Ningún deporte está pudiendo obviar los efectos de la expansión del coronavirus. El tenis empezó cancelando Indian Wells y un par de semanas después tiene toda su actividad detenida hasta, como pronto, el 8 de junio. Sobre todo esto reflexiona Kike Siscar (Torre Pacheco, Murcia, 3 de mayo de 1983), que practica tenis en silla y que vive con la misma incertidumbre que miles de deportistas.

En su voz no se refleja ansiedad ni estrés, sin embargo, la procesión va por dentro, porque está es una situación es muy incómoda para todos. «No podemos hacer nada más que esperar, que se aclare todo y que se solucione el tema del coronavirus. Eso es lo principal. Y después a ver qué hace la ITF, qué calendario se queda y qué pasa con los Juegos, que estamos todos muy pendientes de eso», explica a Yo Soy Noticia el español.

«Tengo asumido que no me vuelvo a subir a la silla en, como mínimo, un mes. No podemos hacer nada más, esperar y vivir con la incertidumbre»

Tokio 2020 marca el futuro próximo

Esta realidad ha golpeado al mundo sin previo aviso y los deportistas viven con la angustia de qué pasará cuando la cosa vuelva a la normalidad. «Sabemos que no habrá competición hasta el 8 de junio. Después ya veremos, porque también habrá qué ver cómo están las cosas en los sitios en los que haya torneos. También hay que esperar a los Juegos, a ver si se hacen y si cambian los sistemas de clasificación».

Y es que Siscar busca estar en su primera cita olímpica, por eso el estrés y los nervios son todavía más grandes. «Estoy entrenando en mi casa, puedo hacer algunas cosas, pero todo muy básico. Cosas aeróbicas, muy simples, pero hay que hacerlo para perder lo menos posible», cuenta.

Sabe que cada país está afrontando esta crisis de una forma y que hay algunos deportistas que sí están pudiendo entrenar, pero tampoco es algo contra lo que pueda luchar ahora mismo.»He leído y he visto algunas cosas de otros países, pero tampoco tengo muy claro cómo se está haciendo en cada sitio. Yo creo que lo más sensato ahora mismo es estar en casa, intentar cortar este virus y luego ya veremos», explica con honestidad y responsabilidad.

«Esto me da mucho respeto, la verdad. Hace una semana estaba en Estados Unidos en un torneo, se canceló a mitad y me quedé sin internet. Llegué a pensar que se iban a terminar los billetes y tenía miedo de quedarme allí y no poder volver a casa. No es miedo, pero sí mucho respeto»

Kike Siscar ha estado enrolado al deporte desde siempre, y ahora ve la situación con desesperación. Pone de ejemplo lo que ha pasado con Roland Garros, que ha tomado la decisión, de forma unilateral, de fijar nuevas fechas -apenas una semana después del US Open– sin consultar con nadie, un tema que ha suscitado mucha polémica dentro del tenis. «Es que yo creo que las cosas no se deben hacer así, entiendo que cada uno quiere salvar su torneo, pero hay que hablar con todos los organismos y buscar la mejor solución para todos», describe sobre todo esto.

Aunque sí que tiene claro que los Juegos deben tomar ya una decisión, sea lo que sea. «Mira, yo no sé qué pensar al respecto, pero hay que buscar una solución. Está claro que tengo mucha ilusión por poder clasificarme, porque serían los primeros, pero si sigue todo como hasta ahora lo más sensato es que los aplacen, aunque sea unos meses o algo. Imagino que se están dando un margen para ver qué hacer. Es complicado, pero lo más importante ahora mismo es la salud».

Su accidente de tráfico en 2003

La vida de Kike Siscar cambió en el año 2003 cuando tuvo un accidente de tráfico. Estuvo desde los 5 a los 19 años jugando al fútbol en la Escuela de Fútbol de Torre Pacheco y después del accidente todo fue diferente.

«Los primeros años solamente quería estar bien conmigo mismo, sabía que eso era fundamental. Me pasaba cinco días en rehabilitación al principio, después fui entrenador de fútbol sala hasta que un día probé el pádel, conocí a unas personas y me metí de lleno en el tenis en silla, donde llevo ya siete años»

Resume todo esto en pocas frases, pero solamente él sabe lo difícil que fueron esos inicios en los que tienes que reubicar toda tu vida. «Yo no tenía una silla homologada ni nada, jugué ese torneo de pádel con una de calle, fue un podo desastroso. Pero mira, gracias a eso llegué al tenis y tomé la decisión de jugar. Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida».

El murciano, además, tiene claro que el deporte es fundamental en todos los aspectos de la vida. «Te ayuda a estar en forma y para mí es muy importante para evitar tener enfermedades en el día a día.  Además, quiero pensar que si en el futuro sacar algo que pueda aprovechar yo, que no sea porque no pudo», va comentando.

Además, también se refiere a su desarrollo en la élite del tenis silla, un deporte que en estos siete últimos años se lo ha dado todo, algo que compagina con su vida laboral en Grupo Corporativo Caliche, una empresa que le da todo tipo de facilidades para ir consiguiendo sus metas.

«He podido viajar mucho, conocer a muchísima gente. Siempre he soñado muy alto con el deporte y gracias al tenis silla estoy cumpliendo esos sueños. El deporte me está permitiendo alcanzar las metas que siempre me había marcado»

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies