Rayo Llíria CF, el último ‘juguete roto’ en el fútbol amateur de la Comunitat Valenciana | Yo soy noticia


Aquello fue el pasado 28 de junio, en una final que otorgaba un billete para jugar la próxima temporada en la nueva 3ª RFEF. Por 1-2 perdió en La Murta de Xàtiva un Rayo Llíria que de esta forma veía como se le escapaba entre los dedos el sueño de ascender al fútbol nacional, obligado a competir otro curso más en Regional Preferente.

El Athletic Club Torrellano somete al Rayo Llíria CF y es nuevo equipo de 3ª RFEF

Fue apenas 24 horas después, todavía caliente la derrota en la gran final, cuando el grupo de whatsapp de la plantilla del Rayo Llíria CF recibió la comunicación que nadie esperaba: ‘desde este momento sois libres para buscaros un nuevo destino’. Un texto que ponía el punto y final al fugaz proyecto de un equipo que el pasado verano se dio a conocer, con la ambición y grandes planes de futuro por bandera. Ahora, al primer revés en competición, los responsables en la gestión han tirado la toalla.

Enésimos sueños de grandeza en el fútbol modesto que se desvanecen

De aquellas ilusiones de hace 12 meses ya no queda nada, pues el proyecto que impulsaba en la sombra Pedro Villarroel (quien fuera máximo accionista del Levante UD) y que contaba con rostros tan conocidos en la parcela deportiva como el de Nando, internacional y ex del Valencia CF y Deportivo de La Coruña, ha pasado a mejor vida (su plaza en Preferente la ocupará en la 21/22 el CF Mare Nostrum Puerto Sagunto). Es historia del fútbol regional valenciano, y no precisamente en positivo.

Algo importante se está gestando con la nueva era futbolística que se abre en Llíria

Por desgracia es habitual que casi cada verano surjan en el balompié modesto iniciativas que dicen querer colocar a algunos clubes cerca, o dentro del fútbol profesional, en pocos años. Si uno pregunta por diferentes rincones de la Comunitat Valenciana le hablarán del peculiar John Clarkson y su etapa en Catarroja y también Ontinyent, o se referirán al Huracán Valencia y unos aires de grandeza que se quedaron en deudas y mucho malestar al no poder llegar a Segunda División.

Pero también podemos acordarnos de nuevo y en una etapa más reciente del Ontinyent CF, un club zarandeado por los vaivenes futbolísticos y societarios en pocos años. De un inversor australiano se pasó a denuncias de estafa, a versiones de todo tipo para justificar lo ocurrido y a un resultado final dramático: desapareció la histórica entidad, ahora refundada en el Ontinyent 1931 CF que ha logrado dos ascensos consecutivos hasta alcanzar Regional Preferente.

‘Oscuro’ proceso de SAD, firmas falsificadas y deuda de más de 1 millón de euros: el futuro del Ontinyent CF en juego

Los inversores asiáticos son otro tema muy manido, con informaciones de este tipo surgidas en el Atlético Saguntino, CF La Nucía o el histórico Benidorm CD, donde no cristalizó la unión con la empresa china de medias ‘Sockatyes‘. Enlaces que no siempre han tenido el efecto positivo esperado, y de estos tres proyectos el que ha corrido mejor suerte es el del CF La Nucía, en 2ª RFEF gracias también a un consistorio volcado y a unas instalaciones de lujo en la Ciudad Deportiva Camilo Cano.

Hay inversiones que por contra sí tienen éxito y continuidad aunque los resultados no siempre acompañen, casos como el del Atzeneta UE o el Intercity, que tras comenzar hace tres años una nueva etapa con las miras puestas en cotizar algún día en Bolsa ha logrado ascender a 2ª RFEF, la temporada después de su debut en la Copa del Rey.

No hay paciencia

Aunque estas situaciones en positivo no siempre son el denominador común, y es por eso que los aficionados y curiosos que siguen con atención las noticias en torno al fútbol semiprofesional y amateur reciben con mezcla de estupor, y escepticismo, cualquier novedad que habla de querer impulsar a un club rumbo al contexto profesional en el medio y largo plazo.

Como hemos visto, hay muchos y variados casos que sirven de ejemplo para confirmar que en estas categorías, donde no hay ingresos por tele y apenas por taquilla y sponsors, nadie da duros a pesetas ni puede invertir cantidades importantes cada año si no hay un retorno inmediato en forma de dos o tres ascensos consecutivos que animen a los inversores. Al primer fiasco, como el más reciente en Llíria, ‘donde dije digo, digo Diego’.

Porque salir del pozo es muy complicado, requiere de un enorme riñón económico (para soportar reveses de no poder ascender a la primera) que no siempre se tiene por mucho que se cacaree en prensa, y de una paciencia y perseverancia que en estas categorías de 3ª RFEF o Preferente no siempre abunda. Hay otras muchas localidades que, sin tanta fama, también saben de lo que hablamos en este artículo, y así van pasando las temporadas.

Con ambiciones que se acaban frustrando, con delirios de grandeza que luego se esfuman y lo más doloroso de todo: la ilusión de un fútbol modesto y sus poblaciones al que recientes casos como el del Rayo Llíria CF le recuerdan que los milagros no existen, y que por la boca muere el pez.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies