La insistencia y la constancia es clave para conseguir los objetivos, aunque estos parezcan estar muy lejos. Esta filosofía básica de deportista, y también de vida, tiene un ejemplo muy claro en el fútbol valenciano. El Juvenil A del Levante UD, en base a este principio, está cerrando una temporada sobresaliente, pese a que en algún momento ésta se pusiera complicada.

Lo de “año nuevo, vida nueva”, puede sonar a tópico, pero resume a la perfección lo ocurrido con la plantilla de Alessio Lisci. Al término de la jornada 18 del grupo 7 de la División de Honor Juvenil, el Levante se encontraba 5º en la tabla, con una diferencia de 9 puntos respecto a la segunda plaza, ocupada en ese momento por el Villarreal. Esa situación data del 23 de diciembre, en la última jornada del 2018, y con 12 partidos por delante.

Una remontada con premio

Pues bien, con el inicio del nuevo año, los granotas ganaron el resto de los partidos, accediendo a la segunda plaza en la jornada 25 y acabando en dicho puesto, con la clasificación para la Copa del Rey, y a solo un punto del líder, finalmente el Villarreal campeón.

El equipo ha sido muy constante. En la primera vuelta sacamos menos puntos de los que nos merecimos y en la segunda, ajustamos en enero dos o tres matices, y a partir de ahí el equipo empezó a ganar más confianza y a obtener mejores resultados”, explica el técnico italiano.

Esta inmaculada racha permitió al Levante ser el mejor equipo de la segunda vuelta. Este gran nivel se ha prolongado hasta la Copa, donde perdió su primer partido en lo que llevamos de 2019, en la ida de las semifinales ante el Atlético de Madrid (1-2). El conjunto granota demostró su su carácter y estuvo cerca de remontar, pero se quedó a las puertas de la final (3-3). Anteriormente se superaron las rondas ante Sevilla y Numancia con un balance de tres victorias y un empate.

La base del éxito 

La explicación al éxito de esta generación es imposible encontrarla en una sola faceta del juego, pero si hay algo en lo que destaca notoriamente el Juvenil del Levante UD es en su solidez defensiva. Desde aquel punto de inflexión, en la jornada 18, el Levante tan solo ha encajado tres goles en lo que restó de competición liguera (At. Madrileño, R. Algemesí y Villarreal).

Hablamos de la mejor defensa de todo el grupo, con 20 goles encajados en los 30 partidos que se disputaron. Nada nuevo, pues echando la mirada atrás, observamos que esta seguridad defensiva ha sido una constante con el paso de los años. Con esta generación, el Levante ha sido siempre sólido como una roca.

Carles Rosell, Juan Cortes y Toni Herrero terminaron la temporada con el Juvenil B en Liga Nacional con 23 goles en contra, con el técnico italiano también en el banco. La historia se repite en Cadetes, con tan solo 10 goles en Liga Autonómica, con Carles y Juan como protagonistas, y la participación parcial de Toni que por aquel entonces jugaba en el Cadete B. Y más atrás también, en la 2013/2014 como Infantiles, ambos dejaron el casillero de goles encajados en 14 tantos.

Quizás no es el equipo que más destaque en lo ofensivo, pero sí que ha mostrado un buen nivel en ataque durante toda la temporada. Al equipo de Alessio Lisci no le falta gol, y para ello solo hay que ver los partidos de la Copa. En los cuatro partidos que se han jugado, se han sumado un total de 14 tantos.

El gol anda muy repartido en toda la plantilla, siendo Cantero el máximo goleador en liga con 11 goles, lo que le ha hecho subir esta temporada con el filial a Segunda B. Además, el club ha atado al madrileño hasta 2023. Raúl, ‘Pitu’, Milo, Christian… e Iván, quien lleva 4 goles en lo que llevamos de Copa, también son sinónimos de gol.

Por otro lado, el entrenador ve la clave del éxito de este grupo en el compromiso. “El compromiso es fundamental y los jugadores hasta el último día están entrenando al máximo”, apunta Alessio, destacando además el privilegio de tener un equipo con un “nivel tal alto y parejo”.

La Roja también pone sus ojos en Buñol

Ante tanto talento, es obvio que las categorías inferiores de la Selección Española se fije en estos jugadores. La selección Sub 19 ha contado con Cantero, y Toni Herrero también ha recibido la llamada de la sub 18.

Este último también estuvo a disposición de la Selección Valenciana sub 18 en la última convocatoria, junto a Fermín Rodríguez. ‘Pitu’, Granados, Christian, Eusebio y Raúl ya se convirtieron en campeones de España Sub 18 con la Valenciana la pasada temporada.

Alessio Lisci piensa y espera que toda esta generación acabe en el fútbol profesional, aunque incide también en la transmisión de valores más allá de lo deportivo. “Es una de las cosas que les tratamos de inculcar”, concluye.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies