La seguridad contra la pandemia de COVID-19 que busca para la población la medida que hace 10 días tomaron las autoridades sanitarias de la Comunitat Valenciana, tiene fisuras.

El fútbol modesto, al límite y obligado a reinventarse: “Sin nuestra gente no somos nada”

Porque si bien ahora ya no hay ninguna instalación deportiva que permita el acceso de padres o aficionados, esto ha derivado en que aumente el número de familias que se encuentran apostadas en el exterior sin la vigilancia ni medidas de control que existirían dentro del campo, o pabellón si fuera conjuntos de futsal.

Lo ha comprobado de primera mano Salvador Gomar, presidente de la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana (FFCV) en su ‘tour’ por diversos puntos del fútbol y futsal valenciano, palpando la preocupación de unas entidades que sin su gente cerca, y sobre todo sin ingresos por taquilla o abonos en categorías semiprofesionales o amateur, carecen de sentido y están en grave peligro.

Y que nadie se confunda, no se está pidiendo que se obvien los consejos sanitarios y se permita entrar en masa a la gente a los campos de forma descontrolada. Pero la medida de las autoridades políticas, aún con sus buenas intenciones, no acaba con el problema al desembocar en más aglomeraciones fuera, con espectadores que no pasan los controles que sí podrían tener dentro y además con un aforo limitado al aire libre.

También conviene desde aquí pedir a la gente cabeza, que sean conscientes de que por muchas ganas que tengan de ver a su hijo o hija, no es de recibo subirse a cualquier sitio para jugarse el tipo, ni conviene obviar la distancia de seguridad o el uso de mascarilla cuando en la misma valla hay más familias siguiendo las evoluciones del juego.

FOTO: @JuanRM09953712

Con el público del fútbol base en peligro y todavía más descontrolado fuera que si pudiera estar dentro, en recintos con espacio de sobra para guardar distancias bajo la mirada de los clubes que gestionan las instalaciones municipales, y los clubes amateur y semiprofesionales en apuros al seguir hacia delante sin esos ingresos que son tan preciados en el fútbol modesto, la FFCV va a seguir tratando de encontrar un punto de común acuerdo con Sanitat.

La nueva, y ¿peligrosa? normalidad para los padres en el fútbol base de la Comunitat Valenciana

Están previstas reuniones esta próxima semana para ver si se puede avanzar en un nuevo protocolo que permita un aforo reducido, siguiendo estrictas medidas de seguridad y control como piden federación y clubes.

Lo que sea para que cada vez sean menos comunes instantáneas tan alarmantes como las que acompañan este reportaje, o que haya que cambiarse en la grada y no en vestuarios, o incongruencias como sí poder acceder al bar y desde ahí, con más clientes cerca, ver el partido, pero no desde una grada con espacio y también al aire libre. Cines y otros espectáculos con espectadores, pero no el fútbol. Sus dirigentes autonómicos siguen reivindicando la seguridad de este entorno.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies