Lía Beel (Australia, 22 de julio de 1995) es una atleta paralímpica bien asentada en el deporte español. Es actual campeona de Europa, se instaló en el profesionalismo en 2015, un año antes de los Juegos de Río y ahora afronta una importante temporada con dos retos principales en el horizonte: el Campeonato de Europa del próximo mes de junio y esa cita ineludible que será Tokio 2020. “Vamos a preparar dos picos de forma, porque el primer objetivo es revalidar mi título de campeona de Europa y después pensar en los Juegos”, explica.

Sin embargo, todo esto es algo característico de todos los grandes deportistas, que trabajan a diario por mejorar y por llegar lo mejor posible a las mejores competiciones del mundo. Sin embargo, Lía Beel sabe de la importancia que en este proceso tiene su guía, David Alonso, con quien comparte entrenamientos, competiciones y la vida, porque son marido y mujer.

El guía siempre es alguien fundamental porque, sin él, no podríamos competir, pero tampoco entrenar”, confiesa la deportista de origen australiano pero afincada en Burgos desde su infancia.

“Los éxitos compartidos se disfrutan el doble”

Y es que, en su caso, todo se multiplica exponencialmente. “David me acompaña a las competiciones, me lo dice todo. No es solo salir a correr, sino que un guía es alguien que acompaña en muchos otros momentos. Te da tranquilidad, te ayuda en todos los momentos de estrés, es una persona con quien compartirlo todo. Y en mi caso, todavía más. Los éxitos compartidos se disfrutan el doble. Cuando sale mal, tienes a alguien que te apoya y cuando sale bien tienes a alguien con quien compartirlo”, reflexiona la protagonista de esta historia.

Ella lo considera una ventaja, porque según va describiendo, “nosotros lo llevamos muy bien”. El amor y el trabajo se pueden compaginar, pero siendo conscientes de que “cuando se entrena, se está entrenando”. Eso es algo que tiene claro Lía Beel, por eso, siempre tiene que explicar el significado real de la frase “nunca estamos juntos” porque la gente no lo termina de entender. “También necesitamos tiempo para estar juntos, para ir al cine, porque eso es otra cosa”.

Dicho lo cual, 2020 va a ser un año importante en su vida. “Voy a intentar estar al 100% en junior, en el Europeo. Ahora estoy en una fase de entrenamiento, sin ninguna competición y en marzo empezaremos a competir, con un pequeño piquito de forma, a hacer ciertas competiciones para entrar en las listas de los Juegos”, nos resume a Yo Soy Noticia. “En abril haremos la primera concentración y a partir de junio llegarán las citas más importantes, los meetings, el Campeonato de España, el Europeo y los Juegos”.

Saber convivir con la presión

Lía Beel es otra de las que sabe lo complicado y lo complejo que es su deporte, en el que tienes que entrenar durante muchos meses para uno o dos días concretos. “Es algo difícil de gestionar, porque corres el peligro de pasarte de forma o de no llegar. Hay que ajustar todo muy bien para esos momentos, por eso siempre buscamos un par de picos de forma, porque si solamente haces uno cada año, te juegas todo a una carta y puede que no te salga”.

«Hay momentos más complicados que otros porque cuando termino un entrenamiento muy duro sí pienso que estoy haciendo ese esfuerzo tan grande pensando en un gran objetivo»

Pese a esto, ella es una deportista que “no piensa mucho en la presión”, algo fundamental para poder llevar mejor estos meses tan importantes de cara a dos de las citas clave de su trayectoria deportiva. “También tengo un trabajo y voy pensando más en el día a día, hago mi entrenamiento y no le doy más vueltas. Aunque es verdad que hay momentos más complicados que otros porque cuando termino un entrenamiento muy duro sí pienso que estoy haciendo ese esfuerzo tan grande pensando en un gran objetivo. Pero es lo que te digo, en mi caso no es algo que piense cada día”.

Normalizar el deporte adaptado

Antes de cerrar la charla, también repasa la evolución que está teniendo el deporte adaptado. Todo está mejorando bastante. Yo, como empecé a competir a nivel internacional en 2015, ya llegué cuando era todo mucho más visible. Sin embargo, sí creo que hace falta llegar a un punto en el que ciertas cosas estén más normalizadas. Por ejemplo, yo corro con antifaz y la gente sigue sin saber que lo hago porque soy una persona ciega. No se conocen estas cosas, pero tampoco es algo que me sorprenda”.

Y es que ella misma sabe que la cultura polideportiva española juega en su contra y en la de todos los deportes minoritarios.

A mí me sigue fascinando que haya gente que no conozca a Lidia Valentín, por ejemplo. Y es que se da muy poca información sobre todo lo que no sea fútbol, baloncesto, tenis o fórmula uno, por ejemplo”, cuenta como reflexión final y haciendo un llamamiento a todos nosotros para que esto pueda cambiar en un futuro no muy lejano.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies