VÍDEO Y FOTOS: CARLOS MARTÍNEZ

Y Javi Sena, valenciano y uno de los capitanes del ambicioso proyecto del Levante UD FS en la LNFS, puede dar fe de ello. La suya es una historia de apuntes en los desplazamientos del equipo, de sacrificar tiempo de descanso o de ocio por hincar los codos y tratar de adelantar el estudio que, más adelante, le va a quitar la vorágine competitiva durante el año.

Pero sobre todo de entender que lo mejor para su futuro, y ojalá más deportistas de alto nivel lo vieran así, es seguir adelante con las dos cosas.

Un deportista de élite que también estudia

En su caso Ingeniería Mecánica en la Universidad Politécnica de Valencia, donde está a punto de concluir un largo camino que comenzó hace casi una década. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, este referente para los jóvenes jugadores valencianos de futsal que vienen de la cantera ha ido pudiendo hacer realidad su sueño y el de su familia: tener un hueco entre los mejores del fútbol sala español sin dejar de lado la vertiente académica.

El rostro valenciano de un proyecto que desea llegar al siguiente nivel

Cada vez son más los que desean llegar al primer nivel de cualquier deporte en nuestro país, sin que ello implique abandonar por completo la vía estudiantil. Algunos de forma presencial, como en el caso de Javi Sena por estar en su ciudad y con su gente, y otros a distancia, pero vemos como aumentan los casos de deportistas de alto nivel que añaden los apuntes a la maleta de viaje, para así no perder el paso con respecto a los compañeros de aula.

Ocurre que en este país, a diferencia de Estados Unidos, compaginar bien ambas cosas no sólo depende de la voluntad del jugador o jugadora, que no siempre están dispuestos a bajar el nivel en alguno de los dos ámbitos y por eso escogen uno por encima del otro, sino que muchas veces son los propios centros educativos los que no lo ponen nada fácil.

Cada vez es más difícil porque la élite está subiendo mucho el nivel en todos los deportes. Hay que estar al 100% en entrenamientos y también en los estudios si decides llevar las dos cosas, y para eso a mí me han hecho falta ayudas en algún momento dado y no las he tenido”, denuncia Javi Sena.

Pero no habla de ayudas económicas o de ventajas con respecto a compañeros de clase. No se refiere a aprobar porque sí, o a que le quiten exámenes o trabajos para así poder vivir mejor con sus dos pasiones, la deportiva y la académica. Nada más lejos de la realidad. Lo que apunta Javi, de 27 años de edad, es que hay que cambiar la concepción del deportista-estudiante, o estudiante-deportista, que existe a día de hoy en el ámbito universitario español.

“Es muy importante que el profesor tenga en cuenta que no es que quieras dejar su asignatura de lado”, señala el valenciano, que en su largo camino por disfrutar de la Ingeniera Mecánica y el fútbol sala, sin renunciar a una de las dos, ha tenido trabas de todo tipo.

Por ejemplo, “momentos donde les ha dado igual que yo juegue a fútbol sala y que incluso no conozcan ni el deporte. Que les dé igual, y si no estoy el día del examen a la hora que ellos dicen la asignatura queda suspendida”.

Una presión que no favorece el rendimiento en las aulas, y que por supuesto puede afectar luego al desarrollo de la práctica deportiva, que en su caso hablamos de la élite en España del futsal, pero bien podríamos referirnos a los muchísimos deportistas valencianos y españoles que se sentirán identificados con este reportaje. Gente de rugby, balonmano, tenis o el mundo del motor que sabe de lo que aquí se habla.

“Para triunfar en esto lo primero es que el jugador no busque excusas para no estudiar o trabajar, y lo segundo y también muy importante es que las universidades y profesorado ayude y empatice. Hay casos donde me han respaldado, pero en otros lo he echado de menos».

De lo contrario, puede que se pierda la convivencia del deporte de élite con los estudios, y creo que el deporte ayuda muchísimo a las personas para integrarse en el futuro en la vida y el trabajo”, advierte.

La otra cara de un futsal de élite que está a punto de volver: “Muy poquitos clubes están tan legalizados en todo como el Levante”

Cultura universitaria en España

Javi Sena incide en que más allá del entorno deportivo o académico, es clave y fundamental que el deportista disfrute en lo que hace, cuando se pone las botas como cuando tiene que abrir los apuntes. Sin eso, nada de lo que hagan universidades o centros educativos servirá de mucho, y lo más probable es que la desmotivación acabe por invadir al que lo intente.

Pero si hay ganas, es responsabilidad de todos el conseguir que ningún Javi Sena se quede por el camino. Y eso, por desgracia, en España no siempre es así.

“Me ha pasado que cuando he querido demostrar que soy jugador de élite, además en la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), me han pedido muchos documentos, y eso al final crea dificultades al jugador”.

Porque no buscamos excusas para trabajar menos, y por eso es tan importante que deportista y profesor puedan llegar a un entendimiento en cuanto a la asignatura. Que no te creen dificultades con tanta burocracia y gestiones, que ralentizan y dificultan compaginar estudios universitarios y cualquier deporte de élite”, añade.

En su caso los obstáculos han aparecido durante todos estos años de Ingenieria Mecánica, mientras trataba de abrirse camino hacia la máxima categoría desde la cantera del futsal valenciano, en forma de pegas para poder cambiar un horario de examen, de clase o de fecha de entrega de un trabajo.

“Tienen que ayudar mucho al jugador o jugadora. No hablo de becas, ni de quitar trabajos o exámenes, pero sí que hablamos de que faltan muchas ayudas e información. Al final ves que están dificultando que una persona pueda compaginar un deporte con los estudios”, señala.

Tal vez por eso varias generaciones de jugadores valencianos de futsal se hayan quedado por el camino, optando por la vía del estudio antes que seguir luchando contra la burocracia y la incomprensión de la universidad, mientras también se esfuerzan por triunfar en la cancha.

En deportes que no son de masas, que no mueven millones de euros para sus jugadores y jugadoras, la presión familiar y la necesidad de encontrar trabajo provocan que sean pocos los que llegados a cierto nivel eligen seguir con las dos cosas, como sí que ha hecho Javi Sena.

“Claro que hay momentos duros. Ahora me encuentro muy metido en la élite del futsal, y además me queda poco para acabar con los estudios. Pero he pasado por años en los que jugaba menos minutos y no entraba en convocatorias, y veía que perdía clases y trabajos por no haber podido estudiar como me hubiera gustado, y esos son momentos en los que te planteas si te vale la pena seguir jugando”, reconoce el jugador del Levante UD FS.

Y sobre todo, “desmotiva que por parte del centro de estudios tampoco te están ayudando al 100%, ni animando a que sigas con tu deporte para que lo puedas compaginar. A veces si no es fútbol o no eres internacional parece que no hagas deporte de élite. Parece como si no le dieran importancia, y eso se nota”, apunta.

Toca reflexionar entonces para valorar si actualmente universidades y clubes están fomentando como toca esa dualidad, que es tan importante en los hombres y mujeres que van a ser el futuro de nuestra sociedad. Ninguna parte, como dice Javi Sena, debe contribuir con sus acciones a la desmotivación del interesado. ¿Tiempo para ser optimistas? Escuchándole a él, que cada uno saque sus propias conclusiones.

“Si te das cuenta, detrás de mí no hay otra generación valenciana que esté jugando al más alto nivel en España. Me falta ver compañeros de 26, de 25 años… no los veo y eso es, en buena medida, porque esas personas no están teniendo toda la ayuda para poder llegar lejos en la élite y que a la vez puedan con los estudios. Llegado el caso, se decantan por la vía académica”, concluye.

La Copa de España de Fútbol Sala vuelve a Valencia 17 años después

Un año muy especial

No fue su caso, por suerte para el Levante UD FS, y ahora es junto a Cecilio Morales y Carlos Márquez uno de los tres capitanes del conjunto dirigido por David Madrid. Con dos victorias en las tres primeras fechas ligueras, el curso de la mudanza a Paterna ha comenzado con buen pie, contando además esta temporada con el aliciente extra de que la Copa de España se jugará en Valencia a principios del 2019.

Pero el calendario no da un respiro y en la próxima semana el conjunto ‘granota’ va a disputar tres partidos de la LNFS, uno de ellos en casa contra el todopoderoso FC Barcelona. “Estamos muy contentos con el lleno que tuvimos en el pabellón de Paterna contra Movistar Inter, y que además pudimos celebrar con victoria”.

Nos sentimos muy cómodos en casa, disfrutamos más si vemos que la gente aprieta y viene a vernos. Ahora viene otro de los grandes y es una gran oportunidad para seguir disfrutando, saldremos a ganar como en cualquier otro partido que jugamos”, añade.

Llegará antes, este viernes 12 de octubre, la salida a casa del colista Segovia. Una cita donde todos esperan desquitarse de la debacle en Pamplona hace dos semanas. “Hay ganas de resarcirnos del último resultado y vamos con nuestras armas a darlo todo, a competir y por supuesto a ganar”.

El tiempo dirá si el equipo se gana sobre la pista llegar a la Copa de España 2019 de Valencia como uno de los ocho primeros clasificados del campeonato. Es un extra de responsabilidad y presión que abrazan desde el vestuario levantinista, un grupo ambicioso y competitivo donde valencianos como Javi Sena quieren hacer historia en su casa y delante de toda su gente.

Siendo valenciano es especial poder clasificarme y jugarla en mi casa. Voy a hacer lo posible para dejármelo todo en la pista, y llegar a esos días aquí pudiendo competir de tú a tú contra cualquiera”, remata.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies