El partido iba a empezar muy disputado entre los dos conjuntos, pero con un claro diferenciador. En la primera parte fueron las alicantinas las que supieron aprovechar las ocasiones de las que dispusieron. Fruto de ello llegó el primer gol de Sara Navalón y posteriormente el de Carmen.

Las de Carlos Navarro volvieron del descanso con dos goles de ventaja y con el objetivo de evitar cualquier contratiempo que les dejara con problemas para continuar en la competición. Paola marcaría los dos goles que necesitaba el Sala Zaragoza para forzar la prórroga y por lo tanto un alargue de un partido que rebosaba intensidad.

Fue en el tiempo extra cuando la UA y, sobre todo, su portera Cristina tuvieron que hacerse grandes. Levantaron un muro que pese a las envestidas de las locales, se antojaba difícil de franquear. Tanto, que el partido tuvo que llevarse a penaltis.

La pena máxima hizo de juez y de verdugo al mismo tiempo, dando la potestad y el beneplácito a las alicantinas. Ana y Paola fueron capaces de transformar los dos penaltis para que Elena detuviera el último lanzamiento de las mañas y su equipo saliera disparado hacia ellas para celebrar la clasificación. Habían tumbado al Zaragoza. Unas semifinales merecidas, tras un partido de infarto.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies