‘Oscuro’ proceso de SAD, firmas falsificadas y deuda de más de 1 millón de euros: el futuro del Ontinyent CF en juego | Yo soy noticia


Había ganas en la masa social del club de la Vall d’Albaida de escuchar a los que actualmente son el principal acreedor del Ontinyent CF. Durante un año estuvieron poniendo dinero y dándole respeto y credibilidad al proyecto, pero el pasado mes de junio y mediante comunicados oficiales dijeron adiós y basta.

¿Qué futuro le espera al Ontinyent CF?

Desde entonces tan solo se había podido escuchar la versión de los directivos que continúan en la entidad (que ha confirmado rueda de prensa para el miércoles 21 de noviembre, a las 19:30 horas, como respuesta a la de Elite Sports), comenzando por la del presidente Luis Ortiz, y el grupo inversor comandado por el australiano Rodney Meaker había dejado pasar el tiempo a la espera de recabar todas las pruebas posibles para dar un golpe de efecto ante los medios de comunicación.

Y así lo hicieron este miércoles 14 de noviembre, con documentos oficiales y toda clase de escritos que avalan las acusaciones que hacen contra unos actuales gestores que tienen al Ontinyent CF en concurso de acreedores voluntario.

Más de 1 millón de euros de deuda

En la esperadísima primera comparecencia de Elite Sports 17 SL tras su frustrado intento de conversión a SAD del club, y su posterior salida, se habló de todo. Sin rehuir ningún tema, repasando cronológicamente todo lo sucedido y que derivó en su abandono del proyecto, que sin ellos está inmerso en concurso de acreedores tras un proceso de transformación a SAD que los actuales gestores parecen no haber querido sacar adelante.

Actualmente hay unos inversores que están ayudando a la entidad, pero ni han dado la cara para presentarse en sociedad ni parecen por ahora ser la salvación para el equipo de fútbol referente de Ontinyent. De hecho, en la Asamblea convocada para el 24 de noviembre está en el orden del día la propuesta de revocar el paso a SAD de la entidad, lo que en palabras de Adrián Márquez sería sinónimo de abocar a la institución a una lenta agonía de la mano del concurso de acreedores.

Así que Elite Sports 17 SL, como principal acreedor, dio su versión de los hechos y siempre acompañado de pruebas que respaldaban su argumentario. Como el documento del acuerdo entre club e inversores de mayo del 2017, cuando se produjo el aterrizaje del grupo comandado por el extranjero Rodney Meaker.

En el mismo quedaba claro que Elite absorbía la deuda del club que se cifraba en torno a 300.000 euros con banco y acreedores varios, y se garantizaban prioridad en la suscripción de acciones para comprar el 80% del capital social del Ontinyent CF en cuanto la conversión a SAD fuera una realidad.

Pero al final la deuda que adquiere Elite Sports del Ontinyent asciende a un total de 474.171,18 euros, liquidando los créditos pendientes y asegurándose por escrito que en caso de no cumplirse el paso a SAD el acuerdo quedaría nulo o sin efecto.

Y es este el único momento de felicidad y entendimiento entre las partes, toda vez que a partir de ahí arranca, siempre según la versión con pruebas de Elite Sports 17 SL, una red de engaños, falsificación de firmas, abuso de confianza y mala práctica que con el paso de los meses agota la paciencia de Rodney Meaker, hasta verse abocado a dejar de lado su apoyo al club.

Porque mientras Luis Ortiz y sus colaboradores se han dedicado a difamar a Adrián Márquez y Elite Sports 17 SL, acusándoles de controlar una cuenta bancaria paralela con la que presuntamente realizaban operaciones económicas en su beneficio, los acusados pudieron demostrar en la rueda de prensa del miércoles que la historia es bien distinta.

Y su versión implica y deja en muy mal lugar al tesorero Enrique Montagud, hombre de confianza del presidente Luis Ortiz y administrador de la cuenta, quien según Elite y además después de que esta persona hubiera dimitido con anterioridad, aún se encargaba de operar en dicha cuenta bancaria a espaldas de Adrián Márquez Valia.

Bloqueo de la cuenta con la que gestionaba los pagos el Ontinyent CF y en la que fue falsificada la firma de Adrián Márquez tras anunciar Elite Sports 17 SL su marcha del club

 

De esa cuenta, necesaria mientras la principal del club esperaba la oficial conversión en SAD, se servía el Ontinyent para abonar fichas y demás gastos del día a día de la entidad que sufragaba Rodney Meaker, pero es el objeto de denuncia en la comparecencia de Elite Sports. Porque Adrián dice que su firma ha sido falsificada y gran parte del dinero trasladado a otra cuenta sin su permiso, irregularidades que provocan que el banco bloquee cualquier movimiento más, dejando congelados miles de euros que eran de los socios que querían empezar a suscribir acciones de la futura SAD.

No es este el dinero del que habla Elite, máximo acreedor, en su algo más de 1 millón de euros de reclamación al Ontinyent CF. La deuda asciende a esa cantidad sumando los más de 400.000 euros de deuda absorbida en el comienzo de la relación, y los más de 500.000 euros en gasto de plantilla, nóminas y demás cantidades abonadas por Elite (que asegura no haberse quedado con dinero ni de taquilla ni de cuotas de los socios, reinvirtiéndolo todo en los pagos mensuales para el buen funcionamiento del club durante la pasada temporada).

Firma falsificada que denuncia Adrián Márquez Valia, director general de Elite Sports 17 SL

Firma real de Adrián Márquez Valia, director general de Elite Sports 17 SL

 

Ingresos que suministra Elite hasta que todo explota por varios motivos: el primero las malas artes de Luis Ortiz para seguir figurando como presidente del club a espaldas de Adrián Márquez y Elite Sports, sin querer dar el paso a un lado que le reclamaban los que estaban poniendo el dinero pero sin control ninguno del día a día de la institución.

La denegación de la conversión a SAD del club por parte del Consejo Superior de Deportes (CSD) y el mal asesoramiento, que sospechan fue con mala fe, de la gente que les rodeaba en aquella etapa colma la paciencia del grupo inversor, que eso sí, reconoce su interés por marcharse pero sin dejar ninguna deuda pendiente. Es entonces cuando denuncian esta otra ‘jugarreta’ de Luis Ortiz y sus colaboradores, acudiendo de inmediato a bloquear la cuenta bancaria, con la mencionada falsificación de firma, donde se realizaban los ingresos para la gestión diaria del Ontinyent CF.

Acusaciones que el pasado miércoles acompañaron de fechas, documentos y toda clase de pruebas Adrián Márquez y su gente de Elite Sports 17 SL, para tranquilidad del socio respecto a sus intenciones y especialmente para lavar una imagen que los actuales gestores del club habían manchado durante demasiados meses. Aunque, dicho sea de paso, su silencio tampoco ayudó en demasía.

El ‘oscuro’ proceso de reconversión en SAD

Por si la falsificación de firma para operar en una cuenta bancaria no fuera suficiente escándalo, Adrián Márquez también acusa de negligencia y nulo interés por llevar a cabo con éxito la conversión a SAD del Ontinyent CF.

De hecho él, como socio, ha intentado adquirir acciones y recibir información sobre el proceso abierto por el club durante los últimos meses, pero según afirma y acompaña de documentos remitidos al club incluso por el propio CSD, se le ha denegado toda clase de atención al respecto, y la falta de claridad y datos sobre el proceso han sido la tónica habitual cuando de intentar sacar algo en claro sobre esto se trataba.

“El proceso de reconversión en SAD se hizo a propósito mal, no sé si fue sabotaje o negligente o no sabemos lo que ocurrió. Elite Sports 17 SL ha querido participar ejerciendo su derecho de adquirir acciones de la SAD, se nos ha negado y no se nos ha permitido participar en nada, ni ha habido explicación pública ni a ninguna parte interesada”, afirma Adrián Márquez, que recuerda que en función del acuerdo firmado en mayo del 2017 si no había conversión en SAD, Elite no tenía obligación de seguir en la entidad y todo el dinero invertido debía volver a sus arcas.

Una vez finalizan los plazos del proceso de conversión a SAD el pasado 1 de octubre no hay ningún tipo de comunicación del club, no se dice nada a los socios y nadie entiende porqué. Elite Sports 17 SL mantiene que en virtud del contrato de mayo del 2017, que le deja como principal acreedor a día de hoy, tiene derecho a comprar el 80% de la propiedad en acciones de la SAD, y que ese derecho se ha vulnerado con este chapucero proceso llevado a cabo por los actuales gestores, que ahora quieren revocar el paso a SAD en la Asamblea del 24 de noviembre.

El propio CSD ha remitido escritos al club solicitando más claridad al respecto, pero ni ellos han obtenido respuesta alguna. “Desde Elite Sports siempre hemos querido participar en el proceso, pero ni a nosotros ni a ningún otro socio se nos ha permitido, no se ha hecho ningún trámite para completar la SAD, obviamente de forma voluntaria”.

Ahora quieren revocar la decisión del 2 de abril de convertir el club en una SAD, y desde Elite Sports no entendemos por qué pasa esto, si ni siquiera se ha permitido a ningún socio participar del proceso. Se ha dejado pasar el tiempo para que expirara el plazo de transformación, y ahora quieren olvidarse del tema”, añaden.

La salvación estará sobre la mesa en la próxima Asamblea

“La única salvación del Ontinyent CF es convertirse en SAD, pero eso ahora queda en manos de la Asamblea Extraordinaria”, afirman con rotundidad desde Elite Sports 17 SL. A punto de concluir el período del concurso de acreedores voluntario, el club tendrá que hacer frente a deudas tan abultadas como la que posee con Elite, de más de 1 millón de euros, y el futuro en ese contexto pinta muy negro para la entidad.

Adrián Márquez como socio quiere estar en la Asamblea y dar allí todas las explicaciones necesarias, pero gracias a su comparecencia pública el socio del Ontinyent CF, con documentos en la mano, tiene mucha más información con la que analizar como toca el delicado y crucial momento por el que pasa el equipo de sus amores.

Hemos querido esperar porque no nos gusta acusar sin pruebas en la mano, y en segundo lugar queríamos que el proceso a SAD siguiera su curso y que no nos acusaran de querer manchar el proceso. Visto que han permitido que el proceso expire, hemos decidido hablar y contar la realidad”, afirman.

Trasladan al entorno su interés por volver al club si el paso a SAD sigue adelante y pueden entrar a controlar de verdad el día a día del Ontinyent CF, aunque antes necesitan una auditoría para calibrar cuál es la realidad por dentro de la institución, y «posteriormente retomaríamos el proyecto que teníamos y podríamos saldar la deuda del Ontinyent a través de una ampliación de capital, que es lo que siempre hemos querido hacer y nunca se nos ha permitido”.

Con el grave escándalo de la falsificación de la firma de Adrián en manos de los abogados, y con la ilusión y firmeza en su deseo de poder recuperar el club para retomar el exitoso proyecto que tenían entre manos (en su primer año al frente se alcanzó final de la Copa RFEF y se acabó en quinto lugar, clasificándose para la Copa del Rey), ponen la información y aportan luz sobre este asunto para que los socios tengan el poder.

“Nos han ofrecido entrar en muchos otros clubes tras salir de Ontinyent, pero aquí hemos invertido mucho dinero y seguimos queriendo estar aquí desde que salimos del club, y hace más de 3 meses que estamos luchando por ello”, insisten desde Elite Sports 17 SL, cuyo máximo accionista Rodney Meaker está dolido por todo lo ocurrido en una aventura en la que puso dinero y ambición, pero donde no todos sus nuevos amigos fueron sinceros y honestos con él.

“No nos gustaría que el club sufriera ni verlo abocado a la desaparición. Pero Rodney no va a perder su dinero invertido, por eso sólo se pide que haya transparencia y se diga por qué no se deja que se convierta en SAD el club. Si no se transforma en SAD el club se muere, o baja a Tercera, y por eso Elite puede ser salvador si los socios quieren que el proceso siga adelante y no se revoque”, destaca Adrián Márquez.

De lo contrario llegará el turno del administrador concursal para poner orden en el club, “y eso será muy negativo para el Ontinyent CF. El club debería tener suficientes ingresos para acabar dignamente el año, porque estamos pendientes de recibir una subvención de 140.000 euros de la Seguridad Social”.

A partir de ahí, siempre según Elite Sports y si los socios no lo remedian en la crucial Asamblea, los problemas pueden empezar a acumularse en la puerta de un club que vive días críticos para su viabilidad a medio y largo plazo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies