El Ontinyent tiene un objetivo en mente: sellar la permanencia cuanto antes y, a partir de ahí, intentar asaltar las posiciones de ascenso a Segunda División. Desde los propios jugadores hasta la directiva, pasando por la afición. Todos coinciden en la ambición, aunque son conscientes de los límites y, sobre todo, de la rivalidad con otros grandes equipos de la competición.

Aun así, con el gran comienzo de temporada que han tenido, resulta inevitable no pensar en un soñado asalto al liderato de Segunda B. Lo tuvieron cerca la pasada campaña, cuando sellar su participación en la liga con una fantástica quina plaza que no les permitió optar al playoff de ascenso. Aunque, eso sí, siempre tuvieron en mente que apenas había pasado un año desde su llegada a la competición.

Un año de éxitos en Segunda B

Es más, apenas se ha superado el primer ciclo anual desde su participación en las ligas regionales o ya más recientemente en Tercera División. La andadura, por lo tanto, del club es -en gran medida- insólita respecto a otras entidades que suman ya una larga experiencia en la categoría, que tan solo da cabida a cuatro conjuntos en la parte alta de la clasificación.

El resto, como le sucediera al Ontinyent en el último curso, sellan su continuidad y se disponen a reforzar sus plantillas con el fin de mejorar sus resultados. Así ha sido el caso del equipo dirigido por Miguel Ángel Mullor, que con la llegada de los nuevos jugadores y el cambio de dirección de la banqueta se sitúan en la segunda posición.

Un comienzo imparable

Con tres victorias, dos empates y tan sola una derrota en un total de seis partidos, el Ontinyent ha dado comienzo a su segunda temporada consecutiva en Segunda B con nota. Solo el Hércules, con cuatro puntos más, y el Villarreal B, Barcelona B y Lleida Esportiu, con uno menos, pueden tutearle. Uno desde el liderato y otros desde las terceras, cuartas y quintas posiciones.

Por ello, desde el club se muestran muy satisfechos con el trabajo que ha realizado el equipo en esta comienzo de campaña. «El acomodo del equipo a la competición ha vuelto a ser muy positivo. El pasado curso ya nos sorprendió en cierta medida el trabajo final de los chicos, pero estamos siguiendo los pies de la anterior, y de una forma más positiva si cabe», explican desde la entidad.

Los retos de futuro

Además, aprovechan -ante el cúmulo de preguntas sobre el futuro más inmediato del equipo- para animar a la afición en los próximos duelos: «El partido visitante ante el Conquense, situado en la decimotercera posición, y el del Barcelona B, en casa, son muy importantes para seguir arriba. Todo lo que sea sumar nos acercará a nuestro primer objetivo».

Así pues, con once puntos de dieciocho posibles, el Ontinyent -aunque desde los constantes llamamientos a la tranquilidad- ya sueña con asaltar por primera vez en esta temporada el trono de Segunda B. Para ello, son conscientes que deberán explotar sus recursos al máximo, ante la racha de resultados del Hércules, pero la ambición y las ganas de crecer son sus principales armas. Aquí empieza su legado.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies