Las jugadoras valencianas María Jiménez y Alejandra Serrano se han proclamado con la selección española femenina sub-19 campeonas de Europa. Sin pestañear. El conjunto dirigido por Jorge Vilda, que ya se adjudicó el mismo éxito el pasado curso en Belfast al remontar ante una correosa Francia por 2-3, reeditó este lunes el campeonato tras imponerse contra Alemania en la final.

«¡Jugar, luchar y ganar!». Fue el cántico principal de las españolas a lo largo de toda la competición, que les animó a vencer a la selección de Dinamarca en la fase de la semifinal con un tanto de Teresa Abelleira. Desde entonces, tomaron aquello de la motivación por bandera y se fijaron el objetivo real de conseguir la victoria en la quinta final histórica de la selección en la categoría sub-19.

Se encargó de ello Rosita Márquez, que tuvo en sus botas la ocasión más clara con el comienzo del duelo. La jugadora del Betis no pudo aprovechar su primer chute al larguero, que derivó con un intento de chilena y la consecuente detención de la meta alemana. También lo intentó Carla, que provocó en el acto inicial algunas de las acciones más peligrosas para las españolas.

Pese a ello, como ya ocurriera ante Dinamarca, la falta de acierto y la exigencia de las españolas por apuntalar la zaga les llevó a una situación de nerviosismo; desde los primeros minutos hasta la conclusión. Las chicas de Vilda tenían una consigna clara: buscar la portería rival con constantes de acometidas por las bandas y no obviar el ataque rival, reconocido por su gran eficacia.

De tal forma, con la conclusión del primer tiempo, las españolas salieron fuertes con el gol entre ceja y ceja; sin titubeos. Nerea Eizaguirre, a los minutos, estrelló el balón en la cruceta, lo que animó de nuevo a una Carla que, tras combinar con Rosita, volvió a enviar el balón a la madera. Fue, entonces, cuando la selección se lanzó al ataque.

Después de golpear hasta en tres ocasiones el larguero y chocarse con la figura de la guardameta contraria, María Llombart –por medio de una falta– anotó el tanto más importante del Campeonato de Europa. Limpio y directo. La pelota entró en la meta germana y desató la locura entre las españolas, que vieron el título en sus manos a falta de escasos minutos.

Aun así, antes tuvieron que sufrir y aferrarse a la victoria por 1-0 como si les fuera la vida en ello. No es para menos. Y lo consiguieron. Ni los innumerables centros de las alemanas, que se volcaron en masa al ataque, y ni siquiera los chutes en área pequeña fueron suficientes para desestabilizar el marcador, lo que llevó a las valencianas María Jiménez y Alejandra Serrano a proclamarse campeonas.

Advertisement

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies