El Club Deportivo Alcoyano debía haberse jugado el ascenso a Segunda B este sábado, sin embargo, la jornada fue aplazada porque tres jugadores del CD Marino habían dado positivo por coronavirus.

La Real Federación Española de Fútbol, al conocer la noticia, decidió aplazar los dos encuentros, las dos finales que iban a decidir qué dos equipos estarían el año que viene en Segunda B. Los encuentros iban a ser entre el Alcoyano y el Lealtad por un lado y entre el Marino  y el Linares por el otro.

Ante esta situación, el conjunto valenciano emitía un comunicado informando de la situación y en palabras de su secretario técnico, Josele González, pedían a la RFEF, acabar con esta situación cuanto antes y tomar una decisión lo más rápido posible.

«Que nos suben o nos quedamos en Tercera, pero que lo hagan ya, no podemos demorar más. No podemos alargar más los contratos»

Esas eran las palabras exactas de González, quien también informaba que su conjunto se había visto obligado a abandonar con toda la rapidez del mundo la ciudad deportiva de Las Rozas, donde ya estaba desplazada toda la expedición del Alcoyano a la espera de jugar este decisivo partido.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies