“Recuerdo perfectamente el momento en el que me senté en mi primera silla de ruedas. Ahí fue cuando experimente, por fin, la sensación de libertad. Pude salir de esas cuatro paredes -del hospital-, sentir la brisa en la cara, el olor del café recién hecho cada mañana, sociabilizar…”, son las palabras de Loida Zabala (Losar de la Vera, 5 de abril de 1987), al recordar aquellos complicados momentos.

Pero eso es el pasado y ahora, en enero de 2020, está preparando los que van a ser ya sus cuartos Juegos y por su cabeza ronda la idea de la medalla, después de la experiencia adquirida en Río 2016, donde se quedó cerca de las mismas.

“Varias deportistas estamos muy cerca del bronce y hay que pelearlo. Aquella experiencia me sirvió para demostrarme a mí misma que todo es posible”, explica sobre las opciones de podio que tendrá en unos meses.

“Lo importante es entrenar y escuchar al cuerpo para tener el feedback correcto con mi entrenador, Óscar Sánchez, ya que será un año de entrenamientos muy intensos y habrá que ir adaptando el cuerpo a lo que más nos funcione, pero también para evitar lesiones importantes durante el año e ir en plenas condiciones tanto a las copas del mundo clasificatorias, como a los Juegos”, cuenta a Yo Soy Noticia la protagonista de esta historia.

La ilusión a pocos meses de los Juegos

Es consciente de que estamos en unos meses muy importantes. “Cada año con Juegos lo empiezo con mucha ilusión y motivación para dar todo de mí. Lo primero es clasificarse para los Juegos y después llegará el momento de demostrar todo lo preparado estos años. Pero ahora, sobre todo, toca disfrutar de cada entrenamiento porque ya se acerca aquello por lo que he estado soñando todos estos años”.

Y aunque sabe que hay nervios y que vienen semanas de mucho estrés para ella, lo que más siente es “ilusión. Al cien por cien. Yo me centro cada día en hacer el mejor entrenamiento posible y no pienso en el momento de la competición. Ese momento ya llegará y podré saborearlo cuando esté encima de la banca compitiendo”, explica sobre todos los sentimientos que está experimentando en estos momentos.

Loida Zabala ya estuvo en Pekín 2008, Londres 2012 y en Río 2016, y por eso sabe de la importancia de los Juegos. “Son eventos increíbles y algo que desafortunadamente pocos deportistas pueden vivir. Son especiales porque convivimos con los mejores deportistas del mundo de todos los deportes».

Compites con los mejores, puedes vivir en las gradas los resultados de compañeros de selección de otros deportes y es una gran experiencia vivir dentro de la Villa, así como disfrutar de las ceremonias de apertura y clausura”, añade.

Tanto en Pekín como en Londres sacó dos diplomas paralímpicos gracias a sendos quintos puestos, algo que espera mejorar en estos Juegos de 2020. Además, también puede presumir de tener un pabellón polideportivo en su pueblo natal que lleva su nombre, algo que la enorgulleció especialmente cuando se inauguró en el año 2016.

Los valores del deporte

Al margen de recordar perfectamente aquel momento de subirse en su primera silla -dejó de poder caminar con once años- y todo lo que experimentó, también da gran importancia al deporte y a todo lo que ha significado en su vida.

“Me ha enseñado muchos valores que me han servido para otros ámbitos de mi vida, además de haberme dado muchas lecciones que me han podido ayudar para mejorar a nivel personal y profesional en otros campos”, describe una deportista que en 2014 fue galardonada con el premio Juan Palau, por la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física.

Y también reflexiona sobre la evolución que ha descrito el deporte adaptado en todos estos años, en los que ella lo ha vivido desde dentro. “Ha evolucionado muchísimo. Mira, cuando yo empecé había muchas diferencias tanto en ayudas económicas como moralmente, aunque aún hay que avanzar más en las ayudas a nivel estatal. Sin embargo, a día de hoy, en Extremadura son las mismas becas para Olímpicos y Paralímpicos».

«Además de ello, las empresas, por poner un ejemplo Liberty Seguros, están apoyando al deporte paralímpico, porque se está empezando a comprobar que unir su empresa a nuestros valores hace que su marca tenga más fuerza y aumenten las ventas, por lo que se está eliminando esa diferencia”, cierra a modo de reflexión la deportista extremeña.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies