La suya comienza cada día cuando suena el despertador, poco antes de las 5 de la mañana. Todavía es de noche, y da igual que sea invierno o verano. Iván Penalba se quita los prejuicios y la pereza de encima, se calza las zapatillas de running y arrancan así unas jornadas de entrenamientos que no son aptas para todos los cuerpos y mentes.

Pero son el peaje a pagar camino de la cima del ultrafondo mundial, donde el valenciano de Alfafar reside como número 1 desde hace ya varios meses. Toda una hazaña para un joven de apenas 27 años de edad que hace 4 años era un completo desconocido, preparando como estaba por aquel entonces su primer Maratón en Valencia. Con aspiraciones 100% amateur, alejadas de la repercusión que origina ahora en sus redes sociales cada evento al que acude.

Desde entonces le ha pasado de todo a Iván, que de más joven, y junto a su padre, entrenaba a chavales en el fútbol base de la localidad. Pero un buen día se decidió a correr, primero distancias más cortas y luego ya metió cabeza en el ‘rompepiernas’ del ultrafondo, hasta convertirse actualmente en todo un referente internacional.

Un sueño hecho realidad

Iván Penalba es de los que sueña despierto, de los que imagina retos inalcanzables para otros mortales, pero no para este joven deportista valenciano. La solidaridad y una sonrisa son su auténtica carta de presentación, y con estas dos cualidades viaja por toda España y también el extranjero.

Abrazando proyectos solidarios ya ha completado 16 medias maratones, de las 50 que quiere realizar por toda España para hacer realidad el reto que da sentido a su ‘Proyecto Solidario Creando Sonrisas’, del que puedes conocer más pinchando aquí: https://proyectosolidariocreandosonrisas.blogspot.com/ .

Pero también ha acudido a un Mundial de Ultrafondo vistiendo los colores de la selección española. Una cita que finalizó en Irlanda con una lesión muscular a cuestas, recorriendo más de 200 kilómetros entre lágrimas de dolor.

También el pasado mes de abril batió el récord de España en el Campeonato Nacional de África de 24 Horas celebrado en Sudáfrica, ‘volando’ sobre la pista de atletismo para firmar un estratosférico registro de 249,3 kilómetros.

Un hito que injustamente le apartó del Europeo celebrado un mes después en Rumanía, por la nula confianza que depositó en las posibilidades de Iván el seleccionador español, creyendo que no habría tiempo de recuperar en condiciones.

¡Hombre de poca fe! Porque nuestro protagonista no conoce límites, y sería el pasado mes de junio, en Alemania, donde su menuda figura se agigantó hasta sellar un increíble doble récord de España. Sus 149,997 kilómetros en 12 horas, además de los 273,670 km que firmó en 24 horas cuando decidió que iba a ir a por todas, suponen dos nuevos hitos para Iván Penalba.

Especialmente llamativa es la marca de 273,67 km, la mejor de la historia de España en pruebas de Ultrafondo 24 horas y la número 11 del mundo. Un tiempo que le coloca a día de hoy en cabeza del ranking mundial de las 24h en pista, que antes lideraba Andrej Radzikowski con 268,588km.

Actualmente se encuentra compitiendo por Sudamérica (donde ya ha batido el récord de 6 horas con 83,7 km), y pronto lo hará en Asia, con el enorme reto de finalizar el 2018 como el número 1 del ranking mundial. ¿Asombrados? No es para menos, y por eso cada día creen más en sus posibilidades los patrocinadores (42k Running, BeUrbanRunning, Sfy, Box 55, Maurten Official y Flores Mari) que se unen a Iván, entrenado por Fabián Campanini de Mirca Sport.

El hombre que desde hace menos de un año diseña el escrupuloso plan de entrenamiento físico, mental y nutricional del imparable y solidario ultrafondista valenciano, que ya ha empezado a dar charlas para influir positivamente en los demás.

Su otra carrera de ultrafondo

Pero la lección de vida de Iván Penalba está fuera de los focos de las carreras. Su motor y gasolina diarias, lo que le impulsa a correr más rápido y aún más lejos, es su familia. La única que hasta la fecha sabía todo el sacrificio que realiza a diario este valenciano ejemplar.

Porque sólo aquellos que conviven a diario con la cruel y devastadora enfermedad del Alzheimer pueden ser conscientes de lo que representa algo así. De cómo no solo consume a la persona afectada, sino que poco a poco desgasta a todos los que están a su alrededor.

A su madre se lo detectaron hace 4 años, y eso originó la pasión por un atletismo que necesariamente libera a Iván.

Pero no porque deteste la situación, o se lamente de la suerte que la lotería de la vida le ha otorgado. Sino porque su mayor premio, su gran recompensa, es la sonrisa que su madre, abuela o padre tienen cada vez que él triunfa.

Eso da sentido a las veces que apaga el despertador todavía de madrugada. A las horas sin descanso pendiente de su madre y abuela, mientras su padre trabaja en el negocio familiar. Sin hermanos en la familia ni por el momento ayudas institucionales de ningún tipo, el número 1 del ultrafondo mundial tiene una carrera muy importante que ganar cada día.

Sin lugar a dudas, la más crucial de todas.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies