Cerrada la temporada más complicada de skeleton, Ander Mirambell (Barcelona, 17 de febrero de 1983) está descansando unos días en casa, recargando sus baterías y disfrutando de la familia después de unos meses frenéticos en los que el piloto catalán ha vuelto a demostrar que sigue en la élite de un deporte bastante desconocido en España y por el que él trabaja sin descanso.

«Ha sido una temporada muy buena, aunque no excelente por las lesiones», comienza explicando. «Tuve un problema en el pubis que no me dejó empezar a tope, pero pensaba que sufriríamos más. Luego han venido tres bonitas Copas del Mundo, hemos estado top 10 en Saint Moritz y aunque no nos recuperamos para el Mundial, no se puede pedir mucho más cuando vienes de una lesión tan importante como esta».

Además, no olvida que el tema de la pandemia lo ha complicado todo mucho más. Palabras como protocolo, burbuja y restricciones se han instalado en los diccionarios de todos los deportes, algo que cada uno gestiona de la mejor manera posible.

«Ha sido bastante triste ver competiciones donde había 3.000 personas y que ahora no hubiera nadie. Damos gracias por haber podido competir, pero ha sido todo mucho más frío. Es lo que hay»

Al salir fuera a competir en el hielo de medio mundo, Mirambell también ha comprobado de primera mano la diferente forma en la que los países están conviviendo con el virus. «Ha habido de todo, la verdad. Hemos pasado por restricciones muy exigentes, difíciles de entender a veces. Hemos estado a veinte grados bajo cero y no nos han dejado cambiarnos en el vestuario, lo hemos tenido que hacer en la furgoneta. Y luego en otros sitios veías a todo el mundo sin la mascarilla, por ejemplo».

El skeleton, en fase de crecimiento

Aunque reconoce que una de las partes que peor ha llevado él es el tema social. «Nos hemos ido adaptando porque no nos ha quedado otra, pero no somos máquinas y también nos nutrimos del cariño de la gente. Hemos sabido activar el chip covid, como digo yo, pero nada es lo mismo. Vivir en una burbuja es duro. No hemos podido dar la mano a un rival o abrazarnos tras una competición».

«No creo que haya deportes minoritarios. Hay unos que tienen más audiencia que otros, pero creo que todos los deportes tienen su encanto, asumiendo que es verdad que algunos tienen menos presencia o menos reconocimiento»

Así es como siempre él la situación del hielo en general y del skeleton en particular. «Mira, hemos demostrado en estos meses que somos un deporte ejemplar. Hemos sacado adelante todas las Copas del Mundo en condiciones muy duras, haciendo tres tests por semana. Hemos hecho una Copa de España. Hemos sobrevivido bastante bien dentro de las dificultades. Creo que es para estar satisfechos», explica orgulloso.

A por sus cuartos Juegos

Y todo esto le deja en una situación de temporada acabada pero de un trabajo duro por delante, porque el próximo año llega Pekín 2022 y hasta ahí intentará llegar Mirambell, que busca sus cuartos Juegos después de haber estado en Vancouver 2010, Sochi 2014 y PyeongChang 2018. «Vamos a luchar por ello, claro que sí. Tenemos ilusión y muchas ganas, pero no será fácil», advierte.

Y es que el número de deportistas que estarán en esa cita se ha rebajado y ha pasado de 30 a 25, complicando la situación. «Siempre hemos estado en esas posiciones, estamos en una buena dinámica, pero hay que ser consciente que van pasando los años, ya son 38, cada vez cuesta más, no se rinde igual, pero eso no cambia nada porque sigo con la misma ilusión y las mismas ganas de siempre», explica el español a Yo Soy Noticia.

Preguntado por la diferencia mediática existente entre los deportes de verano y los de invierno, tiene claro que «es un tema de inversión y un tema cultural«, donde ambas partes importan por igual. «Cuanta más inversión haya, hay más posibilidades de captar nuevos pilotos, nuevos esquiadores y nuevos patinadores».

«Hace falta que se hagan programas para las escuelas y también culturizar el país. Tenemos nieve, montañas y pistas de hielo. Hay que concienciar a la gente de que los de invierno no son deportes extraños»

Así que desde su experiencia en la élite del skeleton apunta hacia esa doble función; por un lado «invertir más y dar más visibilidad y por el otro crear programas y proyectos específicos. Yo creo que hay que trabajar desde todos los ámbitos. A mí, como deportista, me toca hacer un poco de función de embajador», cuenta.

Y vaya que si él está poniendo de su parte, porque mucha culpa tiene de que en este 2020 se haya disputado el primer Campeonato de España de Skeleton de la historia. «Es un paso grande, importante. Es una realidad que ha habido deportistas suficientes para realizarlo», cuenta orgulloso. Y eso que se han tenido que ir al extranjero a hacerlo.

«Se podrían hacer muchas más cosas, claro que sí. Estamos trabajando en ello pero todavía nos faltan herramientas y recursos. Pero esto quiere decir que estamos creciendo, han debutado pilotos y hemos dado el primer paso hacia tener un equipo nacional», argumenta al respecto de este hito.

Falta de instalaciones e infraestructura en España

Eso sí, no aparta la vista de esa realidad que les ha obligado a salir fuera a realizar el Nacional porque en España no hay ni una instalación donde poder hacerlo. «Es una infraestructura muy cara y sacarle rentabilidad a ello actualmente sería muy complicado, contando también con que en España tenemos unas temperaturas bastante altas, aunque también es verdad que las pistas cada vez las soportan mejor», matiza.

Por esa misma línea sigue explicando que «aunque esa inversión tan grande no tenga sentido ahora, eso no quiere decir que vayamos a renunciar».

«Entrenar y competir en skeleton en nuestro país es imposible. Lo primero que hay que hacer es crear una infraestructura que nos permita salir fuera a entrenar. Hay muchas formas de hacerlo. No tenemos circuitos en España, pero eso no quiere decir que no se puede ser competitivos»

Pone el ejemplo de Gran Bretaña, que está en una situación similar a España en cuanto a instalaciones, pero cuyos deportistas ya han sido capaces de sacar medallas internacionales. «Lo que sí necesitamos es tener una pista de empuje, que cuesta unos 60.000 euros y que sería muy importante para empezar a sacar gente e ir generando un potencial».

Ander Mirambell aglutina un poco todo lo que sucede en el skeleton nacional. Entrena, compite, es olímpico, embajador, trabaja con la federación, entrena a los más jóvenes…

Su trabajo con las nuevas generaciones

Por eso tiene un mensaje claro para los chicos y las chicas más jóvenes que quieren empezar en el skeleton y probar este deporte. «Solo puedo decirles que tienen las puertas abiertas de par en par por mí parte. Que contacten con la federación. Nuestra idea es la de ir haciendo nuevos pilotos, nuevos talentos. Probarán el deporte bajo la máxima seguridad», cuenta.

Ese es el objetivo principal que tiene la Real Federación Española de Deportes de Hielo, que todo el mundo pueda probar el deporte. «Hay que dar la oportunidad a la gente, que lo prueben, eso es lo principal. Y luego ya llegará el momento de sacar a la gente que tenga más potencial. Pero nuestro principal objetivo va encaminado a que la gente pueda probar estos deportes, también el luge y el bobsleigh«.

«Para mí, una de las cosas más bonitas que tengo como deportista es poder dejar una herencia y un legado. Intento aportar mi conocimiento y mis experiencias a los más jóvenes para que las nuevas generaciones puedan continuar»

Ese es otro de los retos que se le plantean a un Ander Mirambell que es consciente de que como deportista «cada vez queda menos».

«¿En el futuro después de dejar la competición? Pues no lo sé la verdad. He tenido propuestas para formar parte de equipos con opciones de pelear por medallas, también del mundo del fútbol. Habrá qué estudiar cada proyecto», cuenta sobre lo que espera de sí mismo de aquí a unos años, sin embargo, el ahora sí lo tiene claro. «Quiero que me expriman todo lo que haga falta para que la gente conozca y pruebe el skeleton. Eso es ahora lo más importante», cierra Ander Mirambell, feliz en casa, con los suyos y con el anhelo de esos cuartos Juegos.

Fotos: Real Federación de Deportes de Hielo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies