Y en Yosoynoticia.es queremos detenernos un momento para echar un vistazo más en profundidad al club castellonense. Cogiendo el testigo del desaparecido Benicarló FS, los peñiscolanos han jugado en la capital del Turia la segunda Copa de España en los tres últimos años.

Un hecho que reafirma el crecimiento del futsal en una localidad pequeña y sobre todo en una comarca como la del Baix Maestrat. Los penaltis les privaron de acceder a su primera semifinal, pero eso no les ha restado protagonismo en un evento en el que tanto equipo como su ruidosa y animada afición dieron que hablar para bien. Y encima esta participación en la gran fiesta del fútbol sala español de los ‘mayores’ del club estuvo acompañada de los infantiles con la Minicopa.

Ese torneo donde se citan las canteras de los 8 clubes participantes en el torneo, y que es coto privado del FC Barcelona, ganador de las siete ediciones disputadas. Aunque la edición del 2019 se recordará por encima de todo gracias al Peñíscola II Capo (la denominación bajo la que compitieron). Porque haciendo partícipe al lado femenino del futsal, fueron pioneros al ser los primeros en la historia de la competición en llevar con su equipo infantil a dos jugadoras como Teresa Julve y Lucía Soriano.

Integradas por completo

Enseguida le preguntamos a José Fernando Filgueira, para todos en el club conocido como ‘Gallego’, si esto ha sido por convencimiento o por puro postureo mediático. Y la respuesta del coordinador de la cantera del Peñíscola FS, y también ayudante de Juanlu Alonso en el primer equipo de LNFS, no deja lugar a dudas.

“Íbamos hasta Valencia con la idea de que jugaran los 14 que hemos llevado a esta Minicopa, de que jugaran todos y pudieran disfrutar la experiencia. Lucía y Teresa eran dos más”, afirma ‘Gallego’, que lideraba desde la banda junto a Mauricio Santamaría, actualmente entrenador del Cabanes.

Mauri reforzó la estructura del Peñíscola de cara a esta Minicopa, como también lo hizo el equipo de Vinaròs, dando lugar a un conjunto que estuvo configurado por 9 piezas del Peñíscola, 4 del Cabanes y uno procedente de Vinaròs. Una forma de resolver el problema de cantera en la zona, y al mismo tiempo de seguir involucrando a todos los actores del futsal en la comarca.

De Cabanes además de Mauri también ‘fichó’ Teresa Julve. Portera y clave en el partido de cuartos que los castellonenses disputaron ante Osasuna Magna (el cuadro de competición era idéntico al de los mayores), “realizó un partido impresionante” según nos cuenta su entrenador, que la destaca como la mejor bajo palos en la competición de liga Infantil donde la sufren como oponente.

El caso de Lucía Soriano todavía es de mayor pertenencia al grupo, ya que ella lleva más de 3 años jugando en las inferiores del club peñiscolano. “Es pieza clave en el equipo Infantil durante toda la temporada, no es relleno ni es postureo nuestro. Es muy lista dentro de la pista, y las dos son aptas para jugar en esta categoría y así lo han demostrado”, remarca ‘Gallego’ al referirse a dos niñas que sienten, viven y respiran un futsal del que toman referentes tanto dentro de casa (el portero Molina o el goleador Raúl Gómez), así como también se fijan en los Ricardinho y compañía.

Hablan las protagonistas

Aquí nadie se sorprende por la convivencia de Teresa y Lucía con chicos de 13 años, aunque sí los rivales de una Minicopa que no olvidarán nunca estas dos jugadoras. “Nos ha hecho mucha ilusión pues ha sido una experiencia muy bonita, y a pesar de caer eliminados en primera ronda el compañerismo, las ganas de superación y los momentos compartidos con los compañeros y mi compañera Teresa no los olvidaré nunca”.

“Siendo una chica nunca me he sentido diferente ni apartada de los demás, al contrario, porque mis compañeros siempre me han tratado por igual”, nos confiesa Lucía, a quien la eliminación en cuartos no afecta ni por asomo, quedándose con lo mejor de toda esta vivencia. “Pese a la derrota en cuartos de final la experiencia ha sido única e inolvidable, algo que sin mis compañeros hubiera sido imposible”.

Su compañera y amiga Teresa, portera de Cabanes que ha sido refuerzo estelar y que llegó al futsal rebotada del fútbol, en el que se había quedado sin conjunto donde jugar, se expresa en una línea similar. “Agradezco al Peñíscola la confianza que ha tenido en nosotros para jugar la Minicopa, por el trato familiar y además por la organización excelente que hay en este club. Me hubiera gustado compartir bajo palos esta experiencia con mi compañero Gorka, que se lesionó el día anterior a la convocatoria”, recuerda Teresa en un precioso gesto.

Estuve muy nerviosa la primera parte del encuentro, pero el refuerzo de los entrenadores y afición del Peñíscola hizo que en la segunda mitad disfrutásemos juntos del partido. Gracias a todos por esta experiencia inolvidable”, añade cuando Yosoynoticia.es le pide una valoración de lo vivido.

Y su técnico en Valencia, ‘Gallego’, añade una anécdota que refleja a la perfección el sano espíritu con el que estos chicos y chicas afrontaron una Minicopa 2019 que ya ha pasado a la historia gracias al Peñíscola FS. “Desde que se clasificaron los mayores para la Copa de España los infantiles ya estaban preguntando por el viaje. Todos lo han vivido con mucha ilusión y nosotros lo que queríamos era disfrutar. Ha sido otra etapa más en su formación para jugar y seguir aprendiendo en el fútbol sala”.

Y vaya si lo pasaron bien todos los que han formado la expedición del club a la Minicopa, liberándose tras el descanso para de verdad exprimir al máximo una oportunidad que no se presenta todos los días para un club modesto en el fútbol sala español. “Estábamos perdiendo 4-0 o así en la primera parte, y en el banquillo Mauri y yo escuchábamos las conversaciones de los chicos. Entonces Lucía, que es una de las que mandan y peso pesado del grupo, hablaba de que veníamos a divertirnos, que daba igual el resultado en contra”.

Te quedas mirando y ves que estás inculcando lo que queríamos, y así les dije en el descanso que disfrutaran de lo que quedaba. En la segunda mitad marcamos goles y todos fueron a más. Nos llevamos eso como lo más importante de la Minicopa”, añade el responsable de la cantera azulona.

Mientras todavía resuenan los bombos de la afición animando a sus infantiles del club, la enhorabuena de Juanlu Alonso, técnico del primer equipo, así como las palabras de apoyo y agradecimiento de rivales. Teresa y Lucía han causado sensación, y sobre todo han ayudado al resto de España a conocer la filosofía de cantera del Peñíscola FS.

Un futuro incierto

La presencia de los mayores en la Copa de España ha arrastrado hasta la Minicopa, por segunda vez en tres años, al equipo Infantil de un club que mima la cantera contra viento y marea. En un entorno difícil por la poca población de una localidad que a duras penas llega a los 7.500 habitantes. El fútbol es una gran competencia, aunque el futsal sigue creciendo y olvidando en la comarca el mal trago que hizo pasar a todos los aficionados la desaparición del Benicarló FS.

“Ha sido una gran oportunidad para hacernos ver, sobre todo cara al resto de España y en la zona. Esperemos que esta oportunidad que les han dado a los chavales de jugar la Minicopa nos dé un impulso para atraer más a la gente, y que siga creciendo el futsal en la comarca”, apunta ‘Gallego’.

Este entrenador y coordinador de cantera en el club, que junto a Mauri vivió desde dentro y como jugador la etapa de despegue hacia la élite del Peñíscola FS, defiende el futsal por encima de todo y razona los motivos por los que cree que, niños y niñas, deberían practicarlo antes de marcharse, si así lo desean, rumbo al fútbol 8.

Aprenden mucho de técnica individual, en la toma de decisiones y creo que se divierten más que en el fútbol 8 porque están más tiempo en contacto con el balón. Disfrutan más y se nota. Buscamos que los padres crean que lo mejor es venir al futsal para el crecimiento deportivo y personal de los chavales”, señala.

Raquel González, testigo directo del gran éxito del futsal femenino español: “Me siento una privilegiada”

Recientemente campeonas de Europa a nivel absoluto de selecciones, se confirma la tendencia la alza del futsal femenino, donde dos jóvenes como Teresa y Lucía han demostrado que no tienen nada que envidiar a los chicos dentro de la pista, y además en el mejor evento posible para su edad. ¿Pero qué será de ellas ahora?

Cuando el curso que viene pasen a la categoría Cadete ya no podrán jugar mezcladas con chicos, ya que la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana no permite por normativa la presencia de equipos mixtos para competir oficialmente en estas edades. Tendrán que quedarse sin jugar a futsal, o bien buscar una salida en algún club fuera de casa sino es que acaban teniendo que meterse en un equipo femenino de fútbol, al no encontrar otra opción para seguir en contacto con un balón.

Sería un mazazo para esta cantera joven pero pujante del Peñíscola FS, la misma que confió en las virtudes y talentos de dos chicas como Teresa y Lucía para ser parte de un grupo humano que, sin ganar el título, ya ha inscrito su nombre con letras de oro en la Minicopa 2019 de Valencia.

“Los equipos se sorprendieron porque ellas dos compitieran con Infantiles, teniendo en cuenta que el físico ya puede influir a estas edades. Pero sobre todo nos dieron la enhorabuena, ya que tener dos chicas es muy raro en esta categoría y encima jugando a un alto nivel como se vio contra Osasuna Magna”. Después de conocer su historia, está prohibido dudar de su capacidad. Si encuentran una solución a su problemática, ellas también pueden ser el futuro del futsal en Peñíscola.

Siento no poder jugar con mi equipo y entrenador del Cabanes la próxima temporada, debido a las actuales leyes. Espero que esto pueda cambiar pronto”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies