantener el equilibrio exigencia-confianza entiendes que su personalidad dista mucho de su apariencia. Una ‘joya’ que sin duda necesita minutos para mejorar ciertos aspectos del juego en los que debe tomar decisiones con mayor practicidad, dejando a un lado los riesgos innecesarios que a veces asume.

12973466_1047686941936370_2161658555836360056_o

Miembro de la fantástica generación del 97

Marc Ferris, que en el 2009 fue campeón nacional con la Selección Valenciana Sub-12, en 2010 campeón de Primera Regional Infantil – Grupo 1, en 2011 campeón de la Liga Autonómica Infantil y de la Nike Premier Cup, título que volvió a levantar el año siguiente, es uno de esos jugadores de la fantástica generación del 97 del Valencia CF.

Esa de la que se sienten muy orgullosos todos aquellos técnicos y colaboradores cercanos que han podido participar en su formación. Chavales llamados a ser el brillante futuro de un club que debe mirar con más asiduidad hacia su cantera, donde aguardan talentos como el de este joven lateral derecho.

Para muchos, puede ser el lateral diestro de futuro de nuestro Valencia CF, y lo tiene todo para serlo. Cualidades, descaro y ganas, sólo hace falta que él se lo crea de verdad y luche por ello. Que los demás le conozcan como verdaderamente es, sin que les engañe una primera imagen.

Porque podemos estar delante del Gayà o Lato de los próximos años, pero esta vez por una banda olvidada como es la derecha.

13873132_630941897062640_1657034993949658452_n

david-villa

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies