Jairo Ruiz (Almería, 26 de febrero de 1988) ha sido un valiente toda su vida. Su pasión por el deporte lo ha terminado elevando a la categoría de estrella dentro del panorama nacional, sin embargo, hasta llegar ahí no ha tenido un camino sencillo. Medallista en los últimos Juegos de Río, el andaluz ha llegado a competir en el Campeonato de España de Triatlón contra gente sin discapacidad, porque él tiene claro que no va a ponerse límites.

Sin embargo, a pesar de que se considera una persona optimista, algo no le huele nada bien respecto a esta expansión del coronavirus y sus posibles consecuencias respecto a los próximos Juegos de Tokio, aplazados, teóricamente, al verano de 2021.

«Que se cancelaran definitivamente sería un desastre, un auténtico chasco. A nosotros nos pondría en una tesitura muy difícil y con una situación económica muy complicada»

Los Juegos de Tokio, en el alambre

Y es que todos estos deportistas minoritarios resisten en el deporte de alto nivel gracias a los patrocinios privados, a esas empresas que invierten en ellos esperando un retorno. «Sería muy difícil devolverles esa inversión sin los Juegos, pero es que, además, no hay otras competiciones internacionales ahora mismo», va explicando sobre esta compleja situación por la que todo el mundo está atravesando en los últimos meses.

«Es que habría que esperar otros cuatro años, que en total serían ocho. Es muchísimo tiempo», cuenta el deportista español, angustiado por esa posibilidad que cada día que pasa cobra más fuerza debido a que la pandemia sigue descontrolada. «Yo estuve en Río y se lo que es un evento como unos Juegos, son miles y miles de personas las que se tienen que desplazar desde todos los rincones del mundo a una sola ciudad. Es algo muy complicado de gestionar en estos momentos», sigue apuntando.

«Tanto mi grupo de trabajo como yo hemos hablado de esta posibilidad, porque es verdad que el verano de 2021 se ve lejos, pero escuchas a los científicos y ves que la situación no parece que se vaya a solucionar pronto. Si no aparece una vacuna, algún tipo de medicamento o el virus muta y va remitiendo, yo veo muy complicado que se puedan celebrar, la verdad. Tiene que haber algún cambio importante», opina Jairo Ruiz, uno de los grandes referentes del deporte paralímpico en España.

«Los Juegos son nuestro escaparate, el momento en el que le podemos demostrar al mundo entero nuestro trabajo y nuestra evolución»

Lo que está claro es que para él el momento en el que se oficializó el aplazamiento de los Juegos fue un momento importante, de cierta relajación. «Eso nos dio mucha tranquilidad, estábamos intentando hacer entrenamientos lo más realista posibles, pero una vez supimos eso nos tomamos las cosas con más calma, sobre todo viendo que en esas condiciones era complicado hacer gran cosa».

Pese a ello, durante el confinamiento, Jairo Ruiz ha seguid machacándose para perder el menos rendimiento posible. «El objetivo ha sido retrasar lo máximo posible la pérdida de la forma», cuenta. Y es algo que ha conseguido una vez ha recuperado una cierta normalidad en los entrenamientos. «La verdad es que estoy bastante bien, sobre todo en bici y en la carrera a pie que es lo que he podido entrenar mejor durante estos meses. No estoy al nivel de antes, pero no hemos perdido tanto como parecía», resume.

Vuelta al CAR de Madrid

Y es que ha podido entrenar con cierta normalidad la bici y la carrera a pie gracias al rodillo y a una cinta de correr, así que el gran problema lo tiene en el sector de la natación,, porque han sido más de dos meses sin tocar el agua. «De todas formas, no tiene nada que ver entrenar en casa como hacerlo en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid», donde vive y entrena habitualmente.

«Pasé el confinamiento en Almería porque nos cerraron el CAR un par de días antes de que se decretase el Estado de Alarma«, explica Ruiz, quien volvió a la capital de España a la mínima oportunidad que tuvo. «Primero solamente podíamos entrenar y yo dormía en casa de un compañero. Ahora ya se ha vuelto a abrir la residencia y hemos recuperado la normalidad más o menos. Eso sí, respetando todas las normas de seguridad y los horarios que nos han puesto en el CAR para que no haya aglomeraciones en las zonas de entrenamiento».

Por el momento, no sabe cuándo podrá volver a la competición, aunque parece complicado que en un breve espacio de tiempo se pueda disputar alguna prueba internacional. «A ver si se puede salvar alguna carrera en España, si me gustaría estar para ver cómo me encuentro».

Por otro lado, valora muy positivamente la evolución que ha tenido el triatlón adaptado en los últimos años. «La verdad es que para ser un deporte tan nuevo la acogida que ha tenido ha sido muy buena y se está trabajando muy bien desde todos los sitios», cuenta el protagonista, que subió al podio en Río 2016 en el estreno del triatlón en el programa paralímpico.

«Es un deporte que ha evolucionado muchísimo en los últimos años. Queda mucho camino por recorrer, pero cada año se da un paso y cada vez hay más licencias. Se está yendo en una buena dirección».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies