«Te engañaría si te dijera que a lo largo de mi carrera deportiva no me he encontrado con diferentes piedras en el camino, pero esos obstáculos sirven para levantarte y coger impulso», cuenta Fátima Gálvez, la mejor tiradora española, campeona de casi todo y con un único sueño por cumplir, el de conseguir una medalla olímpica, algo que buscará con pasión e ilusión en los próximos Juegos de Tokio.

Y es que esta es la realidad de muchos deportes minoritarios, por muy campeona del mundo que seas. «No voy a nombrar cada una de las dificultades que he tenido a lo largo de mi carrera, pero se me ha hecho muy complicado por diferentes motivos», va contando Gálvez a día de hoy, cuando ya va camino de disputar sus terceros Juegos.

«Tengo que darle las gracias a esas personas que me han puesto obstáculos. Gracias a ellos he conseguido ser la persona que soy ahora»

Es algo que tiene claro y que explica con convicción. «He conseguido crear un carácter fuerte tan fuerte que es muy difícil que se toque el interior para que quepa la posibilidad de rendirme o de tirar la toalla. Por muchas piedras que me haya encontrado en el camino, he seguido adelante y puedo decir que voy a participar en mis terceros Juegos Olímpicos».

Y es que no se le va de la cabeza esa cita en Tokio. «Estoy trabajando muy duro para llegar en los mejores niveles de competición. Aunque es verdad que hay un factor que no depende tanto de nosotros, que es la suerte. Antes me conformaba con entrar solo en la final, pero ahora ya no. Quiero la medalla».

Equipo mixto con Alberto Fernández

Aunque también asume que no se acabaría el mundo en caso de no conseguirla. Eso sí, este año tiene dos balas, nunca mejor dicho, porque la buscará en solitario y junto a Alberto Fernández en el equipo mixto. «Formamos un buen equipo», ha contado. «Tenemos cualidades totalmente diferentes, técnicas muy distintas, que son las que hacen que nuestra capacidad deportiva se vea incrementada en este tipo de competiciones».

A pesar de que en las diferentes competiciones celebradas hasta el momento no han podido conseguir la medalla, Fátima Gálvez está convencida de que llegará en los Juegos. «Creo que nos lo merecemos. Somos un rival a batir y el resto de países nos tienen muy en cuenta como posibles candidatos a las medallas», resume.

Una pasión familiar

Llegar a la élite y a competir por las grandes medallas internacionales no es un camino fácil para nadie, pero sí que es verdad que cuando empiezas de niña todo se hace más llevadero. Y es que Fátima Gálvez lo del tiro lo llevaba en los genes. Así lo explica también en unas declaraciones al Comité Olímpico Español.

«La afición por el tiro viene gracias a mi padre, que es muy aficionado al tiro y a la caza. Un día le pedí a mi padre que me enseñara a disparar porque me llamaba la atención y mira, hasta ahora»

Reconoce que ya desde muy pequeña lo acompañaba a sus eventos, «e incluso a alguna cacería».

Por todos esos recuerdos y lo complicado que es crecer hasta llegar a la cima de su deporte, valora mucho todo lo que ha conseguido durante su gran trayectoria deportiva. «El deporte de alto nivel es muy sacrificado. Conseguir un Mundial o un Europeo necesita una gran capacidad de esfuerzo y de sacrificio. Si no constase con el apoyo de mi familia, sería casi imposible».

Lo que está claro es que no esta temporada atípica, ni nada se puede interponer en los sueños de una Fátima Gálvez que camina firme y seguro hacía ese sueño real de colgarse del cuello una medalla olímpica. No le ha afectado el aplazamiento y está más convencida que nunca de ir a por ella. Seguro que sube al podio con ella y tacha eso de su lista.

Fotos: COE.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies