FOTOS: Twitter Levante UD Femenino

Fue en 2008, con la consecución de la Liga, cuando la sección levantinista obtuvo su último título. Así que 13 años después y en los Juegos del Mediterráneo de Almería, pretendía esta nueva generación de jugadores agrandar la leyenda del club con la consecución de la Supercopa de España Femenina.

La victoria por 3-1 contra el EDF Logroño en semifinales, que este curso coquetea con los puestos de descenso en Liga Iberdrola aunque está clasificado para jugar la final de la Copa de la Reina contra el todopoderoso FC Barcelona, había dado esperanzas e ilusión a toda la parroquia levantinista, aunque luego el golpe de realidad fue duro.

El Atlético de Madrid, renacido tras la vuelta de Sánchez Vera al banquillo, no tardó en hacerle ver a las ‘granotas’ que esta no iba a ser su noche.

En media hora ya habían liquidado la Supercopa las madrileñas, aupadas por el debut estelar de la camerunesa Njoya Ajara, con dos goles y una asistencia a la venezolana Deyna Castellanos, que abrió la lata cuando apenas se llevaba un cuarto de hora de final. La prórroga de la semifinal contra el Barça no pareció afectar al Atlético de Madrid, mientras que al Levante UD Femenino parecieron atenazarle los nervios de jugar una cita tan importante y con un título en juego.

La experiencia se paga, y más en encuentros de este calibre y contra rivales poderosos como no olvidemos que es el rojiblanco. Uno de los ‘cocos’ del fútbol femenino español que con la vuelta de Sánchez Vera al banquillo espera recuperar todo su esplendor.

FOTO: RFEF

Además, y motivadas por su compañera Virginia Torrecilla, que lucha contra un cáncer y con la que tuvieron el cariñoso y especial gesto de hacer que levantara la Supercopa junto a la capitana Amanda Sampedro, no dejaron que la final cambiara de signo en ningún momento.

Y eso que las de María Pry, superado el ‘shock’ inicial de los tres goles encajados en media hora de partido, reaccionaron liderados por la juventud y descaro de la delantera internacional Eva Navarro, entre otras.

Pero si su guardameta Paraluta no fue decisiva para evitar los primeros tantos madrileños, por el contrario en el marco colchonero estuvo una inspirada Lindahl, que ya fue estrella en la semifinal, y además la defensora Laia Aleixandri, elegida como MVP de la final de la Supercopa de España, también se encargó de abortar cualquier amago de remontada cuando Banini o Alharilla también asomaban con peligro.

El Levante luchará por un título 13 años después de ganar la Liga

No llegó para el Levante UD Femenino ese gol que diera aunque fuera una tímida esperanza, y de nuevo una gran cita y un gran rival se le atraganta a las levantinistas. Aunque la segunda temporada con María Pry al frente del grupo ya ha dejado esta final (14 años después de la última disputada) y tiene al equipo tercero en Liga, en puestos Champions, así que todavía hay mucho y bueno por lo que luchar en este curso 20/21.

Pero toca aprender de estas derrotas y de estos momentos, donde la experiencia y el nivel de algunas futbolistas del conjunto rival le recordaron al levantinismo que el camino hacia la consecución de un nuevo título aún requiere de un pequeño salto más. Veremos cuándo llega.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies