El deporte paralímpico vive un momento muy importante. Con la pandemia desbordada en muchos puntos del planeta, las dudas en torno a los Juegos de Tokio son cada vez mayores y si hay pánico por lo que pueda suceder en cuanto al movimiento olímpico, estas se multiplican exponencialmente sobre el paralímpico, siempre con menos recursos.

En esta situación se encuentra el tirador adaptado Juan Antonio Saavedra, quien ya pisó el podio en los Juegos de Londres 2012 cuando logró la plata en R6 Carabina libre tendida mixto,  y que lograría en Tokio ser paralímpico por quinta vez después de iniciar su andadura en Sídney 2000 y haberse perdido los de Pekín 2008.

«No es nada fácil llegar a disputar cinco Juegos. La verdad es que se acumulan los años y nos hacemos mayores, pero bueno, esperemos competir a un gran nivel en estos y, por qué no, en los próximos de París»

Reconoce sus inquietudes abiertamente y demuestra ambición e ilusión a raudales en cada una de sus respuestas pese a sus 47 años de edad, algo que dice su DNI pero no su actitud vital.

Convencido de lograr el oro en Tokio

El gallego, además, se muestra optimista en este momento de la temporada, algo que reconoce en una entrevista a Radio Televisión Española en la que afirma sentirse convencido de lograr la medalla de oro en la cita de la capital nipona.

«Estoy convencido de que los Juegos de Tokio serán los de mi medalla de oro. Estoy en el mejor momento de mi carrera y creo que lo puedo conseguir»

Al pontevedrés Saavedra le amputaron parte de un brazo a los quince años, algo que siempre ha llevado sin ningún problema. Se adaptó a ella y ya está, como siempre ha explicado él.

Y lo que tampoco ha cambiado nunca en su vida es su amor y su afición por el deporte, ya que desde muy pequeño empezó a practicarlo y ahí sigue. De hecho, durante unos cuantos años se dedicó al balonmano y también tuvo una etapa en la que compaginaba la natación con el tiro, aunque finalmente se dedicó profesionalmente a este último.

«Al final la natación la tuve que abandonar por la edad. Es un deporte muy exigente y entonces opté por el tiro, que tiene menos desgaste físico y donde la edad a veces es hasta algo positivo», cuenta sobre ello el protagonista de esta historia, que ha hecho de los Juegos su segunda casa.

Ser parte de la Federación de Tiro

Aunque su cabeza está centrada en esa gran competición que tendrá en Japón en unos meses si todo va como debe, también tiene tiempo de reflexionar sobre la posibilidad que ha surgido en los últimos tiempos de que se integre su deporte dentro de la Federación España de Tiro y no en la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física en la que se encuentra ubicado ahora mismo.

Al respecto de esto, se muestra a favor de la iniciativa. «Me parece una buena idea«, resume.

«Al final, así se hace en muchos países, y es que hablamos de un deporte donde apenas hay diferencia entre olímpicos y paralímpicos», explica.

Así que todo está controlado en su cabeza cuando apenas falta medio año para esa cita en Tokio que tiene paralizado al deporte mundial, sin diferencia alguna entre el olímpico y el paralímpico, puesto que al fin y al cabo los Juegos siempre es el momento cumbre para el deporte mundial. La gran fiesta de todos.

Fotos: Comité Paralímpico Español.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies